Woman sweating very badly under armpit and holding nose

Sudar en una entrevista de trabajo, durante una primera cita o cuando se habla en público, son las situaciones más comunes de aparición de sudor, pero para las personas que padecen hiperhidrosis es un problema añadido. “La hiperhidrosis, sudoración excesiva, es una enfermedad que provoca que las personas que la sufren rehúyan el contacto social y se encierren en sí mismas”, afirma el Dr. Santiago Vidal, Jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Central de la Defensa y Director de la Clínica Dermogalénica de Madrid.

Se estima que la prevalencia de hiperhidrosis llega hasta el 3% de la población calcula que en España más de 1.400.000 personas conviven con esta patología. A pesar de que los estudios publicados indican que la hiperhidrosis no hace distinción de sexo, “por nuestra experiencia, sabemos que el número de mujeres que consultan y reciben tratamiento por hiperhidrosis severas es más del doble que el de los hombres”, asegura el experto. “Los estudios de calidad de vida avalan que a las mujeres les preocupa más este trastorno que a los hombres y son más proclives a solicitar consejo médico por este motivo”, afirma el doctor.

El sudor es un mecanismo muy útil que permite al ser humano eliminar el calor, sin embargo, la hiperhidrosis o sudoración excesiva es una enfermedad que puede clasificarse en primaria o emocional y se manifiesta solamente cuando el paciente está despierto; o secundaria, cuando está asociada a alguna otra enfermedad como infecciones, neoplasias o trastornos neurológicos y endocrinológicos.

Hay casos especiales de hiperhidrosis generalizada, “que se observa en áreas extensas del cuerpo y no cesa por la noche, como se ve en embarazadas, en la menopausia o en personas obesas, evidentemente es más propia de edades medias”, matiza el experto. Los pacientes se quejan de que el sudor empapa incontroladamente su ropa en las axilas, lo que en ocasiones les obliga a cambiarse varias veces, les gotea en las manos de forma permanente o desencadenada por situaciones de tensión mínimas, como entrar en una tienda o ante la presentación de una persona. “Esto tiene unas consecuencias muy negativas sobre la calidad de vida de los pacientes, que se ve muy deteriorada, incluso más que la de pacientes con enfermedades con repercusiones graves para la salud, como artritis reumatoide o esclerosis múltiple”, explica el Dr. Vidal.

Sin embargo, señala este especialista, “en general, ni las autoridades sanitarias ni el resto de la sociedad muestran suficiente comprensión por el sufrimiento tan profundo que provoca el estigma de una enfermedad cutánea”. Ante estas situaciones, hombres y mujeres optan por comportamientos diferentes, “las mujeres tienden a elegir ropa oscura e incluso, en reuniones de trabajo, llevan varias prendas iguales para poderse cambiar”, señala el doctor. En cuanto a los hombres, “lo que suelen hacer es no quitarse la chaqueta y llevan pañuelos o toallitas en el bolsillo”, apunta.




BOTOX puede mejorar la calidad de vida
Cuando los tratamientos iniciales para hiperhidrosis axilar como las sales de aluminio, la iontoforesis, o los anticolinérgicos, entre otros, no consiguen controlar esta patología, “BOTOX bloquea temporalmente la excesiva estimulación nerviosa que provoca la hiperhidrosis”, explica el Dr. Vidal. Con un 89% de pacientes satisfechos en la primera semana y hasta un 93% en la semana 162, el tratamiento consiste en realizar unas pequeñas infiltraciones en la zona axilar, lo que provoca una interrupción selectiva del sudor de 7 meses. “Por lo que si se aplica en primavera o en verano dura hasta final del año”, matiza el Dr. Vidal. Si se realiza una adecuada prescripción para el tratamiento de la hiperhidrosis primaria, BOTOX tiene un buen perfil de efectividad frente al exceso de sudor, que en ocasiones podría producir mal olor. Entre sus ventajas para los pacientes, el doctor destaca “la rapidez del procedimiento; molestias leves; nulos o escasos efectos secundarios (derivados de las inyecciones, como un pequeño hematoma); y su notable repercusión en la mejora de calidad de vida de los pacientes”.

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.

María José Merino

María José Merino

Sevillana de adopción y Granadina de nacimiento y de corazón, donde no dudo en escaparme cada vez que puedo. Licenciada en periodismo por la Universidad de Navarra, trabajé durante la carrera en los...