Llega el calor, ¡que no te dé un golpe!

0
1076
golpe de calor

“Llegan las altas temperaturas y en los medios no paramos de escuchar hablar del golpe de calor. ¿Qué es y que gravedad tiene?”

Nos escribe… Cecilia (Almería)

Los profesionales sanitarios definen el golpe de calor como un trastorno producido por el fallo funcional de determinados órganos internos, producido por un aumento excesivo de la temperatura dentro del cuerpo, algo que es más frecuente en zonas donde el calor es húmedo, como la costa o la playa, ya que la humedad propicia el aumento de la temperatura corporal casi sin darnos cuenta. Normalmente, la temperatura ideal en nuestro organismo debe rondar los 37º C, pero si por cualquier razón sobrepasa los 40º y el cuerpo se muestra incapaz de eliminar este exceso de calor, nuestro sistema nervioso comienza a alterarse. La producción interna de calor que el cuerpo no está acostumbrado a regular, junto con el aumento de la temperatura ambiental, puede producir hipertermia, mareos, vómitos, e incluso pérdida de conocimiento y, en los casos más graves, la muerte.

Factores que lo propician

·         Las altas temperaturas, sobre todo asociadas a olas de calor en las que la temperatura asciende en un período muy rápido de tiempo.

En estos momentos es conveniente pasar el mayor tiempo posible en locales con aire acondicionado.

·         La falta de hidratación. En días de calor es muy importante mantener una sudoración constante con el fin de controlar la temperatura corporal.

Debemos garantizar un equilibrio hídrico adecuado y constante, tomando la cantidad necesaria de agua (entre 2 y 2,5 litros al día como mínimo), a intervalos regulares, procurando beber despacio y a pequeños sorbos, y permanecer en lugares frescos y alejados del calor para adaptarnos poco a poco. Evita las comidas pesadas de difícil digestión que hacen aumentar la temperatura interna.

·         Realizar ejercicio físico en las horas centrales del día (de 12 a 17 horas), momento en que la temperatura corporal aumentará y la sudoración no será suficiente para regular la temperatura interna del cuerpo. El llamado golpe de calor activo afecta a los jóvenes que practican deporte sin entrenamiento o protección.

·         En presencia de fiebre o ciertas enfermedades que conlleven algún tipo de medicación que lo pueda propiciar.

·         Alteraciones en los mecanismos de sudoración.

·         El uso de ropa excesiva. Es conveniente cubrir adecuadamente la piel, la cabeza y los ojos con ropa, sombreros o gorros y gafas de sol.

·         La edad. Nuestro mecanismo de termorregulación se altera a medida que cumplimos años, y por esto la sensación de sed disminuye. Si a esto se añaden otros factores asociados a la edad como alteraciones cognitivas, problemas de movilidad, enfermedades e, incluso, el temor que suscita la incontinencia urinaria, no es extraño que las personas mayores beban menos de lo necesario para mantenerse hidratados y estén más expuestos a un golpe de calor. También los niños son especialmente vulnerables al golpe de calor debido a que su sistema respiratorio no se ha desarrollado aún por completo, y favorece la pérdida de líquidos.

Manual de ayuda
Golpe de calor, qué hacer

En caso de golpe de calor, traslada a la persona afectada a un lugar a la sombra. Colócala en posición tumbada con la espalda recta y las piernas levantadas, para favorecer la circulación de la sangre. Humedécele el rostro con una esponja o paño húmedo, pero no le des de beber si se encuentra inconsciente porque podrías ahogarla. Si su temperatura no desciende, presenta pulsó débil y palidez o sabes que sufre de enfermedades cardíacas, llama al 112 o acude inmediatamente a urgencias.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here