Casi un tercio de los niños españoles entre cinco y seis años presentan caries en dientes de leche

0
1466
Little girl with no upper teeth.

La advertencia de los odontopediatras no es trivial: la salud bucodental es de gran importancia desde la más tierna infancia y es además un factor clave para prevenir enfermedades como la caries o la periodontitis. Sin embargo, según la Encuesta de Salud Oral elaborada en 2015 por el Consejo General de Colegios de Dentistas de España, el 31,5% de los niños españoles entre cinco y seis años presentan caries en dientes de leche.

Las mismas fuentes señalan que, aunque los datos reflejan una leve mejoría respecto al porcentaje de caries hallado en 1993 (38% en el mismo rango de edad), persiste “la escasa importancia que la población otorga a la patología de la dentición temporal”.

Asimismo, entre los grupos de edad entre doce y quince años sí se advierte una mejora significativa respecto a la presencia de caries, que ha disminuido desde el 45% en 2010 hasta el 33,3% en 2015, pero la prevalencia de esta enfermedad multifactorial sigue siendo un reto a superar, como podemos comprobar tras evaluar las cifras de la Encuesta de Salud Oral más reciente. Y es que retrasar la edad de inicio de la higiene bucodental puede derivar en problemas futuros a causa de la caries que van desde las maloclusiones –es decir, la alineación incorrecta de las piezas dentales- hasta la enfermedad periodontal.

Recomendaciones

Es recomendable iniciar la higiene bucal infantil desde los primeros meses de vida. Al principio basta con aprovechar el momento del baño para pasar una gasa estéril por las encías del bebé, pero a partir de que cumpla un año ya es aconsejable utilizar un cepillo dental de tamaño adecuado a su pequeña cavidad bucal. Es precisamente al año de edad cuando es adecuada la primera visita al dentista, según recalca la Sociedad Española de Odontopediatría, que añade que a partir de los dos años ya se puede introducir una pequeña cantidad de crema dental fluorada -del tamaño de una lenteja- al cepillo de dientes.

En referencia al flúor, esta sustancia es determinante para evitar la aparición de caries, pero a edades tan tempranas el cepillado dental infantil se debe realizar siempre bajo supervisión de los adultos, en primer lugar para que los niños no se traguen la pasta dental, y en segundo lugar para enseñarles las técnicas correctas de cepillado, un aspecto en el que el experto siempre tiene la última palabra. La primera visita al dentista de nuestro bebé tiene como objetivo aprender las técnicas correctas del cepillado dental, al tiempo que evitamos transmitir malos hábitos adquiridos en cuestiones de higiene bucodental.

¿Y qué es mejor, un cepillo dental manual o un cepillo dental eléctrico?

Las técnicas incorrectas del cepillado dental pueden provocar recesión gingival, entre otros problemas, de ahí la importancia de que los niños adquieran las destrezas necesarias para cepillar los dientes de manera eficaz. A partir de los dos años de edad los niños deben de aprender a enjuagarse para progresivamente convertir el cepillado en un hábito, una cuestión más importante que la calidad técnica del cepillado en sí. Progresivamente, y conforme mejoran sus habilidades manuales, el procedimiento del cepillado dental debe evolucionar hasta conseguir una limpieza bucal completa.

Respecto a si es mejor un cepillo dental manual o un cepillo dental eléctrico, la respuesta es que lo realmente deseable es una buena técnica de cepillado, que puede obtenerse tanto con el cepillo tradicional como con el eléctrico. Otra posible contestación, procedente de un dentista en activo, es que “el mejor cepillo es el que se usa”. En realidad, para tomar un buena decisión basta con ver la reacción de nuestros peques a la hora de lavarse los dientes: un niño reacio a la higiene dental diaria probablemente cambiará de semblante si en el procedimiento intervienen sus personajes favoritos o su música preferida. En este aspecto, los cepillos eléctricos juegan con ventaja.

 

Ventajas de los cepillos eléctricos infantiles

Lo cierto es que los cepillos dentales eléctricos infantiles muestran grandes beneficios respecto a los manuales porque crean una técnica correcta de cepillado de forma automática, según explican desde Mundo Sonrisa. Además, este tipo de cepillo, sea rotatorio u oscilante, está indicado especialmente para personas con bajas destrezas manuales, como ocurre con los niños, que no adquieren totalmente las habilidades motrices hasta los diez o doce años de edad. Pero quizá lo mejor de los cepillos dentales eléctricos es su diseño, específicamente orientado a los más pequeños de la familia.

En este sentido, los cepillos eléctricos para niños incorporan dibujos, ilustraciones y colorido adecuados a la edad de cada niño, pero no solo eso, las nuevas tecnologías actualmente también están presentes en este tipo de herramienta, como bien saben las casas dedicadas en exclusiva a productos de higiene oral. La posibilidad de que el cepillo sea compatible con una aplicación móvil permite que los pequeños sigan sus progresos a través de juegos y recompensas, al tiempo que contribuyen a que la supervisión de los adultos sea más relajada.

Pero además, los cepillos eléctricos infantiles también aportan otras funciones importantes para un buen cepillado, como los sensores de presión para que los pequeños no se hagan daño en el esmalte dental o los temporizadores musicales de dos minutos para asegurar la duración del cepillado recomendada por los dentistas. Muchos de estos productos también integran temporizadores de intervalos de 30 segundos para que los pequeños aprendan a no olvidar ninguna zona de las arcadas dentarias. Los niños suelen aceptar con agrado estos pequeños electrodomésticos porque les hace sentirse mayores al tiempo que se divierten.

Los cepillos eléctricos infantiles, por otra parte, cuentan con cabezales adaptados a la pequeña cavidad bucal de un niño y los filamentos suelen ser extrasuaves, pero muy eficaces. Igualmente, las empuñaduras de estos utensilios eléctricos habitualmente son impermeables y cuentan con dibujos antideslizantes para evitar que se resbalen de las manos infantiles. En todo caso, recomendables a partir de los tres años de edad, los cepillos eléctricos para niños son una gran opción para los niños más reticentes a lavarse los dientes. No supone dejar atrás la supervisión adulta del cepillado dental, pero los padres agradecerán su adquisición y los niños estarán felices con su nuevo cepillo de princesas, coches o superhéroes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here