La contaminación agrava las enfermedades respiratorias

0
562
Los neumólogos y cirujanos torácicos de SEPAR (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica) con motivo de la celebración, el día 7 de abril, del Día Mundial de la Salud, en línea con el objetivo de la OMS (Organización Mundial de la Salud) que se centra en “la urbanización y la salud”, reivindican el cuidado del medio ambiente en las ciudades. El presidente de SEPAR, el Dr. Juan Ruiz Manzano recuerda que “respirar aire limpio y saludable es un derecho inalienable de todo ser humano”.


La Comisión Europea estima que la contaminación atmosférica provoca actualmente unas 370.000 muertes prematuras anuales, 16.000 en España. El presidente de SEPAR afirma que “la contaminación atmosférica merma la salud y la calidad de vida de los ciudadanos y daña el entorno”, y además señala que “éste es un problema global que afecta a todos los países desarrollados, y especialmente a las grandes ciudades”.

SEPAR advierte que a causa de la contaminación del aire fallecen 3 veces más personas, que por accidentes de tráfico y casi 10 veces más que por accidentes laborales. La Dra. Cristina Martínez, coordinadora del Área de Enfermedades Respiratorias y Medio Ambiente de SEPAR, comenta que “la contaminación de la atmósfera incide en la aparición y agudización de enfermedades respiratorias”. Asimismo, esta especialista señala que “la comunidad científica no tiene dudas sobre los efectos perjudiciales de la contaminación sobre la salud respiratoria y los profesionales de la salud coinciden en la necesidad de reducir la contaminación urbana”.

La exposición al aire contaminado así como los derivados del cambio climático aumentan el número de ingresos hospitalarios por patologías respiratorias, la aparición de problemas alérgicos, la aparición temprana de enfermedades respiratorias en niños, la pérdida en la función pulmonar e incluso cáncer de pulmón. El estudio Apheis 3 (Air Pollution and Health: A European Information System) que midió en 2008 el impacto de las partículas en suspensión (PM) en la salud de los ciudadanos en 26 ciudades de 12 países europeos (incluyendo Barcelona, Bilbao, Madrid, Sevilla y Valencia) concluye que reduciendo los niveles de PM  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentos2.5 a 20 µg/m3 en cada ciudad se evitarían 11. 375 muertes prematuras (8.053 cardio pulmonares y 1.296 debidas a cáncer de pulmón), y si se redujeran a 15 µg/m3 se evitarían hasta 16.926 muertes prematuras, 11.612 debidas a enfermedades cardio pulmonares y 1.901 a cáncer de pulmón.

Las partículas suspendidas en el aire se clasifican en función de su tamaño en PM 10 (partículas de 10 micras de tamaño), y las PM 2,5 son las partículas más pequeñas que se depositan en lo más profundo de las vías respiratorias, en los sacos alveolares. Las partículas suspendidas (PM) se producen por la combustión de los vehículos que circulan por las ciudades y en especial, por los que funcionan con motores diesel. Otros estudios aparecidos en los cinco continentes reafirman estas conclusiones. “Hoy sabemos que la contaminación del aire por partículas respirables produce un efecto agudo que acelera la muerte de personas con un estado de salud frágil”, comenta la Dra. Martínez. “Es importante destacar”, considera esta
neumóloga, “que estudios científicos constatan que los niños que viven cerca de vías con exceso de tráfico tienen un menor desarrollo pulmonar”. Los dos extremos de la vida, los recién nacidos y las personas más mayores, y especialmente los enfermos crónicos respiratorios o quienes sufren del corazón, son las personas más vulnerables al efecto de la contaminación en las ciudades. Las partículas PM 10 son partículas grandes, de 10 micras de tamaño, y las PM 2,5 son las partículas más pequeñas que se depositan en lo más profundo de las vías respiratorias, en los sacos alveolares. Las partículas PM 2.5 se producen por la combustión de los vehículos que circulan por las ciudades y en especial, por los que funcionan con motores diesel.

Asimismo, la Dra. Martínez apunta que “todos podemos ayudar a mejorar el aire de nuestra ciudad adoptando conductas que contribuyan a disminuir la contaminación, usar transporte público, controlar la velocidad y el buen estado del automóvil junto con no fumar y evitar el derroche energético son alguna de estas conductas saludables. Estas medidas sin duda pueden ayudar a que todos, y especialmente a que las generaciones venideras, respiren tranquilas”. Los niños y los asmáticos son los más afectados por la exposición a concentraciones de NO2. Asimismo, la exposición al NO2 también se ha relacionado con enfermedades respiratorias crónicas, el envejecimiento prematuro del pulmón y con la disminución de su capacidad funcional.

Por otra parte, el NO2 también afecta a los tramos más profundos de los pulmones inhibiendo algunas de sus funciones como la respuesta inmunológica, lo que provoca una merma de la resistencia a las infecciones. En España, existe un alto porcentaje de vehículos diesel, que consumen menos, pero que emiten hasta 6 veces más partículas contaminantes. Además, el tráfico es responsable de otros impactos medioambientales como la emisión de gases de efecto invernadero y el ruido.

2010 Año del Pulmón
Cientos de millones de personas sufren cada día de enfermedades respiratorias crónicas. Según las últimas estimaciones de la OMS (2007), actualmente 300 millones de personas sufren de asma, 210 millones de personas tienen enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), mientras que incontables millones han rinitis alérgica y otras son diagnosticados tempranamente enfermedades respiratorias crónicas. Las enfermedades pulmonares son muy comunes en todas las poblaciones y grupos de edad en todo el mundo que representan el 19% del total de defunciones y el 15% de los años de vida ajustados por discapacidad. A pesar de esta evidencia, la conciencia pública y política de las vías respiratorias y las enfermedades pulmonares es muy limitada. Por lo tanto, el ERS (European Respiratory Society) junto con otras sociedades científicas dedicadas a las vías respiratorias en el plano internacional reunidas en el Foro Internacional de Sociedades Respiratorias (FIRS) ha declarado 2010 Año Internacional del Pulmón en un esfuerzo por aumentar la conciencia de la importancia de la salud pulmonar.