Los primeros años tras el diagnóstico de la esquizofrenia son cruciales

0
1794

Los primeros años tras el diagnóstico de esquizofrenia, son cruciales en el abordaje de los pacientes. Durante los dos simposios “En busca de la recuperación del paciente”, celebrados en Sitges y Santiago de Compostela, donde se han dado  cita un total de 146 profesionales, se  ha reflexionado sobre la evidencia científica de los posibles efectos positivos de los inyectables de larga duración (ILD) sobre la neurobiología cerebral, prevención de recaídas y mejora del pronóstico de los pacientes con esquizofrenia.

Realizar un recorrido desde los primeras señales psicóticas, pasando por el control de los síntomas de la esquizofrenia o fase de estabilización, hasta la recuperación funcional en la esquizofrenia y el optimismo en la integración sociosanitaria, son algunos de los temas que se han abordado en los dos simposios “En busca de la recuperación del paciente”, organizados por Janssen.

Para conseguir la recuperación funcional del paciente es necesario un tratamiento y seguimiento coordinado de todos los dispositivos y profesionales de la psiquiatría y salud mental y que según Dr. Mario Páramo, jefe del servicio de Psiquiatría del Hospital de Santiago de Compostela y ponente del Simposio celebrado en Santiago de Compostela,  habría que hacer “aplicando las diferentes técnicas psicoterapéuticas y psicoeducativas de eficacia demostrada, el empleo de las últimas novedades psicofarmacológicas, como los antipsicóticos de segunda generación de acción prolongada que permiten un tratamiento cómodo y seguro, y el diseño a largo plazo de abordajes individualizados incluyendo programas sociosanitarios”.

Asimismo, un correcto abordaje integral, con información suficiente a familiares, pacientes y allegados, motivación y apoyo para afrontar la enfermedad, con la seguridad de que existen tratamientos psicofarmacológicos eficaces que mejoran el pronóstico y facilitan la integración y funcionalidad, hacen necesario un proyecto terapéutico integrado y coordinado entre los distintos dispositivos de atención psiquiátrica y salud mental.

En el mismo sentido, durante los primeros episodios de la esquizofrenia es fundamental poner en marcha actuaciones eficaces, cruciales para evitar el deterioro de los pacientes que padecen esquizofrenia y mejorar su pronóstico. Asimismo, “es relevante el conocimiento de los psiquiatras de las diferentes interacciones de los psicofármacos, para garantizar la respuesta terapéutica, evitar efectos adversos y favorecer la adherencia al tratamiento”, detalla el Dr. Páramo.

Además, durante la jornada celebrada en Sitges, el coordinador del mismo, el Dr. Eduard Parellada, consultor senior de la Unidad Esquizofrenia y coordinador de Hospitalización Unidad  de Agudos Psiquiatría del Hospital Clínic de Barcelona, señala que “los pacientes con un primer episodio de esquizofrenia o en fases recientes de la enfermedad son firmes candidatos a beneficiarse de estos tratamientos inyectables de larga duración puesto que la administración temprana de TLD reduce el riesgo de recaídas y rehospitalizaciones, mejora la funcionalidad y la calidad de vida”.

A nivel sociosanitario, el Dr. Páramo apunta que “el objetivo es lograr una mejora global de la funcionalidad de los pacientes que padecen esquizofrenia, para que puedan integrarse en la sociedad y ser útiles y productivos”. Para ello, los programas sociosanitarios, que favorecen la interacción social, la estabilidad en el seno familiar y la actividad laboral, son imprescindibles.

Tratamiento con palmitato de paliperidona
Durante el simposio, se han presentado estrategias farmacológicas con tratamientos de larga duración (TLD) dirigidas a la remisión sostenida de síntomas psicóticos y a la prevención de recaídas de los enfermos con esquizofrenia. “Ambas dianas terapéuticas buscan facilitar la recuperación funcional del paciente, la mejoría de su funcionamiento psicosocial, su autonomía e integración social”, explica el Dr. Parellada.

Los últimos estudios multicéntricos de seguimiento de pacientes tratados con palmitato de paliperidona, “demuestran su eficacia en la mejora de funcionalidad y calidad de vida de los pacientes, en base a su fácil manejo y farmacología exclusiva, que facilita la asociación con diferentes fármacos, con una tolerabilidad favorable para el paciente, permitiéndole su integración en terapias psicológicas y de rehabilitación. En definitiva, palmitato de paliperidona ha demostrado ser un fármaco con un buen equilibrio de eficacia y tolerabilidad”.

Según el Dr. Parellada, comparando los antipsicóticos orales con los  antipsicóticos TLD, “éstos últimos se han mostrado más eficaces en cuanto a la prevención de recaídas”. Asimismo, destaca que “los resultados finales obtenidos en el estudio SHADOW, añaden también información sobre la eficacia clínica de palmitato de paliperidona en el contexto de la Unidad de Agudos”.



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here