Los expertos debaten como abordar la incontinencia urinaria crónica

0
1185
incontinencia urinaria

La demografía global, el estilo de vida y las tendencias clínicas sugieren que el número de personas con incontinencia crónica en el mundo aumentará bruscamente en los próximos años. El Foro Global de Incontinencia ha sido, durante dos días en Berlín, el escenario de ponencias y mesas de trabajo en las que han participado responsables políticos, organizaciones civiles y de pacientes, profesionales de la salud y de cuidado social, expertos y representantes de los distintos sistemas públicos sanitarios de todo el mundo, en busca de nuevas alternativas de atención y soluciones para todas las personas que sufren esta enfermedad. Las conclusiones de los paneles de debate y de las presentaciones sugieren enfocar esfuerzos en el cuidado de la incontinencia crónica teniendo en cuenta la voz y necesidades de los cuidadores, la aceleración del envejecimiento de las sociedades, la atención de las necesidades individuales de los pacientes y la adaptación de la financiación de la incontinencia en diferentes países en función de cada requerimiento.

Vivir más y mejor
Niclas Jacobson, del Ministerio de Salud de Suecia, ha planteado que el envejecimiento de las sociedades y la necesidad de establecer estrategias de cuidado a largo plazo se pueden abordar a través de la adaptación de políticas públicas. En este sentido, Maiwenn All, de la Universidad Erasmus (Países Bajos) ha presentado un caso de estudio en el que analizaba las consecuencias financieras de añadir la especialización de enfermería en la gestión de la incontinencia urinaria dentro de las prácticas de atención del sistema de residencias y atención domiciliaria holandés. La aplicación de este modelo, según All, el ahorro por parte del sistema de salud podría alcanzar los 200 millones de euros.

Por otra parte, las organizaciones civiles y de pacientes sugieren que es imprescindible considerar la opinión del paciente antes de determinar el producto que le ayudará en mayor medida a tener una vida digna e independiente, abandonando el paradigma de que una misma solución puede ajustarse a todos los perfiles de pacientes.


Los cuidadores: una voz que debe ser escuchada
La incontinencia puede producir un profundo impacto negativo en la calidad de vida de las personas, no sólo en los pacientes, sino también en los cuidadores no profesionales. Se estima que 15 millones de cuidadores no formales se enfrentan día a día a la incontinencia urinaria crónica en Europa. La ponencia “El coste de la inacción. Consecuencias de unos inadecuados cuidados de la incontinencia” ha contemplado la importancia de incluir políticas de prevención en el tratamiento de la incontinencia crónica, con el objetivo de generar ahorro para los sistemas de salud y asistencia”.

Nuevos modelos de financiación
¿Cómo garantizar la viabilidad económica de la gestión de una enfermedad crónica y masiva? Este ha sido el principal reto identificado por los expertos durante el último día del Foro Global de Incontinencia. Para los panelistas, la respuesta pasa por explorar nuevos modelos de financiación y oportunidades para el cuidado de la enfermedad centrado en las personas y la eficiencia de costes. En particular, los expertos han apuntado la identificación de los principios de calidad esenciales y los indicadores de actuación que ayuden a impulsar una gestión de la incontinencia de manera más sostenible, eficiente y centrada en el paciente, según queda recogido en el modelo Optimum Continence Service Specification (OCSS).

La incontinencia urinaria en España
Se estima que en España la prevalencia de la incontinencia crónica está alrededor de 4-8%, sin embargo, es una patología infradiagnosticada en ocasiones por el miedo y estigmatización del propio paciente y otras veces por la escasa sensibilización y detección de los propios profesionales sanitarios. La incontinencia crónica ocupa el quinto lugar en cuanto a impacto en calidad de vida de los pacientes por encima de la diabetes y del infarto de miocardio. A pesar de esto, sólo un 50% de las personas que sufren la enfermedad buscan ayuda de un profesional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here