Rosácea: qué aconsejar desde la farmacia

0
282

La rosácea es una enfermedad de la piel crónica que cursa con lesiones inflamatorias y que afecta principalmente a la zona central del rostro. Se trata de una patología muy frecuente entre la población y por ello la probabilidad de encontrarnos a un paciente con alguno de estos síntomas en la farmacia es alta.

Por Irene González Orts
Boticonsejos

La rosácea suele aparecer con más frecuencia en mujeres de tez clara con una edad aproximada de 30 a 50 años, aunque es importante recordar que en hombres también puede aparecer.

Existe un tratamiento que normalmente va acompañado de medidas higienico-sanitarias y un tratamiento farmacológico para evitar y tratar la aparición de los brotes.

Es importante tener los conceptos básicos sobre sus características para poder aconsejar lo mejor cuando venga un paciente con estos síntomas.

          ¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?

  • Pústulas y pápulas. De forma más común y para que todos nos entendamos es la aparición de un tipo de grano parecido al acné, pero que no se considera igual a este.
  • Eritema transitorio o fijo.
  • Inflamación de la nariz.
  • Aumenta la rugosidad de la piel principalmente en la barbilla, mejillas y frente.
  • En algunos casos puede afectar a la vista.

         Tipos de rosácea

            Existen distintos tipos de rosácea en función de la intensidad en la que se manifiesta la enfermedad.

  1. Grado I: suele aparecer el eritema principalmente en las mejillas y la nariz. Sensación de ardor y alergia a los cosméticos habituales.
  2. Grado II:  es el más frecuente. Además del eritema aparecen las pústulas y las pápulas, los brotes aparecen con más frecuencia.
  3. Grado III: suele ser menos frecuentes, pero normalmente son más propensos los hombres.
  4. Grado IV: rosácea oftálmica.

         Qué factores pueden desencadenar rosácea

No se tiene muy claro cuáles son los motivos que pueden estar asociados a la aparición de la rosácea, pero se piensa que estos factores pueden empeorar los síntomas.

  • Hereditarios: personas con mayor tendencia a la vasodilatación de la zona.
  • Individuales: la persona puede tener un fototipo más claro o una piel más reactiva o la menopausia.
  • Externos: exposición a climas extremos (calor o frío) y a sitios con cambios de temperatura.
  • Internos: el estrés y la ansiedad.

Recomendaciones desde el mostrador

  • Usar una protección solar alta durante todo el año evitando la exposición directa al sol. Los de filtros físicos se toleran mejor.
  • Llevar una rutina de limpieza facial diaria evitando tratamientos irritantes como los peelings. Siempre es mejor usar limpiadores sin jabón y a la hora de secar realizarlo por absorción, es decir, presionar en lugar de frotar.
  • Durante el aseo facial es aconsejable usar agua templada.
  • Utiliza hidratantes faciales calmantes y específicas para pieles con rosácea.
  • El uso de maquillajes ayuda a tapar el eritema y camufla la rosácea. Intenta usar maquillaje con pigmentos verdes.
  • Evitar todo lo que sea vasodilatador como el alcohol, el tabaco y la comida demasiado picante.
  • Con respecto a la temperatura climática es mejor evitar ambientes fríos, viento excesivo y cambios bruscos de temperatura.
  • Es importante que recomendemos acudir al dermatólogo para que pueda diagnosticar la enfermedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here