Tratar el cáncer de próstata sin perjudicar la vida sexual

0
677
La braquiterapia es el tratamiento para el cáncer de próstata que menos incide en la salud sexual de los pacientes, tal y como se ha puesto de manifiesto en la “V Reunión de Usuarios de Semillas I-125 en Cáncer de Próstata”, celebrada recientemente en Sevilla. Este encuentro, organizado por el Círculo de Braquiterapia Prostática en colaboración con los Hospitales Universitarios Virgen del Rocío, ha reunido a urólogos, oncólogos radioterápicos y radiofísicos de nueve hospitales y centros españoles de prestigio.

Los especialistas pusieron en común sus experiencias clínicas en la aplicación de la braquiterapia para el tratamiento del cáncer de próstata localizado. Entre ellas, destaca que esta técnica es la que mejor calidad de vida proporciona a los pacientes y menos perjudica su vida sexual. Esta minimización de los efectos secundarios se debe a los continuos avances tecnológicos, que están logrando que la aplicación de esta técnica sea cada vez más precisa.

“Los pacientes con cáncer de próstata en fases iniciales deben conocer las principales ventajas y efectos secundarios de las diversas opciones de tratamiento que proporcionan la misma efectividad ante la enfermedad, para decidir cuál se ajusta mejor a sus preferencias”, declara la Dra. María José Ortiz, Jefa del Servicio de Oncología Radioterápica de los Hospitales Universitarios Virgen del Rocío.

Asimismo, añade: “La radioterapia externa se desarrolla en sesiones diarias durante 8 semanas y afecta en mayor grado a la zona rectal, mientras que la intervención quirúrgica o prostatectomía se asocia con una mayor incidencia de impotencia y de incontinencia urinaria. La braquiterapia, sin embargo, se realiza en 1-2 horas con una estancia hospitalaria de 24-48 horas y proporciona las mejores tasas de preservación de la potencia sexual, según manifiesta el gran estudio realizado por el Grupo Multicéntrico Español  de Cáncer de Próstata Localizado, liderado por el Instituto Catalán de Oncología (ICO) junto al Hospital de Bellvitge y el Instituto Municipal de Investigación Médica (IMIM-Hospital del Mar), en el que participan ocho entidades médicas españolas de prestigio, dos de ellas andaluzas: Hospitales  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, MedicamentosUniversitarios Virgen del Rocío de Sevilla y Carlos Haya de Málaga. Los resultados obtenidos son coincidentes con los de otros países y fueron publicados recientemente en Monografía del Ministerio de Sanidad, como informe de Evaluación de Técnologia Sanitaria y en la revista internacional Journal Radiation Oncology Biology and Physics”.

Tratamiento de rescate
Por otra parte, se expusieron los últimos avances en implantes de pacientes que requieren rescate ante la reaparición del tumor después de haber sido sometidos a otros tratamientos. Para estos casos, la braquiterapia se empieza a consolidar como una firme alternativa, ya que los resultados demuestran una significativa disminución de PSA (Antígeno Específico de Próstata) y escasa toxicidad.

Sobre la braquiterapia prostática
La técnica consiste en introducir a través de agujas muy finas, semillas radiactivas de Iodo-125 directamente en la próstata, a través de la piel del periné. Estas semillas emiten una radiactividad de baja energía a lo largo de un período que dura entre seis semanas  y seis meses, reduciendo progresivamente su actividad. Se trata de un tratamiento ambulatorio, que no requiere de incisión quirúrgica, por lo que la estancia hospitalaria se reduce a 24-48 horas.

Debido a que las semillas actúan directamente en la próstata, los órganos cercanos como el recto reciben menor dosis, reduciendo al mínimo los efectos secundarios. Un complejo sistema de diseño de distribución de las semillas y de comprobación de la correcta colocación de las mismas, reduce el riesgo de efectos secundarios.