La contaminación aumenta los casos de rinosinusitis crónica

0
1336
rinosinusitis

La excesiva contaminación del aire ha aumentado la prevalencia de la rinosinusitis crónica en los últimos años, según los organizadores de la XIX Reunión de Primavera de la Comisión de Rinología, Alergia y Base de Cráneo Anterior de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) que tiene lugar este viernes y sábado en Barcelona. Los expertos advierten de que medidas de restricción del tráfico como las llevadas a cabo en Madrid y Barcelona tienen un “fuerte impacto para la salud pues ayudan a prevenir diferentes enfermedades del sistema respiratorio que pueden convertirse en crónicas”. Según datos de la SEORL, un 4% de la población sufre rinosinusitis crónica, una de las que más afecta a la calidad de vida de los pacientes y causante de absentismo laboral, lo que supone un alto coste sanitario.

La rinosinusitis crónica es una enfermedad que afecta a personas de edad media (entre 40 y 50 años), y sobre todo a aquellas que sufren patologías respiratorias, en especial el asma. Un estudio publicado en febrero en la revista Otolaringology Head and Neck Surgery  concluye que el promedio de edad está en 50,4 años; que cerca del 60% son mujeres y que en el 35% coexisten con rinitis alérgica, en el 13,3% con poliposis nasal, y en el 4,4% con asma. “Se trata de un proceso permanente de sinusitis y rinitis por lo que afecta mucho a la calidad de vida, más incluso que otras enfermedades como la hipertensión, la diabetes o el propio asma”, explica el doctor Miguel Armengot, presidente de la Comisión de Rinología, Alergia y Base de Cráneo Anterior de la SEORL. La contaminación atmosférica, advierte este especialista, “está contribuyendo a un aumento de este tipo de enfermedades, como también ocurre en la rinitis alérgica, ya que produce una inflamación del epitelio respiratorio que aumenta la permeabilidad a los alérgenos y disminuye la capacidad de la eliminación mediante el tapiz mucociliar”.

Una investigación realizada en China y publicada en el último número de la revista International Journal of Environmental Research and Public Health evidencia la asociación existente entre los contaminantes ambientales y la prevalencia de efectos respiratorios como la rinitis alérgica. De hecho, diversos estudios demuestran como en las zonas contaminadas, las industriales, hay más casos que en lugares más rurales. “Esto sucede porque el aire contaminado entra por la nariz, que lo retiene y lo filtra todo, por lo que se inflama y da lugar a la rinosinusitis”, comenta el doctor Armengot.

Tratamiento de la rinosinusitis crónica

Entre los síntomas de la  rinosinusitis crónica se encuentran la obstrucción o congestión nasal, rinorrea, dolor o sensación de presión facial, cefalea,  alteraciones en el olfato, fatiga y tos. Tiene además consecuencias sobre el sueño, favoreciendo el insomnio, el ronquido y el síndrome de apnea obstructiva.
El tratamiento de la rinosinusitis crónica dependerá del tipo. “En caso de las infecciosas se trata con antibióticos de forma periódica para controlar la infección  y con tratamientos tópicos nasales a base de cortico-esteroides”, afirma el doctor Armengot. Por otro lado, en el caso de las que presentan pólipos, “deben tratarse con corticoides sistémicos y sprays nasales”, añade.

En cuanto al tratamiento quirúrgico, “es preciso seleccionar bien al paciente y conocer bien su historial”, expresa el doctor Armengot. La cirugía consiste en eliminar el tejido dañado a través de endoscopia y abrir los senos paranasales para ventilar la fosa nasal”, añade. Sin embargo, en la mayoría de los casos, los de causa ideopática, “la sintomatología mejora pero pasado un tiempo vuelve a aparecer la inflamación”, advierte.




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here