Pacientes y oncólogos cuentan su experiencia frente al cáncer renal en un libro

0
1300

La periodista Mara Torres es la autora del prólogo de este libro “vital, luminoso, conmovedor y extraordinario”

Un grupo de pacientes con cáncer renal y los oncólogos que les acompañan en su lucha diaria por vivir con la enfermedad son los protagonistas del libro ‘Cáncer renal: Experiencias de más vida’, un relato poderoso y vitalista compuesto por 18 historias de superación. Contadas desde ambos puntos de vista, quieren servir de espejo e inspiración a todas las personas que afrontan esta situación.

El libro, publicado por el Grupo Español de Oncología Genitourinaria (SOGUG, por sus siglas en inglés), en colaboración con la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), es la primera iniciativa puesta en marcha por SOGUG en el marco de su proyecto de apoyo emocional a los pacientes con cáncer renal ‘Life Project’. Se distribuirá en las consultas oncológicas para todos los pacientes y además, podrá descargarse en la web www.sogug.com.

‘Cáncer renal: Experiencias de más vida’ ha sido presentado este jueves en Madrid por la periodista Mara Torres, la autora de su prólogo, que ha acompañado en este acto al presidente de SOGUG, el doctor Daniel Castellano, oncólogo del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, y a la vicepresidenta de SOGUG, la doctora Nuria Laínez, oncóloga del Complejo Hospitalario de Navarra, quien participa en la edición.

Asimismo, asistieron a la presentación la presidenta de la AECC, Isabel Oriol, y el doctor Luis Antón Aparicio, oncólogo del Complejo Hospitalario Universitario A Coruña y paciente con cáncer renal que aporta su testimonio desde ambos puntos de vista.

Además, se contó con la presencia de otros dos pacientes que participan en el libro: Elisabeth, una profesora de 36 años que lleva ocho luchando para ganarle terreno a su enfermedad con la ayuda de la doctora Iciar García-Carbonero, del Hospital Virgen de la Salud de Toledo. Y José Antonio, jubilado de 71 años operado en 1999 de un cáncer renal, al quien acompaña en este camino el doctor Javier Munarriz, del Hospital Provincial de Castellón.

En su testimonio, Elisabeth cuenta cómo era su vida antes de la enfermedad y cómo el diagnóstico de cáncer renal que recibió un día puso su mundo patas arriba. “Llevaba siete años trabajando como maestra cuando empezó todo. Estaba casada con mi sufridor incondicional desde hacía cuatro años. Yo tenía 29 y, como cualquier pareja joven, mi marido y yo teníamos muchos proyectos abiertos”, recuerda. “El día que el urólogo nos comentó que lo que había visto en la ecografía de mi riñón no tenía buena pinta, no reaccioné. Es como si mi cerebro se hubiera negado a procesar la información (…). En ese momento empezó el aprendizaje más duro. Tienes que aceptar una realidad que no entiendes. De pronto, nada es seguro”, reconoce.

Para Elisabeth, los oncólogos y otros “compañeros de este viaje” fueron sus guías. “Me enseñaron a empezar paso a paso: pequeñas metas, pequeños éxitos que te fortalecen. Aprendes a caerte, a aceptar derrotas y buscar nuevos atajos”, explica, admitiendo que afrontar el reto de superar un cáncer también ha traído cambios positivos a su vida.

Pero estos testimonios no sólo relatan el camino de los pacientes con cáncer renal. También cuentan la experiencia de los 18 oncólogos que les acompañan en su viaje. Es el caso de la doctora Nuria Laínez, oncóloga del Complejo Hospitalario de Navarra, que atiende el caso de Fernando, un abogado de 48 años aficionado a correr en circuitos de Fórmula 1, que fue diagnosticado de cáncer renal a los 35 años de edad. “Cuando yo conocí a Fernando, éste tenía 40 años. Por lo que recuerdo, la primera visita fue dura (…) fui quizás demasiado académica al informar tanto al paciente como a la esposa y a dos, tres familiares y amigos más que les acompañaron a la visita”, admite.

Señala que una de las claves del éxito del tratamiento de Fernando ha sido su actitud frente a la enfermedad. “Fernando es uno de esos pacientes que han sabido adaptar perfectamente la enfermedad a su vida y no su vida a la enfermedad (…) yo creo que la clave fue el gran apoyo familiar pero, sobre todo, el de su esposa y las ganas de una persona joven de luchar y seguir viviendo”, asevera.

Por su parte, el doctor Luis Antón Aparicio aporta al libro el testimonio más completo: el que aúna su experiencia como oncólogo y su vivencia como paciente diagnosticado de cáncer renal cuando creía estar, según sus propias palabras, “en el momento cumbre de su vida personal, laboral y profesional”. “Para un oncólogo, un cáncer es un incidente que valora todos los días: para un paciente, es el quebranto de la vida. En mi caso han coincidido las dos facetas que descubren la incongruencia de ambas posiciones. Es una situación paradójica. Yo, paciente de mí mismo, médico. Dilema”, analiza.

Como paciente, según dice, “entendió que lo que debía hacer era encontrar una buena razón para seguir viviendo”. “Ahora mismo es evidente que la enfermedad maligna no me ha privado de la curiosidad por vivir, de la inquietud o creatividad (…) Me siento rebosante de vitalidad, resuelto a mantener la fortaleza de voluntad, claridad, intensidad de sentimientos y apostillar con sarcasmos contra mi enfermedad”, asevera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here