La dermofarmacia, ¡está de moda!

0
1250

Por las garantías que ofrece, por su calidad, por dispensarse con el asesoramiento de un profesional farmacéutico, por estar testados dermatológicamente… Por todo ello, los productos de dermofarmacia están resultando ser una opción de futuro cuya demanda cada día crece más entre los consumidores.

Diez millones de consultas farmacéuticas al año están relacionadas con el cuidado de la piel. Esta cifra evidencia el interés ciudadano por el que es el órgano externo más relacionado con el entorno y expuesto por lo tanto a sus inclemencias. De entre el amplio abanico de opciones que nos abre este mercado floreciente, destacan dos: la cosmética antienvejecimiento y la cosmética “bio”, también llamada cosmética “verde” o natural.

¿Sabes cuántas arrugas tendrás a los 60?
¿Se corresponde tu edad cutánea con tu edad biológica? ¿Cuántas arrugas tendré dentro de diez años? ¿Cuál es mi “edad cutánea”? Son preguntas para las que todo el mundo quiere respuestas pero a las que resulta difícil responder simplemente con el ojo clínico. En efecto, arrugas, piel seca, falta de hidratación y elasticidad contribuyen a “echarnos años encima”. Un problema que, según la doctora María Ángeles Sola, dermatóloga del Hospital Sagrado Corazón de Barcelona, tiene dos causas principales: “Las intrínsecas, como el paso del tiempo o diferentes procesos hormonales; y las extrínsecas más relacionadas con factores ambientales y externos como el sol, el viento, el frío, la alimentación y el tabaco”.
Conocer las características de nuestra piel resulta fundamental a la hora de prevenir y tratar su envejecimiento prematuro, causado principalmente por las radiaciones ultravioleta UVA y UVB. Se aprecia sobre todo en arrugas y manchas, aunque también puede provocar cáncer de pie. Pero para ello se hacen necesarios instrumentos que apoyen un diagnóstico que ayude a la predicción y tratamiento.

Analizadores: predecir el fotoenvejecimiento
Para prevenir el envejecimiento prematuro de la piel resulta fundamental anticiparse. Para ello debemos conocer características como la hidratación, la pigmentación y la elasticidad. Hoy en día existen aparatos analizadores que miden con precisión y rapidez estos parámetros de la piel (elasticidad, hidratación, pigmentación, temperatura,  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, MedicamentospH…). Según explica Eduardo Aguaviva, director de una de las empresas punteras en el desarrollo de analizadores, estos aparatos son fundamentales a la hora de dar un consejo sobre productos cosméticos, dar seguimiento a un problema dermatológico o realizar un tratamiento médico/estético”, explica.
En cuanto a su tratamiento, la forma más adecuada de tratar el fotoenvejecimiento según la doctora Sola, “es la fotoprotección, aunque también se emplean antioxidantes, sobre todo suplementos vitamínicos vía oral”.  La doctora Sola matizó que también existen “tratamientos médicos como el ácido retinoico, cosméticos como el retinol y otras sustancias, y tratamientos quirúrgicos, como son diferentes tipos de láser, radiofrecuencia y peelings”.

La cosmética “verde”
Esta otra opción reivindica la vuelta a lo natural y el respeto por el entorno: es la denominada cosmética verde, «bio», ecológica, orgánica o natural, que conlleva una menor utilización de ingredientes químicos (sobre todo conservantes o perfumes) que no sean de origen vegetal. Esta nueva tendencia en cosmética centró uno de los temas de debate de las Jornadas Nacionales de Dermofarmacia 2009 celebradas a finales del año pasado en Palma de Mallorca, y durante las cuales los farmacéuticos recibieron información práctica sobre conservantes, seguridad frente a alergias, eficacia, formulación, etc.
Para Tomás Muret, vocal de Dermofarmacia del Col-legi Oficial de Farmacèutics de les Illes Balears, se trata de “una tendencia en el mercado europeo, americano y asiático, donde cada vez más gente está interesada en productos bio tanto en alimentación como en cosmética. La demanda, hoy en día, aún no es muy alta debido al desconocimiento y la desconfianza del consumidor a la hora de saber diferenciar si un producto es o no bio”

Con aval farmacéutico
El interés creciente de la industria de dermocosmética se ha puesto de manifiesto durante las Jornadas sobre el futuro de la Dermofarmacia que Mediform Plus, Asesoria de Marketing Estratégico ha celebrado el pasado mes de diciembre en Madrid. “Este resultado pone de manifiesto el gran interés que la dermofarmacia despierta entre los farmacéuticos y usuarios”, explica Luis de la Fuente, Director Gerente de MediformPlus.
Según La Fuente, el consumidor de dermocosmética es fundamentalmente mujer, que espera productos honestos “que dicen lo que son y hacen lo que dicen”. En cuanto a los productos, son seguros y desarrollados según normas estrictas, testados y controlados; tienen una fuerte imagen médica motivada por la alianza de la tecnología científica con la que están hechos y la eficacia que consiguen y siempre es probada bajo control médico. “En definitiva, son productos que tienen muy buena aceptación y demanda porque al venderse por profesionales en una farmacia se relacionan con la seriedad de un medicamento”, finaliza el responsable de MediformPlus.