Esclerosis múltiple: buenas expectativas

0
1198

Precisamente por ser la enfermedad que más discapacidad causa entre los pacientes jóvenes, la Esclerosis Múltiple se ha convertido en punta de lanza de numerosos estudios e investigaciones que han permitido modificar la historia natural de la enfermedad y ampliar y mejorar el arsenal terapéutico disponible en la actualidad.

Actualmente, la esclerosis múltiple (EM) afecta al menos a 40.000 personas en España, cifra que, según los estudios epidemiológicos, experimentará un aumento progresivo del número de casos en los próximos años. Según explica el doctor Óscar Fernández Fernández, director del Instituto de Neurociencias Clínicas y jefe de Servicio de Neurología del Hospital Universitario Carlos Haya de Málaga, es más frecuente en mujeres (dos veces más propensas que los varones) y comienza hacia los 30 años en la mayoría de los casos, aunque hay casos de niños y personas mayores afectadas. Diagnosticada principalmente en adultos jóvenes de raza blanca (esta raza tiene el doble de posibilidades que otras razas de desarrollar este trastorno), los síntomas empiezan a aparecer entre los 20 y los 40 años. Además, se sabe que los familiares de primer grado de un paciente tienen más probabilidades que la población general de desarrollarla. De hecho, distintas investigaciones sugieren un componente genético, aunque no se ha detectado ninguna alteración, ni mutación específicas.

Una enfermedad autoinmune
Aunque se desconoce la causa, se sabe que es una enfermedad del sistema inmune en la que por error, nuestro sistema inmunológico ataca, mediante un proceso inflamatorio, a una estructura del sistema nervioso central, la mielina (un material que envuelve y protege las fibras nerviosas, y que está compuesto por proteínas y grasas y facilita la conducción de los impulsos eléctricos entre las fibras nerviosas.), que envuelve las fibras nerviosas, provocando su destrucción  y con ello la aparición de los síntomas.
En la EM la mielina se pierde en múltiples áreas dejando en ocasiones, cicatrices en el sistema nervioso. Estas áreas lesionadas se conocen también con el nombre de placas de desmielinización. La mielina no solamente protege las fibras nerviosas, sino que también facilita su función. Si la mielina se destruye o se lesiona, la habilidad de los nervios para conducir impulsos eléctricos, desde y al cerebro, se interrumpe y este hecho produce la aparición de síntomas. Afortunadamente la lesión de la mielina es reversible en muchas ocasiones.

Inflamación, desmielinización y neurodegeneración
La esclerosis múltiple se manifiesta de forma diversa induciendo síntomas muy diferentes, como visión borrosa, hormigueos en extremidades, torpeza en la mano y pérdida de fuerza, entre otras. La EM es una enfermedad crónica del sistema nervioso central que se caracteriza  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentospor inflamación, desmielinización  y neurodegeneración. Los síntomas que provocan todos estos procesos son muy variables, dependiendo de la localización de las lesiones a lo largo del sistema nervioso central, siendo característicos la pérdida de visión, visión doble, pérdida de fuerza o sensibilidad, alteración de la marcha, alteraciones esfinterianas y sexuales.

Cuadro de síntomas
FATIGA    Suele ser un tipo de fatiga general y debilitante que no se puede prever y/ o es excesiva con respecto a la actividad
TRASTORNOS VISUALES    Visión borrosa , visión doble, neuritis óptica, movimientos oculares rápidos o involuntarios e incluso pérdida total de visión (síntoma infrecuente).
PROBLEMAS DE EQUILIBRIO Y COORDINACIÓN    Pérdida de equilibrio, temblores, ataxia (inestabilidad al caminar), vértigos y mareos, torpeza en una de las extremidades, falta de coordinación, debilidad, que puede afectar, en particular, a las piernas y el caminar.
ESPASTICIDAD    contracciones involuntarias y rigidez.
ALTERACIONES DE LA SENSIBILIDAD    cosquilleo, entumecimiento (parestesia), o sensación de quemazón en zonas corporales, dolor muscular y otros dolores asociados con la EM, como dolor facial, sensibilidad al calor (ante un  incremento de la temperatura, se produce un empeoramiento pasajero de los síntomas).
TRASTORNO DEL HABLA    habla lenta, palabras arrastradas, cambios en el ritmo del habla.
PROBLEMAS DE VEJIGA E INTESTINALES    Micciones frecuentes y/ o urgentes,  vaciamiento incompleto o en momentos inadecuados, estreñimiento y falta de control de esfínteres (poco frecuentes.
PROBLEMAS DE SEXUALIDAD    Impotencia, disminución de la excitación y pérdida de sensaciones.
TRASTORNOS COGNITIVOS Y EMOCIONALES    problemas de memoria a corto plazo, trastornos de la concentración, discernimiento y/ o razonamiento.

Curso en brotes
Según el doctor Fernández, es la enfermedad que más frecuentemente causa discapacidad en pacientes jóvenes, presentando hasta el 50% de los pacientes dificultades en la marcha al cabo de unos 15 años.

Aunque la mayoría de los pacientes (90%) presenta un curso en brotes, por lo que se asume que cuantos menos episodios neurológicos tenga el paciente menos secuelas de tipo neurológico presentará. Por eso, apunta la doctora Celia Oreja-Guevara, Coordinadora del Grupo de Enfermedades Desmielinizantes de la Sociedad Española de Neurología (SEN), ”es muy importante realizar el diagnóstico precoz, para así poder empezar lo antes posible con fármacos capaces de cambiar el curso y la evolución de la enfermedad”; a su juicio, “el diagnóstico y tratamiento precoz es esencial para evitar la pérdida de tejido nervioso”. El 5-10% restante cursan con una evolución progresiva.

Diagnósticos más precoces, tratamientos más efectivos
Hasta el momento no se ha descubierto una cura para la Esclerosis Múltiple, sin embargo, con los nuevos tratamientos se ha modificado la historia natural de la enfermedad y cada vez se dispone de un mejor arsenal terapéutico. El objetivo de estas terapias es retardar el progreso de la enfermedad, controlar los síntomas y mantener una calidad de vida normal.
Precisamente para concienciar a la sociedad de la importancia del tratamiento en fases tempranas de la enfermedad y a lo largo de toda la vida del paciente, recientemente se ha celebrado el III Seminario para medios de comunicación Evolución en el diagnóstico y tratamiento de la esclerosis múltiple, organizado por Biogen Idec, en el que se han revisado los progresos alcanzados en el diagnóstico precoz de la enfermedad, así como en los tratamientos de elección.

Aparte de los avances terapéuticos, también en los últimos años se han multiplicado los esfuerzos para poner a disposición de los médicos pruebas diagnósticas más efectivas y anticipatorias. La resonancia magnética (RM) de mayor resolución, la punción lumbar y los potenciales evocados son algunas de las pruebas de elección, aunque “últimamente se está empezando también a usar la tomografía de coherencia óptica (OCT)”, informa la doctora Oreja-Guevara. “Con todas estas pruebas diagnósticas es posible hoy en día hacer un diagnóstico precoz de la enfermedad, que permite un tratamiento más temprano y que mejora el pronóstico y la evolución de la enfermedad así como la calidad de vida del paciente”, afirma la experta.

•    La resonancia magnética es la técnica de imagen más sensible para diagnosticar la EM, siendo capaz de detectar lesiones desmielinizantes. Aunque habitualmente se usan aparatos de 1.5 Teslas, ya han empezado a surgir dispositivos de resonancia magnética con una resolución mayor (3.0 Teslas), que permiten determinar mejor las lesiones desmielinizantes.
•    La punción lumbar es la prueba diagnóstica que complementa los resultados de la resonancia magnética. Además, se pueden realizar los potenciales evocados, que miden el tiempo que tarda el cerebro en recibir e interpretar determinados mensajes.
•    Por su parte, la tomografía de coherencia óptica (OCT), es una prueba oftalmológica que se está empezando a usar para el diagnóstico de las neuritis ópticas y que, a juicio de la doctora Celia Oreja-Guevara, “probablemente servirá para determinar el pronóstico y evolución de la enfermedad”; en concreto, mide el espesor de  la capa de las fibras nerviosas de la retina que están en conexión con el nervio óptico, siendo “una técnica muy prometedora, no invasiva e indolora y de corta duración”, añade esta experta.

Arsenal terapéutico: más y mejores fármacos
También en el ámbito terapéutico los avances registrados en los últimos años han sido sobresalientes. Actualmente, se distinguen varias líneas terapéuticas. Como resalta el doctor Óscar Fernández Fernández, “si vamos desde las terapias mejor conocidas y menos tóxicas hacia las terapias menos conocidas y más tóxicas, podemos clasificarlas en cuatro líneas”. En la primera están los inmunomoduladores; en la segunda línea se encuentran los inmunosupresores; en la tercera línea se localiza la terapia combinada y el trasplante autólogo de médula ósea; y por último, en la cuarta línea se sitúan las terapias menos desarrolladas, como la neuroprotección y la terapia con células madre (con una eficacia y toxicidad aún por determinar).

Entre estos crecientes recursos terapéuticos, el doctor Óscar Fernández subraya las evidencias acumuladas en los últimos años con un anticuerpo monoclonal “que impide el paso de las células autoagresivas al sistema nervioso central, lo que se traduce en una reducción superior al 90% de la aparición de lesiones en el cerebro y un 70% de los brotes clínicos, con una reducción superior al 40% de la progresión de la discapacidad, siendo el fármaco más eficaz disponible en este momento para hacer frente a la EM”. Gracias a la aplicación de este anticuerpo monoclonal los linfocitos no son capaces de atravesar el Sistema Nervioso Central y por lo tanto, no se puede producir el fenómeno inflamatorio.

Te ayudará…
1.    La fisioterapia, logopedia, terapia ocupacional y grupos de apoyo pueden contribuir a una mejora de la enfermedad.
2.    Los dispositivos asistenciales, como sillas de ruedas, montacamas, sillas para baños, caminadores y barras en las paredes.
3.    Un programa de ejercicio planificado a comienzos del trastorno.
4.    Un estilo de vida saludable, con una buena nutrición y suficiente descanso y relajación.
5.    Evitar la fatiga, el estrés y las temperaturas extremas.
6.    Aunque hasta el momento no se dispone de evidencia científica suficiente para afirmar que existe una relación directa entre la comida y el desarrollo o evolución de esta patología, según explica Xavier Montalbán, director clínico de Neurociencias del Hospital Valle de Hebrón, de Barcelona, y director del Centro de Esclerosis Múltiple de Cataluña (CEM-Cat), la mayoría de recomendaciones dietéticas para estos pacientes se centran en la preferencia por los alimentos ricos en ácidos grasos esenciales y por evitar las grasas de origen animal.
7.    Los resultados de los estudios publicados en el último número de The Lancet Neurology y realizados por un equipo de la Universidad de Harvard respaldan un efecto protector de la vitamina D, pero hay incertidumbres respecto a cómo se ejerce esa protección, el influjo de las variaciones genéticas y cómo incide la vitamina D en la progresión de la esclerosis.