BÁRBARA LENNIE: “Mi farmacia es mi padre. Es médico y tengo mucha confianza en él”

0
2345

Bárbara Lennie ha sido, entre otras, la reina Juana de Avis en la serie Isabel, la presa Dionisia en la película Trece Rosas, la inspectora de policía Leo en la serie Cuenta Atrás o Andrea en Todas las canciones hablan de mí. Podríamos decir que el punto en común de estas mujeres que ha interpretado la actriz es que todas ellas tienen el carácter y la fuerza necesarios para enfrentarse a todo tipo de adversidades.

Ahora, además, Bárbara es Celimena, la reina del mambo de la que se enamora el protagonista de El Misántropo de Moliére en la adaptación de Miguel del Arco, que se estrena en abril en el Teatro Español. Pero Bárbara Lennie tiene preparadas más sorpresas este 2014: tres estrenos de cine, un proyecto en televisión y un par de rodajes pendientes. Para ser una actriz que sólo tiene 30 años parece que esta española de familia argentina es como sus personajes: una mujer con fuerza y carácter lista para interpretar cualquier papel que se le ponga por delante.

Televisivamente hablando comenzaste a ser más popular interpretando a la inspectora de policía Leo en Cuenta atrás junto al cantante y actor Dani Martín, Álex González y Teresa Hurtado, ¿qué recuerdos tienes de esa serie?
Fue mi primera experiencia en la televisión, que era un medio que no conocía y me parecía inquietante, pero fue genial, más que nada porque tuve la suerte de conocer a Dani, Álex y Teresa, que sigue siendo muy amiga mía. Hicimos un buen equipo y fueron 2 años de trabajar muchas horas muy intensamente en todas las condiciones climatológicas del mundo. A mí me sirvió para comenzar a entender que en este trabajo hay que ser efectivo, resolver y ponerlo todo lo fácil que se pueda. En televisión hay una enorme maquinaria y tú sólo eres una parte más de esa maquinaria que tiene que salir adelante. Fue el primer paso para después el resto de experiencias que he tenido en la televisión poder afrontarlas con otra tranquilidad.

En la serie de TVE Isabel interpretabas a Juana de Avis, una reina con un carácter pasional, dura, pero en el fondo una superviviente, ¿cómo fue tu experiencia?
La propuesta en sí fue otra primera vez para mí, Isabel ha sido otra manera de trabajar en la televisión y plantear un trabajo creativo de grupo, es una serie conducida por un director, que es quien dirige el barco, que quiere contar una historia y la hace comprender a todos los actores. Al ser una serie histórica implica que tú como actor no hablas como cotidianamente y fue muy estimulante. Sentía que era una joya el papel, era una mezcla de mujer dura, implacable, madre coraje, seductora, sufrida, tenía muchos vértices… Aparte era la primera vez que hacía de una madre y la primera vez que me metía en ese mundo de época, tan alejado de los códigos que manejamos, todo éso fue muy interesante. Es un personaje que me sigue acompañando para bien, mucha gente me lo ha comentado. Me ha dado muchas cosas y tengo muchas ganas de poder repetir con el equipo con la productora.

Protagonizaste Todas las canciones hablan de mí, de Jonás Trueba ¿qué canciones te evocan el amor y cuáles al desamor?
¡Hay tantas! Hay una cantante “brasilera”, joven, que se llama Dom La Nena y su música me evoca cosas que tienen que ver con el amor. A mí hay canciones que puedo escuchar en un momento y me resultan luminosas y luego al final de la tarde todo lo contrario. La película intenta hablar de lo variable que puede ser nuestro corazón. Hay una canción de la banda sonora de la película, “Crujidos” de Nacho Vegas, que a veces me evoca momentos divertidos, de celebración y otras veces me resulta desasosegante.

Eres una de las protagonistas de la obra teatral El Misántropo de Moliére, en una adaptación de Miguel del Arco, que se estrena en Madrid a finales de abril en el Teatro Español de Madrid, ¿cómo es tu personaje?
Interpreto a Celimena, que es la mujer de de quien está profundamente enamorado el protagonista, Alcestes. En la adaptación del director, ella es el alma de la fiesta, es la reina del mambo. Es la mano derecha del jefe supremo, una mujer que maneja poder, que puede ser divertida y peligrosa, tu mejor amiga o tu peor enemiga depende de cómo te la tomes. Es tremendamente seductora y hace un esfuerzo enorme por estar en la sociedad de la forma en la que cree que debe estar para conseguir el poder. El personaje también tiene muchas dudas y grietas. Yo he tenido cerca a mujeres parecidas en el mundo de la empresa, del marketing, de los medios de comunicación o de lo artístico y en el mundo actual ese debate está muy abierto ahora mismo, esa ambivalencia de las mujeres y esas contradicciones.

¿Qué haces para cuidarte?
Tengo un entrenador personal, trabajo con él entre semana practicando Pilates y otro tipo de entrenamientos. Con la obra de El Misántropo he perdido la voz dos veces, que es lo peor que te puede pasar y me he ido a un montón de farmacias en busca de todo tipo de remedios, pero al final siempre se te pasa descansando. Mi padre es médico y siempre acudo a él, ¡le tengo un poco frito! (Se ríe). Tengo esa suerte porque él me da mucha confianza, mi “farmacia” es mi padre.

Has participado en series de “época” como “Águila Roja”, o “Amar en tiempos revueltos”, y en la película de Emilio Martínez Lázaro, “Trece Rosas” interpretabas a Dionisia, una mujer que vivía en primera persona las consecuencias de la guerra civil española, ¿con qué época histórica has aprendido más?
Mi papel en Trece Rosas, tal vez por ser la historia más reciente de España, me resultó muy interesante. Pude conocer de cerca a supervivientes de esa guerra, a antiguas presas de la cárcel de Ventas, ví películas que no conocía, leí muchos libros, fue un trabajo de documentación muy interesante.

¿Qué proyectos tienes a la vista?
Estoy pendiente del estreno una película de la que estoy muy orgullosa porque me parece maravillosa, del director Carlos Vermut, Magical Girl me apetece muchísimo, es su segundo largometraje, y es uno de mis proyectos favoritos dentro del cine más “underground”. También a finales de este verano se estrenará El Niño de Daniel Monzón en el que tengo una personaje genial y trabajo con Luis Tosar, que es un actor maravilloso y Estrella fugaz de Luis Miñarro. Además de estar actuando en El Misántropo, continúo en teatro con “La función por hacer”, tengo dos proyectos de largometrajes para el verano que están por cerrarse y un proyecto en la televisión ¡pero aún no puedo contar nada! Es un privilegio después de una temporada en el teatro volver al cine, así que estoy encantada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here