La anafilaxia destaca entre las reacciones alérgicas crecientes en niños

0
880

Causada principalmente por alergias alimentarias, su posible gravedad exige un manejo generalizado más allá del alergólogo

La anafilaxia destaca entre las reacciones alérgicas crecientes en niños y es causada principalmente por alergias alimentarias en este grupo poblacional: hasta el 22% de los niños europeos sufre alguna alergia con un aumento de las reacciones graves a alimentos. La gravedad de sus efectos, pudiendo llegar a ser mortal, exige la atención de todos los profesionales sanitarios, no sólo de los alergólogos.

Este es uno de los principales mensajes que se desprenden del avance de las nuevas directrices sobre anafilaxia en la que está trabajando la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica (EAACI). “Con este nuevo documento, la EAACI pretende poner a disposición de la comunidad científica y sanitaria recomendaciones basadas en la evidencia científica para el reconocimiento, la evaluación y la gestión de los pacientes que han sufrido, están sufriendo o están en riesgo de sufrir anafilaxis”, subraya Nikolaos G. Papadopoulos, Presidente de la EAACI.

La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) como miembro activo de esta alianza apoya esta campaña de sensibilización y el documento elaborado por la EAACI. “Nuestra Sociedad está trabajando a conciencia para aumentar el conocimiento sobre la anafilaxia, tanto desde el punto de vista puramente científico, como para que profesionales sanitarios, pacientes y la sociedad en general reconozcan la importancia de esta patología”, explica el doctor José María Olaguibel, presidente de la SEAIC.

Por este motivo, en el marco de la Semana Mundial de la Alergia que se celebra del 7 al 13 de abril en todo el mundo, se ha reeditado la Guía de Actuación en Anafilaxia (Galaxia), un manual de práctica clínica para profesionales sanitarios y se ha presentado la adaptación para pacientes. “Este manual recoge de manera más sencilla qué es la anafilaxia, cómo se reconoce, cómo se trata, qué hacer ante un cuadro grave y dónde recurrir en caso de duda”, añade el alergólogo.

Alergia alimentaria: más de 17 millones de personas en Europa
La anafilaxia es una grave reacción de hipersensibilidad generalizada o sistémica, potencialmente mortal3,4. Se caracteriza por su rápida aparición y el desencadenamiento de problemas respiratorios o circulatorios, y por lo general se asocia con cambios en la piel y en la mucosa. Según el documento que ultima la EAACI1, más de 17 millones de personas en Europa sufren alergias a los alimentos, y uno de cada cuatro niños europeos en edad escolar vive con enfermedad alérgica. Además, en población infantil, van en aumento las reacciones alérgicas graves (anafilaxis), potencialmente mortales, producidas por alergias a alimentos.

Aunque su infradiagnóstico es elevado, los datos epidemiológicos sitúan la incidencia de la anafilaxis en Europa entre 1,5 y 8 por cada 100,000 personas/año, destacando un aumento de los casos con anafilaxia en los últimos 20 años. La prevalencia europea de la anafilaxia asimismo, se estima que es de un 0,3% y es un proceso cuya morbilidad está infravalorada.

Este es precisamente uno de los puntos sobre los que pretenden llamar la atención las nuevas directrices que prepara la EAACI. Se trata de un proceso más común de lo reflejado en los estudios epidemiológicos, entre otras razones porque se desencadena de manera aguda e inesperada, puede variar en gravedad y porque también puede curarse espontáneamente. Por su carácter de emergencia clínica, todos los profesionales de la salud deben estar familiarizados con su reconocimiento y manejo tanto en su fase aguda como permanente.

Importancia de la formación del paciente
Alimentos, medicamentos y picaduras de insectos son los tres desencadenantes más importantes de la anafilaxia. Mientras que los alimentos son la causa más frecuente en niños1, los medicamentos y el veneno de himenópteros son los disparadores más comunes de anafilaxia en adultos, siendo más frecuente en mujeres que en hombres en este grupo poblacional.

El tratamiento de primera línea es la administración de adrenalina intramuscular, junto al que destacan intervenciones de segundo nivel como la correcta colocación del paciente, la reposición de líquidos o broncodilatadores inhalados de acción corta. El riesgo de nuevos episodios exige, en muchos casos, la prescripción de un autoinyector de adrenalina para que el paciente haga frente a posibles nuevas reacciones por desencadenantes inevitables (alimentos, látex, animales, ejercicio, etc.).

La EAACI recomienda a los pacientes que visiten a un especialista en alergias para aprender cuál es la mejor manera de evitar los factores desencadenantes de la anafilaxia o minimizar su riesgo. Si el desencadenante es la alimentación, también se recomienda acudir a un dietista.

La aparición repentina de la anafilaxia y su efecto potencialmente mortal, son factores que también llevan a los autores del documento de EAACI a incidir sobre la importancia de la formación del paciente y sus cuidadores. “Se debe profundizar en las estrategias para evitar la aparición de la anafilaxis, para reconocer los síntomas y las señales de advertencia, así como para determinar cuándo y cómo se deben administrar los medicamentos, incluida la adrenalina autoinyectable”, explica Antonella Muraro, Secretaria General de EAACI y presidenta del Comité Directivo que ha elaborado las nuevas directrices.

Proporcionar información completa sobre la alergia alimentaria
Las directrices de la EAACI sobre alergia a los alimentos y anafilaxia se difundirán a partir de junio de 2014 en un esfuerzo conjunto entre EAACI y las organizaciones de pacientes, sociedades de alergia nacionales de toda Europa, médicos de atención primaria y los farmacéuticos.

La alergia alimentaria es el desencadenante más frecuente de la anafilaxia en la comunidad. Proporcionar a los niños y cuidadores información exhaustiva sobre la manera de evitar los alérgenos de los alimentos, y el rápido reconocimiento y tratamiento de las reacciones alérgicas es de máxima importancia. Asimismo, contar con los dispositivos de autoinyección de adrenalina y la educación sobre cómo y cuándo usarlos son partes esenciales de un plan de tratamiento integral de la anafilaxia.

La gestión de los pacientes con riesgo de anafilaxia plantea muchos retos, especialmente en la comunidad. Esto incluye la necesidad de interactuar con terceros en el suministro de alimentos (por ejemplo, maestros de escuela y personal de restauración) para evitar la exposición accidental y ayudar a las personas con alergia a los alimentos a realizar la correcta elección de los mismo. Una mejor educación tanto de las personas en situación de riesgo como de sus familias, sus compañeros, enfermeras escolares y profesores, así como del personal de restauración y encargado de la venta de alimentos, podría reducir el riesgo de reacciones graves o fatales. Una mayor concienciación de los responsables políticos también puede mejorar la toma de decisiones a nivel local y nacional.

De acuerdo con estos objetivos, las directrices sobre anafilaxia de la EAACI incluyen un capítulo especial que se centra exclusivamente en el manejo de la anafilaxia en la comunidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here