También llamadas oxiuros, son pequeños parásitos en forma de gusanos muy finos de color blanquecino y no mayores de un centímetro. Muy frecuentes en niños, rara vez causan complicaciones, aunque sí pueden resultar bastante molestos.

Estos parásitos, de nombre Enterobius vermicularis, viven en el intestino y causan una infección muy común en la edad escolar, también muy incómoda por el picor que ocasiona. Según explica la Asociación Española de Pediatría, la infección se produce al ingerir accidentalmente los huevos adheridos a juguetes, ropa, toallas y sábanas o alimentos. Al causar un fuerte picor, la tendencia es rascarse, por lo que los huevos se alojan en las manos y las uñas de la persona infectada, y de ahí pasan a cualquier objeto que ésta toque. Cuando el niño se lleva las manos a la boca se traga los huevos, que llegan al intestino delgado y allí nacen las larvas. Después pasan al intestino grueso, donde se hacen adultas y adquieren su forma típica (blancas, finas, de unos 4-5 mm). Se contagian fácilmente, pero solo afectan a los seres humanos, no a los animales.

Así la reconocerás…

  • Las lombrices se pueden ver a simple vista: son como unos “pequeños hilos blancos” que se mueven alrededor del ano o en las heces. Suelen aparecer 2-3 horas después de que el niño se haya dormido.
  • Provocan picor en la zona del ano y en los genitales y este es más intenso por la noche. Puede producir irritabilidad, sueño intranquilo o pesadillas.
  • En niñas puede aparecer irritación vaginal y molestias al orinar.
  • A veces puede producir dolor abdominal, y raramente náuseas o vómitos.
  • La infección es menos común en adultos, en quienes puede no provocar síntomas.

Tratamiento efectivo

Existen varios medicamentos antiparasitarios que acaban con las lombrices en una sola dosis, aunque se debe tomar una segunda dosis a las dos semanas para destruir los huevos. Lo ideal es administrarlo además de al afectado, a su familia y a los contactos cercanos. El picor puede prolongarse algunos días más tras tomar el medicamento.

Para prevenir la infección…

  1. El lavado de manos frecuente es fundamental: debe hacerse con agua templada y jabón y sobre todo después de ir al baño y antes de comer.
  2. Mantener las uñas cortas y limpias, evitar morderlas y evitar rascar la región anal.
  3. La ducha diaria y el cambio frecuente de ropa interior ayudan a eliminar los huevos y a prevenir infecciones y reinfecciones.
  4. Lavar con agua caliente la ropa que ha estado en contacto con la persona infectada.

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.

Redacción Consejos

Equipo de redacción de la revista Consejos de tu farmacéutico. Revista especializada en el sector sanitario, editada en España y con más de 20 años de experiencia. Todo nuestro contenido está...