Imanol Arias, protagonista de la campaña del Día Mundial de la EPOC

1
1580

En este sentido, la doctora Cruz González, de la Consulta Monográfica de EPOC del Servicio de Nemología del Hospital Clínico Universitario de Valencia añade: “si es fumador, se fatiga, tose y expectora por las mañanas, tiene que saber que eso no es normal. Tenemos una prueba muy sencilla como es la espirometría con la que podemos conocer la capacidad pulmonar de la persona y saber si tiene EPOC”. Respecto a las personas ya diagnosticadas, la especialista comenta que: “es muy importante que se tomen el tratamiento prescrito por su médico para tener un buen control de la enfermedad, ya que los pacientes que no cumplen el tratamiento o tienen un cumplimiento insuficiente o incorrecto de la terapia inhalada pueden sufrir un agravamiento de los síntomas de su enfermedad y ataque agudo de fatiga. En definitiva, si la EPOC está bien controlada, el paciente tendrá más energía para disfrutar de las actividades que conforman su día a día.”

No es normal…Para lograr el control total de la EPOC es muy importante reconocer las situaciones en las que aparecen los primeros síntomas. Por este motivo, Boehringer Ingelheim ha elaborado un decálogo con las situaciones a las que se enfrenta el paciente con EPOC y no deben considerarse normales.  Puedes acceder aquí para conocer esta información.

La opinión del experto

Aunque el paciente note una mejoría, es fundamental que siga la terapia prescrita por su médico de cabecera, ya que la adherencia al tratamiento es clave para un buen control de la EPOC. En este sentido es muy importante, el buen uso del inhalador. Como explica la Dra. González, “en la actualidad entre un 60% y un 70% de los pacientes con enfermedades obstructivas pulmonares no usan de forma apropiada los inhaladores, lo que reduce su eficacia y empeora el pronóstico. Usarlo correctamente evita sufrir exacerbaciones, que suponen un riesgo significativo para estos pacientes, ya que la frecuencia de éstas puede aumentar la mortalidad”.

Por su parte, el Dr. Holger J. Gellermann, Director Médico de Boehringer Ingelheim España afirma: “desde nuestra compañía ponemos así en valor que el paciente sepa identificar aquellas situaciones que antes desarrollaba con normalidad y en un momento dado le resultan dificultosas y le limitan en su día a día. Una vez detectadas es importante que les de la importancia que merecen y lo consulte con su médico.  Esta proactividad facilitaría un diagnóstico temprano, recibir un tratamiento adecuado a cada caso y, de esta manera, tener un buen control de la enfermedad. Creemos que campañas como la presente #NoLlegarNoEsNormal ayudan a sensibilizar estos aspectos”.

En su compromiso por la salud respiratoria, esta misma semana, Boehringer Ingelheim está presente en dos proyectos relacionados con EPOC. Por un lado, el Servicio Madrileño de Salud celebra las VI Jornadas de Seguimiento de la Estrategia en EPOC del Sistema Nacional de Salud en las CC.AA. Esta cita, de reconocido interés sanitario por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, se celebrará este viernes 17 de noviembre en el Hospital Universitario Clínico San Carlos.  En segundo lugar, Boehringer Ingelheim patrocina el Máster en EPOC de la Universidad Complutense de Madrid, para la atención integral de esta enfermedad. Dirigido principalmente a licenciados en Medicina, este máster tiene como objetivo principal complementar la formación de los profesionales sanitarios para adquirir los conocimientos, habilidades y actitudes necesarias para aplicarlos en su práctica clínica diaria, de una forma científica, actualizada, segura y eficaz teniendo en cuenta los últimos avances científicos para lograr una atención integral en EPOC.

Sobre la EPOC

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una de las principales causas de muerte y discapacidad en todo el mundo y tiene un impacto físico y emocional significativo en las personas que la padecen. Cuando la EPOC progresa aparece la disnea que conlleva una disminución de la función pulmonar y se convierte en una causa importante de discapacidad y ansiedad. Además, va acompañada de síntomas que desencadenan temor, frustración, aislamiento y depresión en los pacientes.

Según la OMS actualmente más de 210 millones de personas conviven con la EPOC y se estima que pueda convertirse en la tercera causa de muerte a nivel mundial en 20301. Los pacientes a menudo presentan otras comorbilidades graves como cardiopatías, diabetes, osteoporosis y depresión, lo que dificulta su tratamiento. Debido al carácter crónico de la enfermedad y a sus síntomas incapacitantes, supone una carga significativa para los cuidadores o familiares. El diagnóstico precoz y una intervención terapéutica adecuada después de una exacerbación son esenciales para la recuperación rápida de los pacientes y la mejoría de su calidad de vida.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here