Las consultas por trastornos del sueño aumentan un 15% en septiembre

0
717

Hacer un uso abusivo de las gafas de sol altera el reloj biológico interno, favoreciendo los trastornos del sueño. En el 10% de los casos tratados en esta época del año, los pacientes son niños.

Además del conocido síndrome postvacacional, la ‘vuelta al cole’ de mayores y pequeños viene marcada en muchas ocasiones por alteraciones del sueño, un trastorno que provoca irritabilidad, estados de ánimo bajo, falta de concentración y pérdida de memoria. Los factores que provocan este tipo de alteraciones tanto en niños como en adultos son similares. Durante las vacaciones ambos colectivos rompen los horarios a los que estaban habituados y tanto los grandes como los pequeños se ven afectados por el estrés o la ansiedad que produce tener que volver a enfrentarse al día a día, “sin importar que haya que volver a la oficina o a conocer a los nuevos compañeros de clase”, comenta el doctor Luis Domínguez, Jefe de la Unidad de Trastornos del Sueño de la Clínica Ruber.

Es por esto que “en el mes de septiembre las consultas aumentan aproximadamente un 15%, siendo niños los pacientes en un 10% de los casos.” Los adultos por su parte no siempre confían en los especialistas y recurren equivocadamente a la medicación para atajar el problema, con el consecuente riesgo de convertirse en pacientes crónicos.  Sin embargo, la solución para tratar este tipo de alteraciones que pueden llegar a perturbar considerablemente el día a día de los pacientes, es sencilla. El doctor Domínguez, experto en la materia, asegura que la clave está en realizar lo que los especialistas denominan una “higiene de sueño”, que consiste en establecer un horario fijo para acostarse y levantarse, y recuperar la rutina lo antes posible.

No obstante, está en nuestra mano evitar que el cierre del verano afecte a nuestra capacidad para descansar. Además de establecer una rutina de sueño durante la época estival o dividir en varias semanas el periodo vacacional, el doctor Luis Domínguez aconseja no abusar de las gafas de sol, ya que un uso desmesurado puede alterar nuestro reloj biológico. “La luz solar es la encargada de ajustar nuestro ritmo circadiano o reloj interno,” asegura el Dr. Domínguez, “si usamos las gafas de sol en exceso o en momentos en los que nos son necesarias, estamos alterando los patrones de exposición a la luz, “engañando” al cerebro quien, automáticamente, retrasa el momento normal de sueño. De ahí que prácticamente el 100% de las personas con ceguera absoluta, padezcan este tipo de trastornos.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here