ANA ARIAS: “La dieta mediterránea es realmente fantástica. Viajo mucho y lo que más echo de menos es la comida”

0
2470

Todos la conocemos como Paquita por su papel en la serie de TVE Cuéntame cómo pasó, y es que son ya trece las temporadas que Ana Arias lleva interpretando a la sobrina de la familia Alcántara. Además, en los últimos años ha participado en distintos cortometrajes (Maldita sea mi suerte, Donde nadie nos ve), y no ha dejado de lado el teatro donde ha representado, entre otras obras, El apagón, junto a Gabino Diego. Todo ello sin abandonar su formación, que la ha llevado a Nueva York para completar sus estudios de interpretación en la escuela del dramaturgo John Strasberg.

Tus padres, Enrique Simón y Diana Arias, también son actores, ¿siempre has querido dedicarte a la interpretación o de pequeña
te planteabas hacer otra cosa?
Nunca he tenido la más minima duda de que
iba ser actriz, ni siquiera decía “yo quiero ser
actriz”, sino “yo voy a ser actriz”. Es verdad
que hubo una etapa en la que le decía a mi
madre “igual misionera estaría bien”, me dio por ahí… Pero la verdad es que nunca me he imaginado en otro lugar que no fuera este.

Cuéntame cómo pasó inicia la decimoséptima temporada, supongo que seréis ya como una gran familia…
Sí, es así, con sus más, sus menos, con su cariño, con apoyo, con chistes… Como todas las familias.

¿Y en el plano profesional que ha supuesto para ti la serie?
La verdad es que ha sido un trampolín importante para mí, pero no solamente eso. También me ha dado la posibilidad de aprender con “grandes” y no me refiero sólo a los actores, que ya los conocéis todos, sino al maravilloso equipo técnico que tiene la serie. Lo puedes absorber todo como una esponja y aprender muchísimo: con los directores de fotografía, cámaras, documentación, guión… Ha sido y está siendo una escuela.

¿Es muy exigente trabajar en televisión? ¿Cómo es un día habitual de rodaje?
Te levantas pronto, desayunas si te da tiempo, viene el coche de producción a recogerte, te lleva al plató y empieza todo el proceso: maquillaje, peluquería, vestirte. Si tenemos tiempo hacemos una lectura antes de bajar al plató para empezar a rodar. Luego ensayar, ver matices, y ya a rodar en serio y cuando la toma es buena, hacer otra por si acaso. Después a empezar de nuevo: te cambias de ropa, vuelves a prepararte y a rodar de nuevo. Y así, a lo mejor durante 10 horas.

Tienes un hijo todavía pequeño, ¿cómo ha sido para ti la experiencia de ser de madre? ¿Has podido compaginarlo bien con tu trabajo?
Bueno, en ello estoy, estamos grabando esta entrevista mientras como, a todo correr para ir a buscar a mi niño al cole y después de salir de un curso de interpretación con John Strasberg (mi maestro de Nueva York que ha venido a España). ¡Y hoy tengo la suerte de que me de tiempo a comer! Todas las madres me entenderán: tú quedas en último lugar. Pero es algo maravilloso, te abre el corazón, yo me he hecho mejor desde que soy madre y tengo mucha más empatía con todo.

¿Qué es lo que más te ha preocupado durante estos primeros años de crianza, o eres una madre que no se alarma por nada?
Por cualquier cosa no, pero me preocupaba bastante el tema de la nutrición, el desarrollo de su cuerpo, de su cerebrito, que recibiera muchos estímulos. De ahí que él haya viajado mucho y hable inglés. Procuro, por ejemplo, que no se exceda con el azúcar, aunque es difícil porque alguien le ofrece un caramelo y tú dices “NOOO” y te miran como si le estuvieras negando el cielo (se ríe).

Supongo que darás alguna que otra vuelta por las farmacias…
Mis visitas a la farmacia son sobre todo para comprar homeopatía. Tengo una relación muy buena con mis farmacéuticos, que son majísimos y charlamos mucho, no sólo de medicina.

Tengo entendido que te gusta cocinar y que sueles cuidar lo que comes. ¿Sigues algún tipo de dieta específica?
Cuando necesito sentirme bien, ya sea emocionalmente o porque me haya pasado con los pintxos en Bilbao, que me suele pasar (risas), la dieta macrobiótica me ha venido muy bien. Me parece positivo realizar ayunos, pero claro, tiene que ser en periodos que tampoco tengas mucho trabajo. Aunque de todas formas, la dieta mediterránea es realmente fantástica; viajo mucho y lo que más echo de menos cuando estoy fuera es la comida, realmente se come muy bien aquí.

¿Haces algún tipo de deporte o ejercicio?
En estos momentos no. Antes iba a clases de spinning, también me gusta mucho el yoga, pero ahora no he encontrado tiempo o no me he sabido organizar.

Y a la belleza, ¿le prestas mucha atención?, ¿qué productos o cosméticos te resultan imprescindibles?
Una buena leche limpiadora y una buena crema hidratante para el rostro y para mi pelo, que es rizado y se descontrola fácilmente, también utilizo productos específicos. No me suelo maquillar, y normalmente me lavo el pelo y salgo a la calle, apenas empleo tiempo en peinarme, por eso un producto que deje mis rizos en su sitio me viene muy bien.

Además de Cuéntame, ¿tienes algún proyecto que te haga especial ilusión?
Pues estoy ahora en el País Vasco trabajando en la obra El síndrome de Estocolmo, que me gusta muchísimo. Un espectáculo nuevo y diferente en el que soy maestra de ceremonias y que me aporta muchas risas… y muchos pintxos (se ríe).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here