Expertos piden un calendario de vacunación para el adulto dentro del Sistema Nacional de Salud

0
1257

La infancia, las personas mayores y los adultos pertenecientes a los colectivos de riesgo requieren de una correcta protección frente a enfermedades infecciosas prevenibles ya que, por diferentes causas, sus sistemas inmunitarios son más débiles. Por ello, y en ausencia de robustas políticas y calendarios sistemáticos de vacunación dirigidos al adulto y al paciente crónico, la Alianza General de Pacientes (AGP) constituyó en 2015 el Grupo de Trabajo de Vacunas, quien ha emitido su valoración y recomendaciones al respecto a través de su primer informe: ‘Vacunación en el Adulto y el Paciente Crónico’.

Los expertos reunidos recomiendan definir un calendario de vacunación del adulto en el seno del Consejo Interterritorial y acordado entre el Ministerio de Sanidad, Servicios, Sociales e Igualdad y las comunidades autónomas con el objeto de evitar inequidades. De esta manera, confían en lograr las altas coberturas de vacunación y los excelentes resultados en salud que se obtienen con el calendario infantil y juvenil.

Primer reto: modelo sanitario más eficiente
El Grupo de Trabajo señala cómo el envejecimiento de la población española (17,3% de las personas tienen más de 65 años) ha modificado el abordaje terapéutico desarrollado en las consultas. En la actualidad la pluripatología, la comorbilidad y la limitación de las funciones básicas se han convertido en una prioridad.

Asimismo, alerta de cómo el envejecimiento y la cronicidad ponen en riesgo el actual modelo del Sistema Nacional de Salud. “Con el ánimo de evitar las posibles consecuencias, y contribuir a la sostenibilidad del sistema sanitario, es oportuno fomentar el desarrollo de políticas preventivas que preserven la salud y favorezcan el envejecimiento activo y saludable. De esta forma, lograremos ahorrar costes sanitarios y farmacológicos derivados del manejo de la enfermedad, así como mejorar la calidad de vida de personas en edades avanzadas –mayores de 50 años- y grupos prioritarios, entre los que destacan los pacientes crónicos, pluripatológicos o polimedicados”, señaló Antonio Bernal, Presidente de la Alianza General de Pacientes (AGP), durante la rueda de prensa de presentación del documento.

Segundo reto: mayor inversión en vacunas
Los expertos reunidos apuntan a las vacunas como la herramienta preventiva más útil y coste-efectiva, al ser la intervención en salud pública que ahorra más recursos y costes al Sistema Nacional de Salud. Por ello, el Grupo de Trabajo de la AGP reivindica el incremento de la inversión destinada a las vacunas, la cual consideran deficitaria. Animan a los decisores sanitarios a incrementar el presupuesto destinado a los programas de vacunación (que actualmente representa el 1% del gasto farmacéutico) puesto que las estrategias preventivas ofrecen resultados superiores que las terapéuticas. Asimismo, en el documento se refleja cómo con la crisis económica se han reducido las estrategias dirigidas a la prevención. Esto ha hecho que no se incorporen nuevas vacunas en el SNS.

Por todo ello, y de forma unánime “consideramos que la inversión en programas y estrategias de vacunación en el adulto y el paciente crónico deberían ser una prioridad”, comentó el Presidente de la AGP, quien añadió que “la salud repercute directamente en el desarrollo de un país”.

Vacunas recomendadas para el adulto
En base a la evidencia científica y a las recomendaciones dictadas por las principales Sociedades Científicas, el Grupo de Trabajo de Vacunas de la AGP aboga por el desarrollo de un calendario sistemático del adulto que proteja frente a las principales enfermedades infecciosas como son la gripe, neumococo, difteria, tétanos y tosferina, y herpes zóster.

El Dr. Primitivo Ramos, Secretario General de la SEGG, aseguró, en rueda de prensa, que “se debe vacunar a la población a lo largo de todas las etapas de su vida y no solo en la niñez o en circunstancias especiales -como viajes-. Es necesario que el sistema sanitario establezca un adecuado calendario de vacunación dirigido al adulto y a los pacientes crónicos, y facilite la información adecuada para concienciar sobre los beneficios de la prevención”.

Para el Grupo de Trabajo de la AGP la prevención de enfermedades infecciosas prevenibles es un derecho básico que debe estar financiado por el Estado.

Paciente crónico y prevención
En este sentido, “sería oportuno definir un perfil de paciente crónico sobre el que se priorizase el calendario sistemático de vacunación teniendo en cuenta la debilidad de su sistema inmune y el impacto negativo de la enfermedad sobre su patología base”, resaltó la Dra. Esther Redondo, Coordinadora Nacional del Grupo de Trabajo de Actividades Preventivas de SEMERGEN y miembro del grupo de vacunas SEGG, en el contexto de la presentación del documento.

Diferentes estudios han demostrado la mayor efectividad de las estrategias de prevención frente al neumococo o el herpes zóster en pacientes con comorbilidades adquiridas como la diabetes mellitus, la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) y/o la enfermedad cardiovascular. “En base a la evidencia clínica y los protocolos/guías de actuación clínica, es nuestra responsabilidad informar y proteger correctamente al paciente en beneficio de su salud y calidad de vida”, incidió la Dra. Redondo.

Para la Dra. Redondo, el éxito de las campaña de prevención en el adulto pasaría, entre otras cuestiones, por “contar con programas de vacunación específicos para este tipo de pacientes que favorezcan la identificación y el seguimiento del paciente, acompañado de un papel activo por parte de los profesionales sanitarios en la fase de captación de la población a la que van dirigidas las campañas de vacunación”.

En los últimos años se ha producido en España un descenso de la tasa de cobertura vacunal frente a la gripe, situándose por debajo del 75% (cifra considerada óptima por la OMS). Para evitar esta relajación “se debe apostar por campañas de información que conciencien sobre la importancia y beneficios de la vacunación en el adulto. Estas campañas deben ser puestas en marcha y contar con el compromiso de la administración sanitaria, los médicos de atención primaria y los pacientes”, proponen los miembros del Grupo de Trabajo de la AGP.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here