La SEFH pone en marcha el programa ‘Paciente experto 2.0 en VIH’

0
752

Los pacientes aprenderán los conceptos básicos para una mayor autogestión de su enfermedad y contarán con un foro donde compartir experiencias

Se pone en marcha en España el Programa Paciente Experto 2.0 en VIH dirigido a mejorar el autocuidado de esta patología. A través de esta herramienta los pacientes aprenderán los conceptos básicos para una mayor autogestión de su enfermedad, contarán con un foro donde compartir experiencias y con herramientas web para consultar dudas y profundizar en aquellas áreas en las que estén interesados. Un programa que está coordinando por la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), junto a otras entidades involucradas en la patología, como la Sociedad Española Interdisciplinaria del Sida (SEISIDA) y diferentes ONGs, y que cuenta con el aval científico del Grupo de Estudio del Sida (GESIDA).

Tal y como explica el doctor Ramón Morillo, coordinador de la iniciativa por parte de la SEFH, “se trata de una herramienta dirigida a la mejora del autocuidado de las patologías crónicas, que está basada en la metodologia de aprendizaje de la Universidad de Standford y adaptada al VIH desde la perspectiva 2.0. Para ello, se ha creado un entorno online a través del que los pacientes seleccionados podrán acceder en cualquier momento y lugar“.

En opinión de la gerente de SEISIDA, Mª José Fuster, “este proyecto presenta varias fortalezas. En primer lugar, tiene unas bases teóricas y empíricas solidamente demostradas. Además, en su metodología integra varias herramientas con gran impacto positivo en el afrontamiento del proceso de salud y el bienestar, como son la eduación de iguales (pares) y el apoyo social. Finalmente, y no menos importante, el proyecto se pone en marcha con la colaboración de diferentes profesionales y actores sociales. Lo que garantiza la  necesaria multisdisciplinareidad que conlleva la atención y  el apoyo a las personas con VIH“.

El paciente con VIH sigue estando “estigmatizado”, por lo que este tipo de herramientas que les permiten mantener su confidencialidad y acceder desde cualquier lugar del mundo, son muy válidas en esta enfermedad. “Esto nos hizo pensar”, cuenta el doctor Morillo, “que este modelo era muy adecuado para estos pacientes. Lo que es pionero a nivel mundial, ya que existen iniciativas en formato presencial, pero en patologías más del primer ámbito asistencial, como EPOC, asma, diabetes, o hipertensión“.

Ventajas para el paciente y para el profesional
Desde el punto de vista del paciente, este tipo de programas está demostrado que ayudan a que los afectados tengan una mayor implicación en la autogestión de su enfermedad: “se comprometen más en su propia evolución y resultados terapéuticos“, comenta el doctor Morillo.

Por otra parte, “para los profesionales, -añade-, es una herramienta válida para dar respuesta a una necesidad que ha surgido en los últimos años y es que, el perfil del paciente naive que se incorpora a seguimiento en los últimos años, responde a una persona joven, con conocimientos informáticos y que utiliza las nuevas tecnologias para resolver sus preocupaciones respecto a su enfermedad. Esto hace que, a menudo, nos encontremos en la consulta con pacientes que han visitado webs de dudosa calidad. Con este sistema nos aseguramos de la calidad cientifica de los contenidos“.

También supone ventajas para el Sistema Nacional de Salud (SNS), como ya se ha demostrado con otras experiencias tradicionales de “paciente experto”, que contribuyen a reducir costes, gracias a una reducción de las urgencias médicas, de consultas extras, y de los cambios de tratamiento por una falta de adherencia o una mala gestión de efectos adversos.

Para el doctor Morillo, el futuro de la atención de los pacientes crónicos pasa por este tipo de actividades, “ya que entendemos que el seguimiento a estos pacientes debe hacerse más allá de las paredes de los hospitales y que además sirve para mantener la continuidad en su atención“.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here