El farmacéutico tiene un papel clave en la lucha contra la hipertensión

0
2421

Según la Organización Mundial de la Salud alrededor de 1.500 millones de personas en todo el mundo padecen hipertensión. La hipertensión incontrolada es un factor fundamental y determinante del empeoramiento de la salud y de la calidad de vida. El Día Mundial de la Hipertensión Arterial que se celebra hoy 17 de mayo, trata de poner de manifiesto la importancia de controlar este factor de riesgo cardiovascular.

Uno de los principales obstáculos en el tratamiento de la hipertensión arterial es su naturaleza asintomática. La lucha contra la hipertensión debe convertirse en un elemento fundamental dentro de las políticas sanitarias y el farmacéutico tiene un papel relevante en esta lucha, junto al resto de equipo sanitario, tanto en la detección de la hipertensión arterial, como en la adherencia al tratamiento, la reducción de los factores de riesgo y la mejora de la calidad de vida de estos pacientes.

Plan Estratégico de Atención Farmacéutica

Consciente de la importante labor del farmacéutico en la hipertensión, el Consejo General de Colegios Farmacéuticos puso en marcha, junto con la Sociedad Española de Hipertensión- Liga Española para la lucha contra la hipertensión arterial, la cuarta Acción del Plan Estratégico de Atención Farmacéutica, en la que participaron 7.750 farmacéutico.

Esta acción arrojó interesantes conclusiones que sugerían la necesidad de incrementar la información de los agentes sanitarios a los pacientes hipertensos. Especialmente dada la elevada frecuencia de coexistencia de factores de riesgo cardiovascular como el tabaquismo, la hipercolesterolemia, la diabetes o la obesidad.

Hábitos de vida

Para ayudar a controlar la presión arterial y los factores de riesgo, los farmacéuticos proporcionan a los pacientes una serie de consejos sanitarios, prácticas cotidianas que constituyen el estilo habitual de vida del paciente:

  1. Controla tu peso: el sobrepeso y la hipertensión arterial suelen ir unidos. No consumsa alimentos con elevado aporte de calorías y come mucha fruta fresca, ensaladas y verduras.
  2. Evita el consumo de alcohol: el alcohol aumenta la presión arterial y aporta una cantidad elevada de calorías que pueden favorecer el aumento de peso, que también es un importante factor de riesgo cardiovascular.
  3. No abuses del café, del té o de otras bebidas estimulantes: todas estas bebidas aumentan la presión arterial.
  4. Reduce el consumo de sal: puedes buscar alternativas para dar sabor a los alimentos, como el limón, especias u otras alternativas culinarias (si no emplea sal al cocinar puede utilizar un poco en la mesa).
  5. No fumes: fumar es un hábito nocivo que dificulta el control de las cifras de presión arterial y constituye un factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares, añadido al de la hipertensión arterial.
  6. Haz ejercicio físico de forma moderada con regularidad: elige un programa de ejercicio físico sencillo, que puedas mantener, y hazlo regularmente. Por ejemplo, caminar durante 15 ó 20 minutos al día o una hora durante al menos 3 días a la semana es muy beneficioso.
  7. Procura mantenerte tranquilo y reduce tu estrés: las preocupaciones y el estrés pueden favorecer la hipertensión arterial.
  8. Conoce tus cifras de presión arterial: mide tus cifras de presión arterial de forma regular y conoce los valores que debe tener para estar controlado.
  9. Cumple con el tratamiento antihipertensivo: aunque tus cifras de presión arterial mejoren tras unas semanas de tratamiento, no debes abandonar los fármacos antihipertensivos. Recuerda que la hipertensión arterial es una enfermedad crónica que requiere un tratamiento continuado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here