La única medida capaz de frenar el deterioro pulmonar en la EPOC es dejar de fumar

0
2107
Tratamiento del cáncer de pulmónTratamiento del cáncer de pulmón
Tratamiento del cáncer de pulmón pulmonar

Las cifras que acompañan a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) ponen de relieve que todavía queda mucho por hacer para abordar esta patología y cambiar su curso. En la población adulta, uno de cada 10 españoles tiene EPOC y en mayores de 65 años la cifra es de dos cada 10. A estos datos, se suma que la Organización Mundial de la Salud (OMS) la sitúa como la tercera causa de muerte en pocos años, aunque en la actualidad, ya se cobra la vida de 15.000 personas al año en España.

Además, existe un gran desconocimiento entre la población que padece esta enfermedad. En concreto, alrededor del 80% de quienes padecen EPOC lo desconocen. He aquí que el infradiagnóstico asociado a esta patología adquiera un papel relevante. “El enfermo existe, pero la falta de diagnóstico lo hace permanecer invisible, a su libre evolución, sin tratamiento ni seguimiento”, destaca el Dr. José Barquero, presidente del Comité Organizador de la XII Reunión de EPOC de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) que se celebra los días 9 y 10 de marzo en Badajoz.

Pese a ser una enfermedad frecuente, grave e incurable es poco conocida por la población general, mientras que con otras patologías como el infarto de miocardio, el ictus, la hipertensión arterial o la hipercolesterolemia, la sociedad está familiarizada. Así, en esta ocasión, la reunión servirá para hacer un repaso de lo más interesante y novedoso que ha habido en el campo de la EPOC, pero enfocado de manera muy específica a la asistencia. “Es una reunión muy dinámica, con ponencias concisas que se complementan con un debate al final de cada mesa. Nuestra experiencia es que este sistema junto con la profesionalidad de ponentes y moderadores tiene una gran rentabilidad”, apostilla el Dr. Barquero.




La EPOC y el tabaquismo
Uno de los temas al que se presta especial atención durante el encuentro es la estrecha relación que existe entre la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y el tabaquismo. En este sentido, el experto hace hincapié en que esta patología “tiene un matiz especial al tratarse de una enfermedad tradicionalmente masculina, como tradicionalmente masculina era la población fumadora en España”.

Sin embargo, hace casi un siglo que la mujer se incorporó al consumo de tabaco y desde hace dos décadas aproximadamente se observa cómo el número de mujeres con EPOC supera al de varones en algunos países como Estados Unidos, Canadá o Suecia. “Las mujeres con EPOC tienen más probabilidades de ser diagnosticadas erróneamente y de recibir un tratamiento subóptimo. En este panorama, considerando que la mortalidad por EPOC entre las mujeres supera las muertes por cáncer de mama y supera la mortalidad por EPOC en varones, creemos necesario establecer estrategias específicas que nos permitan conocer la EPOC en la mujer, desde su prevención a su diagnóstico y su control”, indica el internista.

Y si el paciente (fumador) es diagnosticado de EPOC, ¿cuánto pueden mejorar las exacerbaciones y la capacidad pulmonar, disminuir los ingresos hospitalarios y reducir la sensación de ahogo? El Dr. Barquero asegura que, científicamente, hasta la fecha, la única medida capaz de frenar el deterioro pulmonar en la EPOC es dejar de fumar. Aparte, se debe tener presente que el consumo de tabaco no solo causa esta patología, sino que ésta está estrechamente relacionada con el cáncer de pulmón, cáncer de la boca, cáncer de vejiga, cardiopatía isquémica, enfermedad arterial periférica, etc.

“Para acabar con el consumo de tabaco, es necesario asumir que toda la inversión en campañas de prevención, especialmente para los jóvenes, es insuficiente hasta que esta imagen de normalidad del tabaco desaparezca de nuestro imaginario”, advierte el experto quien recuerda que hace unos años ciertas situaciones como un médico fumando en la consulta o viajeros fumando en los medios de transporte formaban parte de nuestro día a día y en la actualidad nos resultan inadmisibles.

Sigue leyendo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here