Mariano Barbacid

La supervivencia del cáncer de páncreas, “un tumor extremadamente silencioso”, según Mariano Barbacid, bioquímico y jefe del Grupo de Oncología Molecular del CNIO, sigue siendo un reto en Oncología. Según la Sociedad Española de Oncología Médica, su supervivencia a cinco años es del 8,6% en España, la más baja de todos los carcinomas comunes, lo que lo convierte en uno de los tumores más letales que existen. De cómo abordarlo y de las investigaciones que lidera frente a este tipo de tumores, nos habla en esta entrevista.

  • Qué se encontró en el ámbito de la investigación oncológica cuando vino a dirigir el CNIO y cuáles han sido sus principales aportaciones durante estos años.

Cuando regresé a España para construir y poner en marcha el CNIO, la situación era mucho mas favorable que ahora. Entonces los proyectos tenían una dotación muy superior y sobre todo se respiraba un ambiente de optimismo que hacía predecir que España podría por fin unirse a la élite de la investigación europea. Y no estoy hablando solo de Oncología sino en general de toda la investigación biomédica.

  • Por dónde pasa el futuro de la investigación en cáncer a día de hoy, en España y en el mundo. Qué lugar ocupan las terapias personalizadas y la inmunoterapia.

Las terapias personalizadas, la inmunoterapia, las CAR-T cells etc., etc. han cambiado radicalmente las terapias en Oncología. Ahora bien, estas nuevas terapias aún no son aplicables a todos los pacientes y muchos de ellos todavía siguen teniendo que recibir la quimioterapia clásica. Pero es de esperar que en los próximos años estas nuevas estrategias terapéuticas vayan desplazando cada mas a la quimioterapia.

  • En los últimos años sus investigaciones se han centrado fundamentalmente en el cáncer de páncreas, uno de los más letales, y también en el de pulmón. A día de hoy, el 96% de los pacientes con cáncer de páncreas no sobreviven más de 5 años. ¿Qué es lo que hace que este cáncer sea uno de los tumores más peligrosos?

Son tantos factores que sería complicado poder describirlos en esta entrevista, pero quizás el principal problema es que cuando el tumor nos avisa, es decir, cuando nos produce una patología, ya suele ser demasiado tarde. De hecho, la gran mayoría de los tumores de páncreas ya no son operables en el momento del diagnóstico.

  • La mayoría de pacientes son diagnosticados en estadio IV. ¿Por qué es tan difícil el diagnóstico temprano y, por consiguiente, el tratamiento precoz?

Si un tumor puede llegar a alcanzar un grado muy avanzado, como el grado IV que usted menciona, es porque no somos conscientes de que llevamos el tumor dentro. Lo ideal sería que existieran biomarcadores que pudiéramos detectar a través de un simple análisis, por ejemplo, de sangre, como sucede con el PSA y el cáncer de próstata. Pero por el momento no se han producido avances significativos en esta área.

  • Su equipo lidera una investigación, que ha contado con la financiación de Cris contra el Cáncer, basada en resultados con inhibidores de la actividad oncogénica de KRAS. ¿Podría hablarnos de estos trabajos? ¿En qué fase se encuentran?

La financiación que nos esta proporcionando la Fundación CRIS es esencial para nuestro proyecto de cáncer de páncreas, especialmente en estos momentos de penuria de inversiones públicas. Ya publicamos que, con la eliminación mediante técnicas de manipulación genética de dos dianas, conseguimos, por primera vez, la regresión completa de un porcentaje significativo de estos tumores experimentales cuyas propiedades son muy similares a los tumores humanos. Ahora nos enfrentamos a dos retos. En primer lugar, identificar dianas adicionales que nos permitan hacer regresar a todos los tumores, no sólo a una fracción de ellos, un área en la que ya estamos teniendo resultados prometedores; y en segundo, y por el momento es algo que escapa a nuestras posibilidades, el desarrollo de fármacos eficaces contra estas dianas. Desgraciadamente en estos momentos no existe ningún fármaco, ni tan siquiera medianamente activo, contra una de ellas, RAF1. Sin fármacos, nuestros resultados no pueden llegar a la clínica.

  • Después de conseguir eliminar dos proteínas clave en el desarrollo del cáncer de páncreas en modelos experimentales de ratón, la mitad de los cánceres de páncreas no solo dejaban de prosperar, sino que revertían completamente. Qué ocurre con el otro 50% de tumores que permanecen.

Ya hemos identificado una diana que en combinación de las dos anteriores, RAF1 y EGFR, impide la proliferación de todos los tumores que hemos ensayado hasta el momento in vitro. Ahora tenemos que validar estos resultados en ratones, algo muy complejo pues nuestras estirpes de ratón son ya portadoras de más de diez genes modificados, lo cual hace muy complicada la gestión de las colonias, y sobre todo, comprobar que la adición de esta nueva diana no produce efectos tóxicos indeseables.

  • Y cómo se trasladan estas investigaciones al campo de la farmacología. Qué supone el abordaje farmacológico de los oncogenes KRAS y en qué punto se encuentra.

Este es el último reto. Quizás poca gente conozca, pues no he visto mucha repercusión en la prensa española, que el pasado mes de mayo se aprobó el primer fármaco contra KRAS (y sólo contra una de sus más de 10 isoformas), es decir, cuarenta años después de que mi laboratorio y otros tres grupos americanos descubriéramos la existencia de este oncogén en tumores humanos.  ¿Cuánto va a tardar en descubrir y aprobarse un fármaco eficaz contra RAF1?

Esperemos que sea en menos de cuarenta años, pero como le decía anteriormente, el descubrimiento de fármacos está fuera del alcance de los grupos de investigación académicos como el mío.

  • ¿Qué papel tienen entidades privadas como la Asociación Española contra el Cáncer o Cris Contra el Cáncer en la financiación del cáncer?

Durante los últimos cinco años hemos recibido importantes ayudas de la Fundación de la Asociación Española contra el Cáncer y ahora tenemos la ayuda de la Fundación CRIS, que es la que nos está permitiendo seguir avanzando en nuestro proyecto de cáncer de páncreas. Sin estas ayudas sería imposible seguir trabajando, pues en estos momentos la financiación publica tanto del Ministerio como de las CCAA, representa menos del 20% de nuestros recursos.

  • Según un nuevo estudio de Mayo Clinic, publicado en la revista Clinical and Translational Gastroenterology, una de cada seis personas con cáncer de páncreas tiene mutaciones genéticas hereditarias (la más común se halló en el gen BRCA2, conocido como «gen de cáncer de mama»). En qué medida identificar estas mutaciones genéticas hereditarias puede conducir a terapias dirigidas y a una mejora de la supervivencia.

Este no es nuestro campo, pero la información que yo tengo es que el porcentaje está más cerca del 5%. En cualquier caso, ya existen fármacos contra esta mutación en BRCA2, aunque a decir verdad no son excesivamente eficaces. Ser portador de una mutación hereditaria es evidentemente algo no deseable, pero por otro lado, una vez que se es conocedor de ello, nos hace ser más conscientes del riesgo y tener unos seguimientos diagnósticos que no tiene el resto de la población, lo que puede permitir detectar los tumores en estadios mas tempranos y por lo tanto tener más probabilidades de curarse.

  • Usted ha coordinado un proyecto global con el doctor Alfredo Carrato y su equipo del IRYCIS, demostrando que es posible el diagnóstico temprano y el pronóstico de la evolución del adenocarcinoma de páncreas familiar, uno de los cánceres más agresivos que existen, a través de un análisis de sangre, técnica conocida como biopsia líquida. Qué avance supone para los pacientes.

A esta pregunta le tendría que contestar el doctor Carrato. No obstante, no soy partidario de las hipérboles y no designaría esta colaboración como algo “global”. La biopsia liquida es una ayuda importante para seguir el desarrollo de la enfermedad, pero no como biomarcador predictivo. Las biopsias líquidas se utilizan en pacientes a los que ya se ha detectado la enfermedad.

  • ¿En qué medida cree que la COVID-19 ha frenado los proyectos de investigación contra el cáncer?

Evidentemente, la COVID ha frenado algunos proyectos, pero no creo que su incidencia en la investigación tanto oncológica como biomédica en general, haya sido excesivamente dañina.

  • Si tuviera que quedarse con algo bueno de la pandemia, con qué se quedaría.

Evidentemente, con las vacunas y la prontitud con la que pudieron generarse, ensayarse y aplicarse a la población. Esperemos que la sociedad valore la grandísima contribución de la Ciencia para controlar esta pandemia..

  • Este año, los farmacéuticos han puesto el foco en el compromiso de la profesión de “cerrar la brecha de la atención contra el cáncer” en su Día Mundial que se celebró el pasado 4 de febrero.

Yo no soy muy partidario de estas “efemérides”. Para mi, luchar contra el cáncer empieza el 1 de enero y termina el 31 de diciembre de cada año. No obstante, entiendo que es una buena oportunidad para concienciar a la gente de la importancia de la detección temprana y otros aspectos que puedan ayudar a luchar contra los efectos de este conjunto de enfermedades que llamamos cáncer. Pero una buena concienciación requiere de campañas a lo largo del año, no solo en un día en particular.

  • Cuáles son factores de riesgo modificables que nos pueden predisponer al cáncer de páncreas. Qué podemos hacer para prevenir su proliferación.

El principal es evitar el daño tisular, es decir la pancreatitis, tanto la aguda si los episodios son recurrentes y por supuesto la pancreatitis crónica. Otros factores como la obesidad y el tabaco también pueden influir, pero su efecto es ya mas complicado de evaluar pues también afectan a muchos otros tipos de cáncer.

  • Qué papel ejerce el farmacéutico a la hora de fomentar la prevención en cáncer.

Pues la verdad no sabría decirle mas allá de los consejos que se indican en las distintas campañas de concienciación que se fomentan tanto desde las distintas ONGs como desde el Ministerio de Sanidad.

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.

Avatar

Paula Rivero

Soy de la primera promoción de Periodismo que salía del "horno" de Sevilla (en todos los sentidos), allá por el año 94, estudios que completé con los de Historia Contemporánea, licenciándome en...