GRIPE A. Lo que hay que saber

0
560


Cada día, nuevos datos, nuevas cifras… y algún sobresalto. Desde que se detectara el primer caso de la gripe A en abril de este año, la inquietud ante lo que ya se ha convertido en una pandemia ha ido en aumento. Expertos y autoridades instan a la calma y reiteran que el conocimiento del virus y seguir las pautas de prevención del contagio son la fórmula para blindarse frente a sus consecuencias.

Dos mil millones de personas. Esta es la cifra aproximada de afectados por la gripe A en todo el mundo que baraja la OMS para cuando finalice la pandemia. Sin embargo, los expertos coinciden en hacer un llamamiento a la calma: “La gripe A, a pesar de las alarmas que ha generado, está teniendo un comportamiento benigno; la gran mayoría de los casos son leves y los síntomas no suelen durar más de 3 o 4 días”, señala la doctora Paloma Casado, vicepresidenta de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen).


Conociendo al  H1N1


La gripe A está producida por el virus H1N1 que, al igual que ocurre con el de la gripe estacional, se transmite entre humanos. Este virus se puede contagiar por pequeñas gotitas que se expulsan al toser o estornudar y puede permanecer vivo sobre cualquier superficie (bolígrafos, vasos, toallas, pomos y manijas de las puertas ….) durante varias horas; además,  se caracteriza por su elevada capacidad de contagio: basta con estar en contacto con muy poca cantidad del H1N1 para contraer la enfermedad.

Una de las peculiaridades de este virus –que es una de las cuestiones que más preocupa a los expertos- es que los jóvenes son especialmente vulnerables a él (ya que las personas de más edad puede haber desarrollado algún tipo de inmunidad al haber padecido a lo largo de su  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosvida otras gripes producidas por cepas preliminares). Aunque en algunos casos el virus en estos pacientes cursa con neumonía y dificultades respiratorias, el hecho de que este grupo de población sea más vulnerable no significa que por ello tengan peor pronóstico. De hecho, en la mayoría de los casos la enfermedad les afecta de forma leve.


Atención a estos síntomas


Una de las “trabas” con las que se encuentra el diagnóstico de la gripe A es la similitud de sus síntomas con los característicos de la gripe común. La pauta que permite diferenciar una de otra es el hecho de que la gripe A cursa con una fiebre más alta, por encima de los 38º, que sube más rápidamente. Los expertos también apuntan a que en la mayoría de los casos de gripe A el malestar es prácticamente inmediato (el paciente es capaz de definir el momento exacto en el que empezó a sentirse mal). Así mismo, el cuadro es más corto que en la gripe común y cursa de forma más leve. Otros síntomas son un dolor de cabeza y muscular intenso, ardor de ojos, escalofríos y  -aquí también se diferencia de la gripe común- la no presencia de congestión nasal.


¿Podemos “preparar” a nuestros organismo?

Tal y como explica el Dr. José Luis Cañada, coordinador del Grupo de la Infección de Semergen, “La única forma de inmunizarse frente a la gripe es, o bien pasar la enfermedad o a través de la vacunación, siendo esta última inmunización menos efectiva que la natural”. A la espera de que se definan los grupos de población en los que se va a aplicar la tan traída y llevada vacuna frente a este virus, la cuestión es saber si es posible tomar alguna otra medida que aumente nuestra protección  –o, más aún, nos “blinde”- frente a la gripe A.

“De momento, no hay ningún estudio científico que haya demostrado que determinados alimentos o suplementos vitamínicos sirvan para mejorar la inmunidad humana, pero sí es cierto que seguir una dieta equilibrada, con el suficiente aporte de frutas y hortalizas y una buena hidratación nos ayudará a mantener un mejor nivel de defensas”, explica la doctora Paloma Casado. Estos son  algunos de los hábitos que redundan en un funcionamiento óptimo de nuestro sistema inmune:
-El menú “anti-infecciones”. Hay ciertos alimentos que ejercen un efecto beneficioso en la inmunidad: cereales integrales, fruta, marisco y verduras. También es importante incluir alimentos ricos en alicina, un potentísimo antioxidante (sustancias que ayudan a combatir las infecciones) que se encuentra en muchos vegetales de color blanco: cebolla, ajo, puerros o cebollino. Nutrientes como el selenio, presente en los huevos, las legumbres, la carne, las legumbres y el pescado; y el zinc, que se encuentra en el hígado, el queso curado, los mariscos, las legumbres, los frutos secos y los huevos, también deben estar presentes en la dieta “inmunoestimulante”.
-Otra razón para dejar de fumar. Está demostrado que, entre otras consecuencias, el consumo de tabaco reduce las defensas y facilita la aparición de infecciones como la gripe. Existe relación entre el tabaquismo y las enfermedades respiratorias, así como la predisposición a padecer infecciones en el aparato respiratorio.
-Vigilar la hidratación. Es necesario beber como mínimo dos litros de agua diarios para mantener el adecuado grado de humedad en el organismo. No hay que olvidar que un ambiente reseco en las mucosas respiratorias es la mejor manera de proporcionar un lugar ideal para la colonización y el desarrollo de los microorganismos.
-Rutinas sanas. Los expertos de la Semergen recomiendan el descanso adecuado por la noche y el ejercicio físico diario entre las medidas básicas para tener una buena salud en general y un buen sistema inmunitario contra las infecciones en particular.


Lavarse las manos: por qué es tan importante


Desde todos los organismos y entidades implicados en la gestión de esta pandemia se lanza una recomendación unánime: la estrategia más efectiva para prevenir la propagación de la gripe A es adoptar unas buenas medidas de higiene y, más concretamente, de las manos (más del 80 por ciento de las infecciones se contagian a través de esta parte del cuerpo). Este gesto se debe poner en marcha antes de preparar los alimentos, antes de comer, después de cambiar pañales, después de toser, estornudar o sonarse la nariz con un pañuelo desechable, después de cuidar a otros enfermos y después de ir al baño.

Tal y como recomiendan las pautas del Ministerio de Sanidad, el lavado de manos ha de hacerse de la siguiente manera: primero, mojarse las manos con agua, aplicar el jabón o la solución limpiadora; después, frotar las manos durante al menos 15 segundos, limpiando entre los dedos y bajo las uñas. Es importante que el proceso implique a toda la superficie de la mano: la punta de los dedos, alrededor de los pulgares, las muñecas… Aclarar con agua, secar a ser posible con una toalla desechable. En caso de que no se disponga de agua y jabón se puede recurrir a toallitas húmedas que contengan alcohol o gel desinfectante para manos (hay que frotarse las manos hasta que el gel penetre, ya que no necesita agua para ser efectivo).

En cuanto al producto utilizado en esta limpieza, la doctora Casado señala que “el gel recomendado es una solución alcohólica, que favorece la disolución de la capa de grasa que se forma  sobre la piel, donde se acumula la suciedad y los posibles virus; de esta forma, al lavarse con un gel de estas características, se eliminaría con más facilidad lo posibles contaminantes. Pero debemos saber que con un buen lavado de manos con agua y jabón vamos a obtener los mismos resultados y no es necesaria ninguna otra medida especial”.


Niños asmáticos y gripe A


Según el jefe de la Sección de Neumopediatría del Hospital Niño Jesús de Madrid, el doctor José Ramón Villa: “el asma es mucho más frecuente en la infancia que en la edad adulta. Y la principal diferencia que existe es que el asma en el niño preescolar está íntimamente ligado a las infecciones virales, mientras que en el niño mayor se asocia también a problemas alérgicos, por ejemplo, en otoño e invierno con los ácaros. El asma en el niño pequeño suele ser intermitente, con crisis incluso graves durante las infecciones respiratorias y muchas veces asintomático entre las crisis”. Además, según el doctor Villa, “el abandono de los tratamientos durante el verano es una práctica habitual en niños que tienen crisis relacionadas con infecciones respiratorias”. “Y si el niño tiene un asma con episodios frecuentes o con síntomas persistentes entre las crisis (tos frecuente, despertares nocturnos o intolerancia al ejercicio) es fundamental utilizar el tratamiento de mantenimiento durante un plazo prolongado y no debe interrumpirse durante el verano”, aclara.

Haciendo una recopilación de recomendaciones de diferentes sociedades científicas nacionales e internacionales y del Ministerio de Sanidad y Política Social, de cara a reducir el riesgo de contagio de la gripe A entre los niños asmáticos en el momento de la vuelta colegio, conviene extremar las precauciones de cara al:
• Lavado de manos: las medidas higiénicas son fundamentales para evitar la transmisión del virus de la gripe, tanto el lavado habitual de manos, como taparse la nariz y boca al estornudar o toser.
• La severidad que pueda tener esta nueva gripe es aún desconocida, por lo tanto, los padres de niños asmáticos deben estar alerta y, ante la mínima sintomatología, evitar acudir al colegio.
• Concertar una cita con su médico para verificar y obtener un óptimo control de su asma y evaluar el tratamiento farmacológico.
• Tener un plan de acción por escrito para el asma, que incluya no solo el tratamiento farmacológico, sino recomendaciones en cuanto a actividades físicas, y actitud a tomar frente a un ataque de asma.


¿Y qué pasa con los antivirales?


La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, ha señalado que, salvo que cambie el proceso de extensión de la enfermedad, “para evitar acopio de antivirales y para prevenir un consumo sin control que cree reacciones no previstas, estos medicamentos se seguirán administrando desde los hospitales”. No obstante, varias autonomías han acordado con sus Colegios Oficiales de Farmacéuticos protocolos de intervención y medidas para dispensarlos en las farmacias si fuera necesario. Y es que diversas  administraciones y COF han llegado a la conclusión de que, cuando en otoño la epidemia se agrave, “contar con la red de farmacias será fundamental” y están preparando ese escenario. De hecho, ya en abril, la presidenta del Consejo General de COF, Carmen Peña, presentó a la ministra de Sanidad un plan de dispensación segura de antivirales basado en el modelo con el se dispensan los estupefacientes, “lo que garantizaría el control y haría imposible el acopio”, tal y como queda recogido en sus declaraciones al periódico Correo Farmacéutico. Aragón, Extremadura, Valencia o Canarias son las comunidades en las que ya se han hecho planes.

Cataluña irá un paso por delante, ya que tiene un plan de atención contra la gripe común desde hace años mediante el cual atiende y deriva al médico de primaria a los pacientes. Ahora aplicará el mismo protocolo a las personas suscptibles de tener la gripe A. Las farmacias catalanas disponen de un protocolo de detección de síntomas, que funciona cada año contra la gripe común, y que permite atender a los pacientes y derivar al médicos los casos graves, con lo cual se aligera la presión sobre la atención primaria.

Este protocolo va a seguirse también contra la gripe A y para ello se han impartido recomendaciones a todas las oficinas de farmacia tanto para el uso interno de los profesionales como para su relación con los pacientes. Incluye un test que permite filtrar a los pacientes y derivarlos al médico cuando sea necesario.