La artritis puede originar cambios en los roles familiares y provocar rupturas de pareja

0
1126

Padecer una enfermedad crónica, como es la artritis reumatoide, la artritis psoriásica, la artritis idiopática juvenil y la espondiloartritis, ocasiona impactos psicológicos y emocionales negativos, especialmente los primeros dos años desde su diagnóstico, según expone la Asociación Americana de Psicología. Entre otras causas, esta reacción se debe a que la mayoría de las personas que las padecen se ven forzadas a realizar cambios en su estilo de vida que les provoca tristeza, estrés y/o ansiedad. Tener que adaptarse a limitaciones físicas y a nuevas necesidades, tomar conciencia de que necesita medicación de por vida y romper rutinas son algunos cambios que deben afrontar las personas diagnosticadas de artritis y que, si no son manejados correctamente, pueden incluso causar depresión.

Esta “revolución” en su vida afecta directamente a sus relaciones sociales, familiares y de pareja. En lo que se refiere a esta última, tal y como explica Marta Redondo, doctora en Psicología, profesora del Departamento de Psicología de la Universidad Camilo José Cela y directora del Área de Salud del Instituto de Psicología de Emociones y Salud-IPES, la artritis puede ser una causa de ruptura de la pareja “algunos trabajos muestran que la tasa de divorcios en Estados Unidos entre las personas con artritis reumatoide se estima en torno al 18%, mientras que la de la población general está en el 11%, lo que nos lleva a pensar que existe relación, aunque actualmente hay pocos trabajos específicos sobre este tema”. Lo que sí es evidente es que este tipo de enfermedades provocan cambios de roles familiares “Desde los años 50 se han realizado estudios que ponen de manifiesto como el dolor y la limitación que provoca la artritis va de la mano de cambios en los roles familiares, ya que es frecuente que las responsabilidades de la persona con la enfermedad sean asumidas por el resto de la familia”, explica la doctora, haciendo hincapié en la situación de España, “solemos ver casos de pacientes que no quieren sobrecargar al entorno, por lo que continúan realizando actividades que afectan negativamente al curso de su enfermedad, lo que repercute en su estado de ánimo, a sus relaciones familiares y de pareja”.

Sexo con artritis

Dentro de la relación de pareja, la vida sexual de las personas que padecen artritis también suele verse alterada. En el estudio Women’sexperiences of sexual healthwhen living withRheumatoidArthritis – anexplorativequalitative study los participantes manifestaron que la artritis reumatoide les producía impactos físicos y psicológicos que provocaban efectos negativos en sus relaciones sexuales. “Más de la mitad de los pacientes con enfermedades reumáticas tienen algún tipo de dificultad en sus relaciones sexuales. Las causas pueden ser físicas provocadas por síntomas propios de estas patologías, como son el dolor, la  fatiga, la rigidez, la limitación de los movimientos de las articulaciones, la impotencia o la reducción de la lubricación; pero también psicológicas, como la disminución de la autoestima e imagen corporal negativa, depresión, ansiedad, sentimientos de culpa, frustración o tensión con la pareja, que suelen experimentar estos pacientes”, explica Leticia León, doctora en Psicología, investigadora en el Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Clínico San Carlos y profesora de la Universidad Camilo José Cela.

Estos “obstáculos” a la hora de tener relaciones sexuales afectan negativamente en el estado de salud general de la personas “La sexualidad es clave para garantizar la calidad de vida global del paciente, así lo indica la Organización Mundial de la Salud. No poder disfrutarla es un tipo de discapacidad y, por tanto, debe tenerse en cuenta tanto por los profesionales sanitarios como por los pacientes para conseguir mejorar su calidad de vida. Para esto hay que ‘cambiar el chip’ y recordar que el cuerpo no es siempre un enemigo y una fuente de dolor, es también un amigo, una fuente de placer”, puntualiza Leticia León.

El poder terapéutico del amor

Aunque la artritis pueda poner trabas en las relaciones sociales, familiares y de parejas, es importante que las personas que la padecen tengan muy presente que deben hacer un esfuerzo para potenciar estas relaciones lo máximo posible. “Hay datos que demuestran que el apoyo social (sobre todo el emocional) que reciben las personas con artritis proporciona un efecto beneficioso fundamental en el control de la enfermedad; mientras que las críticas de los cónyuges se asocian con una peor adaptación (mayores niveles de dolor, discapacidad e incluso un peor curso de la actividad de la enfermedad)”, explica Marta Redondo.

En el trabajo Rheumatoid arthritis patients perceptions of mutuality in conversations with spouses/partners and their links with psychological and physical health, los investigadores observaron que las personas con artritis que indicaron tener una buena comunicación con su pareja, transmitiéndoles sus pensamientos y sentimientos, mostraban menos síntomas de depresión y ansiedad, menos limitaciones físicas y un menor impacto de la artritis en sus vidas. Sin embargo, la falta de comunicación es frecuente entre este colectivo  “entre el 43 y el 52%4 de las personas con artritis refieren disfunción en las áreas de interacción social, en la comunicación con los demás y en la conducta emocional”, explica la doctora Redondo, y aconseja, ”hay que aprender a expresarse y desterrar la idea de sentirse culpable. Es importante decir con claridad cómo nos encontramos, lo que queremos hacer y aquello para lo que no nos sentimos con fuerzas”. En el terreno sexual también se debe apostar por la confianza “Si algo de lo que hacéis te molesta o te duele, debes decírselo a tu pareja. Se trata de flexibilizar y adaptarse” indica la doctora León. Ambas especialistas coinciden en señalar que la ayuda de profesionales y de las asociaciones, que pueden  guiar a la pareja a la hora de mejorar su comunicación, se valora como la mejor opción en algunos casos.

“Activo frente a la artritis” en febrero, ¡Que triunfe el amor!

La Coordinadora Nacional de Artritis, ConArtritis, con la colaboración de la biofarmacéutica Abbvie, continúa con su campaña de información y concienciación “Activo frente a la artritis, mes a mes”. Teniendo en cuenta las dificultades expuestas, el mes de febrero la campaña se centra en las relaciones sociales, de pareja y familiares con el objetivo de aunar esfuerzos y mensajes positivos para ¡Que triunfe el amor! entre las personas con artritis.

Siendo conscientes de los impactos negativos que la enfermedad provoca, desde ConArtritis se quiere  animar a las personas a que fomenten y cuiden sus relaciones porque el apoyo de su pareja, sus familiares, el querer y sentirse querido, en definitiva, el amor, favorece la calidad de vida de estas personas. Para ello, durante este mes, se pide a las personas con artritis, y a toda la sociedad como señal de apoyo a este colectivo, a que muestren a través de fotos y videos cómo viven con sus parejas y familiares “Activos frente a la artritis” haciendo la señal de “victoria”, y las cuelguen en las redes sociales Twitter, Facebook e Instagram con el hashtag #ActivoAR.

Además, la Coordinadora ha elaborado un decálogo con consejos para ayudar a las personas con artritis, a sus parejas y familiares a convivir mejor con esta enfermedad sin que su relación se vea afectada:

1. Hay que expresar los sentimientos: en cualquier pareja es fundamental la comunicación, pero quizás es aún más importante cuando uno de los miembros padece una enfermedad. Hay que intentar compartir los sentimientos, los miedos, el dolor…, pero también la mejora, la ilusión y el amor. Si tu compañero/a sabe cómo te sientes, te resultará más fácil convivir con él/ella y la enfermedad.

2. No te sientas culpable: tú no tienes la culpa de padecer artritis, así que no debes culpabilizarte de nada. Tu pareja te quiere y no te va a recriminar si un día te encuentras peor o prefieres dejar algún plan para otro momento.

3. No descartes el sexo: a la hora de tener relaciones sexuales, debéis buscar la posición que os resulte más cómoda y placentera para los dos. El sexo se puede disfrutar de muchas formas, así que no lo descartéis si la postura habitual ya no os resulta placentera.

4. Intenta no pagar tu irritabilidad con quien más te quiere: a todo el mundo le pasa, cuando se tiene un mal día, lo solemos pagar con quien tenemos al lado. Ellos van a comprender nuestra situación, pero debemos hacer un esfuerzo para evitar descargar sobre ellos nuestra ira.

5. Cuida día a día el amor: nuestros seres queridos siempre van a estar para lo que necesitemos y, aunque no nos van a pedir nada a cambio, nunca está de más que de vez en cuando les recompensemos con un simple “Gracias por estar ahí”, con un pequeño detalle, con un abrazo… las muestras de cariño y gratitud refuerzan las relaciones y resultan beneficiosas para ambas partes.

6. Ayúdales a que te entiendan: explicar lo que supone padecer una enfermedad como la artritis, no resulta fácil, especialmente cuando no hay signos físicos visibles, pero el dolor, el cansancio y la rigidez sí están presentes. Por ello, muchas personas se sienten poco comprendidas por sus seres queridos, lo que les crea frustración e incluso soledad. Sin embargo, no hay que darse por vencido, si necesitas ayuda para informar a tu pareja, familiares y amigos de lo que te pasa, puedes acudir a una asociación de pacientes, como es ConArtritis, donde los profesionales tienen experiencia en estas situaciones. A su vez, también es conveniente que te acompañen a la consulta con el reumatólogo para que sepan en qué consiste tu tratamiento y cómo te encuentras.

7. Pide ayuda: si crees que la enfermedad está minando tu relación, no eres capaz de expresar lo que te pasa, de evitar transmitir tu ira a tus seres queridos, pide ayuda a un especialista. Un psicólogo te enseñará a controlar mejor el dolor y la irritabilidad, y a comunicarte mejor. También podéis acudir a una terapia de pareja.

8. No abandones tu vida social: muchas personas se refugian bajo su pareja cuando padecen una enfermedad, y les da miedo hablar con otros de lo que les pasa o asentirse rechazados. Apoyarse en la pareja está bien, pero las relaciones con otras personas, como son los amigos o los compañeros de trabajo, también aportan beneficios y hacen ver tu situación desde otra perspectiva.

9. Si no puedes realizar una tarea, encomiéndate otra: suele ser común que en parejas y familias en las que algún miembro padece una enfermedad se cambie el rol familiar, pero no es motivo para pensar “ya no valgo para nada”; simplemente hay que reajustar las tareas y adaptarlas a tu capacidad.

10. Contacta con una asociación de pacientes: existen estudios que demuestran que las personas que comparten sus experiencias, miedos y dudas con otras personas que se encuentran en su situación, saben controlar mejor su enfermedad, la comprenden y la asumen con una actitud más positiva y activa. En este sentido, siendo socio de una asociación de pacientes, como es ConArtritis, puedes encontrar a personas que te ayudarán a que te encuentres mejor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here