Cefaleas: ¡ojo! al cambio horario

0
1066

Adaptados en 2-7 días

En todo caso, lo habitual es que los efectos del cambio horario solo duren unos pocos días. Normalmente una persona tarda una media de entre 2 a 7 días en adaptarse al nuevo horario, que es lo que necesita el cerebro para reajustar su actividad y que nuestras funciones corporales y nuestra conducta sea la adecuada en cada momento. “Nuestro cerebro tiene mecanismos para autorregularse mediante un sistema hormonal y de neurotransmisores, vinculados sobre todo a la luz, y que son los que marcan los ciclos para tener sueño, hambre, etc.”, explica el doctor Jesus Porta-Etesam. “Aunque es verdad que no todos los días del año tenemos las mismas horas de luz, habitualmente este cambio es muy gradual, lo que permite a nuestro reloj interno ajustarse sin dificultades, aunque si los cambios son más bruscos (como ocurre cuando se produce el cambio horario) la adaptación puede ser más difícil”.

Niños y ancianos tienen más dificultad para adecuarse al nuevo horario porque las estructuras cerebrales encargadas de regular el ciclo vigilia-sueño se adaptan peor a los cambios

Cefaleas: infradiagnosticadas e infratratadas

Las cefaleas suponen 1 de cada 5 consultas a un Servicio de Neurología y la mayoría de los pacientes vienen remitidos desde Atención Primaria. Además, las cefaleas generan 300 nuevas consultas al mes por millón de habitantes, lo que supone más de 14.000 nuevas consultas al mes en toda España, y solo la migraña justifica más del 50% de las consultas. “Desde el Grupo de Estudio de Cefalea de la SEN (GECSEN) hemos detectado que los pacientes llegan a nuestras consultas de cefalea sin las pruebas complementarias adecuadas, sin seguir los circuitos oportunos y no siempre en el momento más idóneo o con la urgencia o prioridad necesaria”, señala la doctora Patricia Pozo Rosich, Coordinadora del Grupo de Estudio de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología y especialista en el Hospital Vall d’Hebron de Barcelona. En el caso de la migraña, según datos de la SEN, al menos un 25% de los pacientes no han consultado nunca su dolencia con el médico y podrían existir más de un 40% de pacientes sin diagnosticar.

Pero las cefaleas no solo están infradiagnosticadas, sino también infratratadas. Según este estudio, el 72% de los pacientes que llegan nuevos a la consulta de Neurología carecen de tratamiento preventivo y el 71% nunca ha utilizado triptanes, principal tratamiento para los tipos de cefalea más frecuentes. “Por este motivo, hemos redactado unas recomendaciones que permitan establecer protocolos de derivación de pacientes con cefalea y/o neuralgias craneofaciales primarias y que puedan ser aplicadas desde los servicios de Urgencias y desde Atención Primaria. Estas indicaciones, que son de carácter general y deberán adaptarse a las características de cada centro, ayudarían a mejorar la calidad de vida de una patología tan incapacitante como es la cefalea y que en ocasiones esconde procesos no tan benignos”, afirma la doctora Pozo Rosich.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here