HOMEOPATÍA Y ESTRÉS

0
1135


¡Estoy estresada! ¿Quién no ha dicho esto alguna vez? Seguro que la mayoría de nosotros. Pero ¿qué es en realidad el estrés? Es una patología de adaptación. Todos estamos expuestos a cambios todo el día (hambre, ruido, sueño, prisas, problemas domésticos, problemas laborales, etc) y nuestro organismo se adapta a esos cambios continuamente, pero llega un momento en que esos cambios superan la capacidad de adaptación de nuestro organismo y entonces aparece la patología que llamamos ESTRÉS y esto impide que tengamos una buena calidad de vida.

En homeopatía existe un amplio arsenal de medicamentos que podemos emplear para tratar toda la sintomatología que aparece en esta situación, tanto los síntomas psíquicos (alteración del sueño, irritabilidad, dificultad de concentración, nerviosismo, tristeza) como los síntomas físicos (alteraciones digestivas como diarreas emotivas, nudo en el estómago que nos impide comer, cefaleas, fatiga, temblores).

Los medicamentos homeopáticos son muy seguros y no producen dependencia con lo que los pacientes pueden abandonar el tratamiento sin dificultad una vez que desaparezcan los síntomas o la situación que ha desencadenado ese cuadro de estrés y además no provocan hábito, es decir, no hay que aumentar la dosificación del medicamento pasado un tiempo de tratamiento porque el organismo se haya acostumbrado y deje de hacer efecto.

Otra ventaja del tratamiento homeopático es que estos medicamentos no producen somnolencia y por ello son aptos para las personas que necesitan mantener intactas todas sus capacidades mentales como es el caso de los operarios de maquinarias peligrosas, las  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentospersonas que trabajan al volante de sus vehículos, las madres con niños pequeños o las personas que están al cuidado de otras. Los tratamientos homeopáticos tampoco potencian el efecto sedante de otros fármacos como los antihistamínicos, los antidepresivos e incluso el alcohol.

Los medicamentos homeopáticos son tratamientos de alta tolerancia, es decir, no presentan efectos secundarios como somnolencia, sequedad de boca o de piel, fotosensi-bilización. Tampoco interaccionan con otros fármacos y además pueden tomarse durante periodos prolongados sin perjuicio en la calidad de vida del paciente.

La homeopatía está indicada en todo tipo de personas: niños, adolescentes, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, pacientes polimedicados, ancianos y deportistas.

No olviden consultar a su médico o farmacéutico especialista en homeopatía que les aconsejará lo que mejor les convenga para que su vida recupere ese equilibrio que había perdido.