El coste socioeconómico de la rinitis alérgica supera al del asma o la epoc

0
969

Los alergólogos insisten en la necesidad de un abordaje integral de la enfermedad alérgica respiratoria

La rinitis alérgica es la enfermedad alérgica más común. Afecta a entre el 10% y el 40% de la población mundial, especialmente a la población más joven, y su prevalencia está aumentando de manera notable. “La rinitis alérgica no es una enfermedad grave ni supone una amenaza para la vida, pero tiene dos características que le dan una gran relevancia socioeconómica: su alta prevalencia y el notable deterioro de la calidad de vida de quien la padece, a través de las importantes limitaciones que causa en las actividades cotidianas”, explica la doctora Teresa Dordal, presidenta del Comité de Rinoconjuntivitis de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC).

Teniendo en cuenta su prevalencia, el coste socioeconómico global de la rinitis alérgica supera al de otras enfermedades más graves como el asma o la EPOC. Estos datos, que reveló el Estudio FERIN: Farmacoeconomía de la Rinitis, elaborado por la SEAIC, se han puesto de nuevo sobre la mesa en el marco de la Semana Mundial de la Alergia que se celebra desde hoy 13 de abril hasta el domingo 19 en todo el mundo.

Según se desprende de este estudio, en el que participaron 70 servicios de Alergología y medio millar de pacientes, el coste medio total –suma de los costes directos e indirectos- de la rinitis alérgica es de 1.708 euros por paciente al año. Los costes directos, derivados del gasto farmacéutico y de la utilización de los recursos sanitarios, suman un promedio de 584 euros al año, mientras que los costes indirectos (absentismo y reducción de la productividad laboral) se estiman en 1.125 euros.

La rinitis alérgica es la manifestación alérgica más común, con el 21 por ciento de la población general afectada, y la principal causa de consulta en España ya que concentra más de la mitad de las visitas al alergólogo, un 55% según datos del Informe Alergológica 2005. En las cuatro últimas décadas la prevalencia de la rinitis alérgica se ha incrementado, incapacitando a quienes la padecen, causando importantes pérdidas laborales y absentismo escolar.

Impacto en la calidad de vida
Con objeto de conocer la realidad de esta patología, la SEAIC se une por quinto año consecutivo a la celebración de la Semana Mundial de la Alergia que en esta ocasión aborda el impacto de la alergia respiratoria en la calidad de vida de los pacientes.

La rinitis alérgica, además de producir los síntomas clásicos (estornudo, picor, lagrimeo, goteo de nariz) también repercute en las actividades cotidianas de los pacientes. Éstos pueden manifestar un grado importante de fatiga y cambios de humor, cierto deterioro de la función cognitiva, depresión y ansiedad. Por ello el empeoramiento de la calidad de vida y del rendimiento laboral y escolar es frecuente, especialmente en pacientes con síntomas moderados/graves. En esta misma línea, se admite que influye de forma clara en el absentismo laboral y en la reducción de productividad, y llega a ser uno de los factores que más contribuyen al coste total del absentismo relacionado con la salud.

Rinitis y asma
“Estudios epidemiológicos han demostrado con claridad que la rinitis y el asma coexisten frecuentemente. La rinitis aparece asociada al asma en el 80% de los casos y condiciona su control, lo que implica la necesidad de un abordaje integral de la enfermedad respiratoria alérgica”, comenta el doctor Julio Delgado, presidente del Comité de Asma de la SEAIC.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que alrededor de 400 millones de personas sufren rinitis alérgica y 300 millones asma en todo el mundo. Teniendo en cuenta el ritmo de crecimiento anual de esta última patología es probable que en 2025 se alcancen los 400 millones. Además, los pacientes con rinitis alérgica tienen un mayor riesgo de desarrollar asma.

Por este motivo la Organización Mundial de la Alergia (WAO) insiste, a través de esta campaña mundial, en la necesidad de vincular la rinitis con el asma para poder gestionar mejor el abordaje integral de la patología y así, controlar la enfermedad alérgica de manera exitosa.

Los expertos alertan de que “tradicionalmente los pacientes se han enfrentado a un complejo programa de tratamientos para cada órgano afectado cuando en realidad el punto de mira debe ponerse en el tratamiento de la vía respiratoria en su conjunto, enfocándose en tratar la causa y no meramente en aliviar los síntomas de cada órgano independientemente el uno del otro.”.

“El enfoque conjunto que de la rinitis y el asma hemos realizado tradicionalmente los alergólogos ha sido pionero del concepto de vía respiratoria única y es uno de los pilares de nuestra especialidad, apunta el doctor Delgado. Tanto es así que los días 22, 23 y 24 de octubre de 2015 se celebrará en Sevilla el Simposio Internacional “Vía Respiratoria Única – Enfermedad Respiratoria Alérgica” de la SEAIC, reunión en la que se profundizará en los aspectos ya consolidados y valoraremos nuevos horizontes de futuro en la visión global de la enfermedad respiratoria alérgica”, concluye.
alergias-web copiar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here