Los expertos insisten en la importancia de armonizar ingesta y gasto energético

0
796

No se trata de estar siempre a dieta, sino de movernos más para así comer mejor 

Trabajar en la promoción del balance energético como una herramienta de apoyo para mejorar tanto las pautas de alimentación como la actividad física es de gran importancia para ayudar a que la población mantenga unos hábitos de vida saludables. Ésta es una de las áreas de trabajo tratadas en el Curso de Verano de la Universidad Complutense ‘Avances en Nutrición y Salud Pública; a propósito del equilibrio en el balance energético’, que se está celebrando hasta el próximo miércoles 22 de julio en San Lorenzo del Escorial.

En este sentido, el profesor Javier Aranceta, director de este curso y director del comité científico de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), ha comentado que “es necesario insistir en la importancia de armonizar la ingesta de energía y el gasto energético a través de la actividad física y que la sociedad en general interiorice estos conceptos. Esto no quiere decir que haya que estar permanentemente a dieta, todo lo contrario, de lo que se trata es de movernos más para así comer mejor”.

Por este motivo, el profesor Aranceta apunta al balance energético como una herramienta de ayuda para mantener o alcanzar una mejor composición corporal. “En lo que se refiere a la ingesta de alimentos, simplemente se trata de que en nuestra dieta diaria sigamos las recomendaciones de aporte de frutas, verduras, cereales integrales o pescado, y a la vez moderemos el consumo de alimentos con elevado contenido en grasas, sal o azúcar añadido”.

Esfuerzo multidisciplinar
Promocionar hábitos de actividad física desde la infancia, adecuar las actividades vinculadas al tiempo libre para evitar el sedentarismo en la medida de lo posible, así como estimular una alimentación agradable y equilibrada son los puntos en los que los expertos indican que es necesario hacer un esfuerzo desde un punto de vista nutricional. “Necesitamos prevenir el proceso que lleva al sobrepeso y a la obesidad, lo que implica hacer hincapié en los puntos que pueden desequilibrar nuestro balance, como el sedentarismo, la gestión individual del equilibrio emocional y el bajo consumo de frutas, verduras y hortalizas”, concluye el Prof. Aranceta.

Ésta es una idea que también apoya la doctora Carmen Pérez Rodrigo, presidenta de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), que incide en que “para prevenir el sobrepeso debemos fomentar la educación en nutrición y hábitos saludables y proporcionar aquellas herramientas e infraestructuras que favorezcan la creación de oportunidades para desarrollar estilos de vida mucho más saludables”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here