¿DIGESTIONES PESADAS? Come sin alterarte

0
1170

La indigestión o dispepsia es una sensación vaga de malestar en la parte superior del abdomen o el vientre que se produce durante o después de comer. Esto puede abarcar una sensación de calor y dolor en el área entre el ombligo y la parte inferior del esternón y una sensación de estar lleno que es molesta y ocurre poco después de comenzar la comida o cuando ésta ha terminado. Curiosamente,
comer alterado o con estrés la
propicia
 

Muchas personas padecen inflamación en la tripa, gases, pesadez después de comer, náuseas e incluso ardor. Es frecuente que todas estas molestias se deban al cúmulo de gases en el intestino debido a la ingesta inconsciente de aire al comer o a no masticar bien las comidas, por el consumo de bebidas gaseosas, e incluso por el estrés y la ansiedad. Comer sentado, masticar despacio y evitar la ingesta excesiva de líquidos, son algunos de las recomendaciones que la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) ha difundido para evitar estas molestias.

El paciente, último responsable
Bajo el lema Motivos para cuidarte, semFYC trata de concienciar a la población de que los pacientes deben ser los responsables en última instancia a la hora de buscar y utilizar los medios para prevenir enfermedades acudiendo a las fuentes adecuadas, lo que se conoce como Autocuidado. Además, con esta iniciativa Semfyc pretende concienciar y motivar a los profesionales sanitarios sobre la importancia de esta estrategia.

Contra los gases…
En orden a todo ello, SemFYC propone una serie de recomendaciones a tener en cuenta para mejorar la calidad de vida de las personas que padecen gases:

  1. Evitar los alimentos que sienten mal.
  2. Disminuir o evitar las legumbres, el arroz, los guisantes, las habas, la coliflor, la col, el repollo, los rábanos, las cebollas, las acelgas, las patatas y las sopas.
  3. Evitar también las comidas abundantes, los picantes y las salsas.
  4. Hacer comidas menos abundantes. Comer sentado, despacio y masticado bien los alimentos.
  5. Beber poca cantidad de líquido durante las comidas, siempre sin gas.
  6. Evitar chupar caramelos y masticar chicle.
  7. No fumar.
  8. No hablar acaloradamente mientras se come.
  9. Evitar el café y el alcohol.
  10. Procurar evitar las situaciones de estrés.
  11. Tomar la fruta madura y sin piel. Se puede tomar zumos, pero sin gas.
  12. Reducir el azúcar y evitar los alimentos dulces y de pastelería.
  13. Cocinar la carne y el pescado a la plancha, asado o cocido. Evitar freírlos y rebozarlos.
  14. No tomar más de un vaso de leche al día. Se puede tomar yogur.
  15. Si se produce ardor, es más frecuente que aparezca al tumbarnos o inclinarnos hacia delante. Por lo tanto, hay que evitar acostarse o tumbarse en las 2 o 3 horas siguientes a las comidas.
  16. No tomar medicamentos sin consultar al médico o farmacéutico. En todo caso, si se tiene dolor, es mejor utilizar preferentemente paracetamol.
  17. Seguir bien las instrucciones del médico si ha recomendado medicación.


¿Cuándo consultar al médico de familia?

Aunque generalmente no se trata de un problema de salud más serio, sí lo es si se acompaña de otros síntomas, como pérdida de peso o dificultad para tragar.

  • Si las molestias empiezan a partir de los 55 años.
  • Si las molestias son frecuentes y no desaparecen.
  • Si existe pérdida de peso, vómitos, dolor al tragar los alimentos o dolor de estómago intenso.
  • Si hay heces negras (como el alquitrán).
  • Si existe un bulto en el abdomen y persiste durante todo el día.
  • Si alguna medicación le produce molestias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here