enfermedad renal

La prevalencia de la Enfermedad Renal Crónica (ERC) en España creció un 20% en la última década. Concretamente, ha pasado de 1.001 pacientes por millón de población (pmp) en 2006, a 1.211 en 2015, un incremento de 200 pacientes pmp, según el Registro de la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.) actualizado con los últimos datos disponibles (2015). Los segmentos de población con mayor prevalencia fueron por este orden, el de la población entre 65 y 74 años, con una prevalencia por encima de los 3.000 pacientes por millón de población; el de la población de más de 75 años, con una prevalencia de 2.638; y el de la población entre 45 y 64, por encima de 1.765.

Cataluña y Canarias, con 1.366 y 1.312 pmp, son las comunidades con mayor prevalencia, mientras que Melilla y Cantabria, con 782 y 1.008 pmp, son los territorios con menor prevalencia. Cantabria encabeza junto al País Vasco el ranking de comunidades con mayor porcentaje de pacientes renales trasplantados. Estas comunidades, junto a Aragón y Navarra, son las únicas que superan o llegan al 60% de enfermos renales trasplantados.

España es uno de los países europeos con mayor prevalencia de la Enfermedad Renal Crónica, sólo superado por Grecia, Francia, Bélgica y Portugal. Algo más de 4 millones personas padecen enfermedad renal crónica (ERC) en el conjunto del territorio español, de las cuales algo más de 55.000 están en Tratamiento Renal Sustitutivo (hemodiálisis, diálisis peritoneal o trasplante), con un impacto mucho mayor en hombres que en mujeres. Afortunadamente, más de la mitad (52%) están con un trasplante renal funcionante; el resto precisa de la diálisis. La mortalidad de la Enfermedad Renal Crónica se ha venido situando por encima del 8% en la última década. Se estima que la atención de estas patologías del riñón representa alrededor del 3% del gasto sanitario total en España.

La prevalencia de la Enfermedad Renal Crónica (ERC) no deja de crecer en España y cada año unas 6.000 personas con insuficiencia renal avanzan en el deterioro causado por su enfermedad hasta necesitar hemodiálisis, diálisis peritoneal o trasplante renal. El aumento de la incidencia de la Enfermedad Renal Crónica se relaciona con el envejecimiento de la población (el 40% de los mayores de 80 años sufren esta enfermedad frente al 22% de los mayores de 64 años), pero también con hábitos de vida poco saludables y factores de riesgo como la obesidad.

Precisamente, a la obesidad está dedicado el Día Mundial del Riñón de 2017 por su incidencia sobre la enfermedad renal. La obesidad puede causar Enfermedad Renal Crónica de varias formas. Por un lado, puede contribuir indirectamente, induciendo o empeorando la diabetes y la hipertensión, ambas enfermedades bien conocidas como factores de riesgo para la enfermedad renal. Por otro lado, la obesidad podría también causar daño renal directamente, poniendo una carga indebidamente alta sobre los riñones (al fin y al cabo un cuerpo más grande necesita mayor función renal) y también causando cambios metabólicos dañinos como inflamación y oxidación.



Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.

María José Merino

María José Merino

Sevillana de adopción y Granadina de nacimiento y de corazón, donde no dudo en escaparme cada vez que puedo. Licenciada en periodismo por la Universidad de Navarra, trabajé durante la carrera en los...