“BOTELLÓN ELECTRÓNICO”. Borrachos de tecnología

0
1306

“La  exposición prolongada de los niños a las pantallas puede provocar efectos dañinos tan similares a los causados por el consumo excesivo de alcohol”. Son palabras pronunciados por Paulino Castells, acuñador del término “botellón electrónico”, y que esconde una realidad que la mayoría de los padres no se atreven a mirar de frente


Uso y abuso, ¿dónde está el límite?


El uso y abuso de las pantallas por nuestros menores, ¿responde a una ausencia de control por parte de los padres o, sencillamente, a la ausencia de los padres?
En los últimos años, las consecuencias negativas producidas por el uso abusivo de televisión, videojuegos o, en el caso más incipiente de Internet, han llevado a muchos autores a determinar la existencia de un desorden de adicción similar a los problemas que aparecen con otras conductas adictivas como son el juego, el trabajo, etc. Obedeciendo a la preocupación que despierta en el sector, recientemente se ha abordado este tema en el coloquio Trastornos psicosociales de nuestros escolares, celebrado en la Real Academia de Medicina de Cataluña conducido por el especialista en psiquiatría, pediatría y neurología Paulino Castells, quien ha alertado a aquellos que son padres y a la sociedad de manera general de la existencia de este nuevo fenómeno que supone el “botellón electrónico”.

¿Cuál es el origen?
Según los expertos, ciñéndonos al ámbito familiar y más concretamente a “los menores de la casa” se podría  determinar que el origen del abuso de las pantallas y, más concretamente, del abuso de Internet  nace mayoritariamente de dos situaciones diferentes;

1.  La falta de control de los padres: el clima familiar, la comunicación y el control son factores claves en la progresiva modulación del carácter del niño. La velocidad con la que las nuevas tecnologías han entrado en los hogares ha supuesto una dificultad de adaptación para todos los miembros de la familia, son muchos los dispositivos que se encuentran al alcance de los menores (televisión, videoconsolas, ordenadores) y es prácticamente inexistente la vigilancia que los adultos ejercen sobre el uso de éstos por sus hijos. Ello se debe, entre otros muchos aspectos, a la comodidad que supone las horas de discernimiento que pasan los niños frente a la pantalla “sin molestar”; a la creencia errónea de que los peligros sólo se encuentran fuera de casa; y a la falta de conocimientos por parte de los padres para manejar aplicaciones, por su escasa preparación en lo concerniente “al mundo de las nuevas tecnologías”,  suponiendo un obstáculo a la interrelación con los hijos en este ámbito.

2.  Ausencia de los padres o los también llamados “padres invisibles”: la incorporación de la mujer al mundo laboral  ha supuesto un gran avance, pero como todo en la vida tiene sus consecuencias adversas, o mejor dicho, sus contraindicaciones, entre ellas la falta de tiempo es el handicap más sobresaliente. Ya no sólo está ausente el padre sino también la madre, lo  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosque supone en muchos de los casos amplias franjas horarias en las que el niño se autotutela, utilizando su tiempo de la manera que le es mas placentera, siendo esta normalmente el uso de los juguetes de esta era tecnología.

¿Enganchados a Internet?

“Las adicciones no se limitan exclusivamente a las conductas ocasionadas por sustancias químicas como los estimulantes, nicotina o alcohol”. Así lo ha expresado Enrique Echeburúa,  Catedrático de Psicología de la Universidad del País Vasco, quien asegura que existen hábitos de conducta aparentemente inofensivos que pueden convertirse en adictivos y afectar de forma significativa a la vida de la persona”. Aunque esta nueva adicción existe aunque no figura en el DSM-IV (el manual más utilizado en el mundo para el diagnóstico de desórdenes mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría), podría afirmarse que es un problema creciente en la última década. Aunque su estudio es aún escaso, el interés científico por el tema es cada día mayor, tan es así que este año ha abierto sus puertas en Seattle (Washington) un centro de desintoxicación de estas nuevas adicciones relacionadas con la tecnología, el centro “ReSTART” y no es el único en el mundo, cada vez proliferan más centros donde hacen resurgir conductas reales como la comunicación directa con otras personas o el contacto con la naturaleza.

Cómo detectar un uso enfermizo de Internet
¿Su hijo…
•    …Al llegar a casa lo primero que hace es encender el ordenador?
•    …Pasa mucho tiempo conectado?
•   …Muestra enfado o agresividad si se le cierra una página Web o bien si se  le apaga el ordenador?
•   …Se muestra aburrido o irritable en aquellos sitios donde no hay conexión?

La salud de mi hijo, ¿está en peligro?

En cuanto a las consecuencias físicas, el mayor impacto lo sufre la visión. Son muchas las horas que pasan frente a las pantallas y todo abuso trae sus consecuencias apareciendo, en este caso, fatiga o cansancio visual, dolores de cabeza y molestias oculares.  Psicológicamente hablando, las consecuencias son mayores y más abstractas, en sí el uso desmesurado de Internet provoca según los expertos aislamiento del niño, posible inadaptación social al llegar a la vida adulta, altibajos emocionales y desmotivación por todo aquello que no guarde relación con su adicción.

¡Rescátalo de la red!
No existe una solución universal. Internet es una ventana al mundo y no se trata de cerrársela a los menores de la casa, tampoco podemos pretender que abandonen las videoconsolas y resurjan los juegos tradicionales. La realidad impera y hay que evolucionar con ella. Ante todo es primordial una mayor dedicación, como apuntábamos en el comienzo, el control es indispensable, saber cuántas horas dedica tu hijo a cada actividad es conocerlo y conocerlo es ayudarlo.

Y si quieres ayuda profesional, entra en protegeles.com o llama al 917 400 019
Protégeles es una organización integrada por profesionales pertenecientes a distintos campos: expertos en seguridad infantil, técnicos en informática, pedagogos, etc., que te ayudarán en la difícil tarea de orientar a tus hijos sobre el buen uso de la red. Entre otros servicios, a través de su línea de denuncia, podrás solicitar la eliminación de cualquier tipo de web que contenga contenidos inadecuados de los descritos en el portal. Además, entre sus objetivos está facilitar a la Policía y a la Guardia Civil en mayor número de informaciones verificables, que permitan la eliminación de páginas de pornografía infantil en internet, así como la localización de sus autores.

ALGUNOS CONSEJOS:
? Algo fundamental: pregunta a tu hijo qué ha hecho durante el día. Su respuesta puede serte útil.
? Suple las horas restadas a la pantalla con otras actividades acordes con sus intereses.
? Existen sistemas operativos que ofrecen herramientas para aplicar ciertos filtros y medidas de seguridad para los menores, se denominan “medidas de control parental” con ellas podrás limitar el control horario en la sesión del niño.
? Crea un entorno adecuado para no dañar la visión de tu hijo: aleja el monitor a una distancia prudencial y mantén iluminada la habitación.