Abuso sexual infantil: en el 95% de los casos el agresor es un varón

0
1022
Abuso sexual
Abuso sexual

En el marco del 65º Congreso de Pediatría de la Asociación Española de Pediatría (AEP) que se ha celebrado en Santiago de Compostela del 1 al 3 de junio, los pediatras de Atención Primaria organizan la mesa redonda “Abuso sexual infantil: saber escuchar” en el marco de la 13ª Reunión Anual de la AEPap. Se calcula que uno de cada cinco menores de 18 años ha sufrido a lo largo de su infancia y adolescencia algún tipo de violencia sexual, bien sea de manera aislada o reiterada. La mayoría de las comunidades autónomas disponen de protocolos de actuación, aunque en muchos casos la detección del abuso puede ser difícil y toparse con diversas barreras. La adecuada formación de los pediatras de Atención Primaria es clave en la detección temprana de los abusos sexuales en la infancia.

La Dra. Narcisa Palomino Urda, pediatra del Centro de Salud Las Flores de Granada, experta en maltrato infantil y vicepresidenta tercera de la AEPap, ha subrayado en rueda de prensa la importancia que tienen las actividades formativas dirigidas a los profesionales sanitarios de cara a detectar situaciones de riesgo. En este sentido, la mesa redonda ‘Abuso sexual infantil: saber escuchar’ pretende ofrecer a los pediatras herramientas para saber qué hacer en caso de sospecha, cómo realizar la exploración y valoración del menor (tanto física como psicológica y social) o cómo notificar el problema y hacer un seguimiento individualizado.

Las estadísticas señalan que en el 95% de los casos el agresor del menor es un varón, perteneciente a su entorno cercano en el 75-80% de las ocasiones (padre, pareja de la madre, abuelos, hermanos, tíos, conocidos de la familia, entrenadores, monitores…). La víctima es con mayor frecuencia mujer. Y aunque en algunas ocasiones existen situaciones evidentes que despiertan las sospechas del profesional, en muchas otras, la detección es difícil, por lo que es importante la escucha atenta. “A través de la escucha atenta podemos encontrar indicadores sospechosos de abusos en el relato o comportamiento del menor o de los progenitores”, ha señalado la Dra. Palomino.

Coordinación entre instituciones

Tras la detección y notificación de sospecha de abusos por parte de los profesionales en contacto con menores, se inician una serie de actuaciones en las que es de extrema importancia la formación adecuada de los peritos y la diligencia en las actuaciones. “Nos preocupa que estos aspectos dilaten los procesos y contribuyan a una revictimización de los menores, especialmente si el abuso ocurre en el ámbito intrafamiliar“, advierte la Dra. Palomino.

Por otro lado, los pediatras han destacado que las deficiencias en la coordinación entre las instituciones implicadas (educativas, sanitarias, policiales, sociales y judiciales) resultan fatales en la evaluación y resolución de los casos. Para ello se han sumado a la petición de un “Pacto de Estado por una Ley Integral de Protección a la Infancia” -reclamado desde numerosos colectivos- que recoja mejoras para solventar las deficiencias detectadas.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here