ALERGIA RESPIRATORIA Adelántate a los síntomas

0
1857

La subida de las temperaturas en marzo provocará síntomas intensos y prolongados en los alérgicos, sobre todo a las cupresáceas. Según los expertos, hay que acudir al alergólogo antes de que aparezcan los primeros síntomas.

Este invierno, debido al descenso de las temperaturas mínimas durante los meses de enero y febrero, 0,5 ºC por debajo de la media (7,5º C) se ha producido un retraso en la polinización de las cupresáceas, la tercera causa de alergia al polen en España, después de las gramíneas y el olivo. Sin embargo, angel moralsegún el doctor Ángel Moral, presidente del Comité de Aerobiología de la Sociedad Española de la Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), “la subida de las temperaturas en marzo, provocará el aumento de los niveles de pólenes de cupresáceas y se producirán síntomas intensos en los alérgicos a estos pólenes.

Cupresáceas y arizónicas, al alza
“Los estudios de polinosis llevados a cabo en la década de los 90 demostraban que sólo un 5% de los alérgicos a pólenes estaban sensibilizados a cupresáceas. Sin embargo, los datos actuales indican que este tipo de alergia oscila entre el 25% del total de alérgicos a pólenes en pequeñas ciudades, al 40% en grandes poblaciones, como Madrid, Barcelona o Sevilla, con mayor cantidad de parques, jardines, y urbanizaciones, suponiendo la tercera causa de alergia por pólenes, después de las gramíneas y el olivo”, según el doctor Moral. Igualmente, el descenso de las temperaturas mínimas en enero y febrero ha retrasado la habitual polinización de cipreses y arizónicas, que suele coincidir con la floración de los almendros, por lo que muchas personas achacan lo síntomas a estos. Los días de mucho viento es fácil ver las nubes de pólenes que se producen en cipreses y arizónicas”.

Los cipreses y arizónicas son unos arbustos que pertenecen a la familia de las cupresáceas y no pierden sus hojas durante el invierno. Se plantan frecuentemente en parques, jardines, colegios o como seto delimitador en viviendas de urbanizaciones. Esta última utilización es probablemente la que más ha contribuido al exponencial incremento de los pólenes de cupresáceas durante las dos últimas décadas. “Las cupresáceas han pasado de ser unos pólenes anecdóticos, a representar una causa destacada de alergia a pólenes, provocando no sólo rinitis sino también episodios de asma en las personas sensibilizadas”, apunta el experto.

Cupresáceas en el mapa
Las ciudades españolas donde se han detectado niveles más elevados de cupresáceas en los últimos años, son: Madrid, Toledo, Barcelona, Tarragona y Lérida, con niveles anuales superiores a 10.000 granos/m3. El invierno del año pasado la concentración de pólenes de arizónicas y cipreses recogida en Toledo, llegó a 30.800 granos/m3, cuando la media anual en los últimos 20 años había sido de 11.300 granos/m3.

¿Alergia o catarro?
Por la época de aparición, es fácil confundir los síntomas de la alergia a las cupresáceas con infecciones respiratorias o episodios gripales. Tal y como alerta el doctor Moral “ambas afecciones son similares en cuanto a sintomatología y por ello es muy fácil confundir un estornudo de alergia con un resfriado común propio de esta época del año”.

Los catarros duran entre 5 y 7 días y se asocian a congestión nasal y secreción densa. Suelen venir acompañados de fiebre, malestar general o dolor de garganta. Por otro lado, la sintomatología de la alergia se concreta en picor de ojos y nariz, enrojecimiento ocular y secreción nasal clara. Además, dura varias semanas y los síntomas varían en intensidad, dependiendo de la exposición alergénica.

El tratamiento es muy diferente entre ambos procesos. En el caso del catarro, se debe guardar reposo, beber líquidos y tomar paracetamol. Por el contrario, la alergia se trata con antihistamínicos, broncodilatadores y corticoides tópicos o inhalados y con inmunoterapia, como tratamiento preventivo y curativo.

La seaic recomienda

1. Ser previsor y acudir al alergólogo antes de que aparezcan los síntomas de la alergia al polen. La primavera y el verano son las estaciones con mayor concentración de polen, por lo que conviene adelantarse a este momento.

2. Llevar gafas de sol y/o mascarilla es una buena medida para proteger la conjuntiva ocular y la zona nasal.

3. Ventilar la casa tras la caída del sol, ya que en las horas centrales del día la polinización es mayor. Cinco minutos son suficientes para ventilar perfectamente una habitación.

4. Llevar las ventanillas del vehículo cerradas si se tiene que viajar.

5. De manera general hay que evitar estar mucho tiempo y hacer actividad física innecesaria en parques, jardines y zonas de arbolado, intentando permanecer el mayor tiempo posible en interiores limpios, sobre todo cuando haya mucho viento.

6. Los alérgicos a pólenes de arizónicas y cipreses deben tener cuidado si acuden a cementerios o a visitar familiares en urbanizaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here