La historia de la familia Ogg: el abrazo que hizo renacer a Jamie

0
918

Johnson’s recoge en un vídeo la conmovedora historia de Jamie, el bebé prematuro de los australianos Kate y David Ogg, que demuestra que el contacto piel con piel entre los padres y su bebé y el calor afectivo que supone este proceso es esencial y puede colaborar a conseguirlo todo.

A los seis meses de gestación, Kate Ogg Kate dio a luz a dos bebés: Emily y Jamie. Los médicos consiguieron estabilizar a la pequeña Emily, pero desgraciadamente no pudieron hacer más por el pequeño Jaime, de menos de un kilo de peso.

A pesar del dolor que sufrió en esos momentos, Kate cogió a su bebé y lo mantuvo junto a su pecho respondiendo a lo que le dictaba su instinto maternal. Junto con su marido, le acariciaron y sintieron su piel y su tacto, transmitiéndole así todo su amor. Además, le dedicaron cariñosas y sentidas palabras explicándole lo importante que era para sus padres su llegada al mundo y lo que sentían teniéndolo entre ellos. En medio de este momento de contacto y ternura, que surgió del fuerte instinto maternal de Kate, el corazón de Jamie volvió a latir, demostrando así lo importante del tacto y los sentidos. Este momento se convirtió en una pieza fundamental no solo para la vida de Jamie, sino para todos ellos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here