El horario de las comidas marca el riesgo de desarrollar diabetes

0
1781
diabetes
diabetes

Pequeñas modificaciones en los horarios de las comidas podrían tener importantes implicaciones en la prevención y manejo de la diabetes. El ser humano cuenta con un reloj biológico central que pone en hora nuestro cuerpo, lo que implica que la función de los órganos cambie a lo largo del día. En relación a la diabetes, se ha evidenciado que la secreción de insulina por parte del páncreas no es la misma por la mañana y por la noche, y que la sensibilidad de nuestras células y tejidos a la acción de la insulina varía a lo largo del día.

Estos hallazgos, que pueden tener importantes implicaciones en la prevención y control de la diabetes, son fruto de la línea de investigación que está siguiendo el grupo de la Dra. Marta Garaulet, nutricionista conocida nacional e internacionalmente por su investigación en cronobiología y obesidad, que participa hoy en el XXVIII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Diabetes (SED), que se está celebrando en Barcelona. En una mesa sobre diabetes y obesidad, esta experta presenta los últimos trabajos que arrojan nuevas perspectivas sobre la vinculación del ritmo circadiano y ciertos trastornos metabólicos, arrojando nuevas perspectivas sobre las terapias cronobiológicas en diabetes.

Cronobiología y diabetes

Su grupo de investigación en la Universidad de Murcia ha demostrado por primera vez en humanos que tenemos un reloj biológico en nuestro tejido adiposo, en nuestra grasa corporal, que es capaz de funcionar de manera independiente de nuestro reloj central situado en el hipotálamo. En relación con la diabetes, recientemente han publicado un trabajo que muestra como la sensibilidad a la insulina por parte de las células del tejido adiposo cambia a lo largo del día, siendo mucho mayor a las 12 del mediodía que a las 12 de la noche. “Esto conlleva que la intolerancia que presentamos a los carbohidratos y a los azúcares va a variar en función de la hora, siendo mucho mayor por la mañana”, asegura la Dra. Garaulet; por lo tanto, “la hora de la comida va a ser un factor clave en la prevención de la diabetes”, advierte la catedrática de Fisiología y Bases Fisiológicas de la Nutrición en la Universidad de Murcia.

En esta misma línea de investigación, el equipo de la Dra. Garaulet ha confirmado que si cenamos cerca de la hora de ir a la cama, se potenciará la presencia de dos hormonas que no funcionan bien juntas: la melatonina y la insulina. Desde el punto de vista de la diabetes, esto es especialmente importante, ya que en presencia de melatonina disminuye la tolerancia a la glucosa, y esto sucede principalmente en aquellos sujetos (que constituyen un 51% de la población española) portadores de una variante génica en el receptor de melatonina.

Junto a esto, y como informa la Dra. Marta Garaulet, hay otros factores que relacionan la cronobiología y la diabetes, como la presencia de ciertas variantes génicas en un gen reloj (el criptocromo), que marca también nuestras horas. Según destaca, “un 31% de la población presenta una variante del gen criptocromo que es menos eficaz, y son ellos precisamente los que deben cuidar más la cantidad de carbohidratos que toman si quieren prevenir la resistencia a la insulina y la presumible aparición posterior de la diabetes”.

Sigue leyendo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here