dermatitis atópica picor extremo

Aunque a algunos les parezca que el picor es algo leve y carece de importancia, en el caso de la dermatitis atópica llega a ser tan intenso y desquiciante que puede llegar a producir insomnio, ansiedad y hasta depresión. Afortunadamente, los nuevos tratamientos prometen la remisión de los brotes y una mejor calidad de vida.

La sensación que produce una piel con dermatitis atópica es la de una piel descuidada y poco hidratada. Pero lo que esconde va mucho más allá: cuando hay brotes, el picor y la sequedad se vuelven tan acuciantes, que la piel se agrieta, se descama y hasta supura, llegando a producir irritabilidad, ansiedad, insomnio e incluso depresión en los afectados. Y las lesiones eczematosas generan un picor tan intenso y descontrolado en los pacientes que al rascarse se provocan sangrados. Todo ello afecta de manera importante a sus relaciones personales, su trabajo y ocio: casi el 80% de los pacientes con dermatitis atópica ve afectada su vida laboral y familiar a causa de esta enfermedad inflamatoria, sistémica y crónica de la piel. El bullying, los miedos, la soledad, la falta de autoestima y la culpabilidad son los compañeros de fatiga con los que conviven quienes la padecen en su “versión grave”.

Son diversas las causas que pueden producir los brotes de dermatitis atópica: alergias al polen, polvo o los animales; temperaturas extremas (frío); el contacto con materiales irritantes; alguna ropa como la lana; el estrés; el resecamiento de la piel por tomar baños o duchas frecuentes o nadar con mucha frecuencia; y/o los perfumes o tintes agregados a las lociones o jabones para la piel.

No vale cualquier crema

La doctora Carmen D’Amelio, presidenta del Comité de Alergia Cutánea de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) y especialista en alergología de la Clínica Universidad de Navarra explica que una adecuada y habitual hidratación con productos específicos para las pieles atópicas contribuye a la prevención de los brotes o reagudizaciones de la enfermedad:

  1. La primera línea para el tratamiento de la dermatitis atópica la componen las formulaciones tópicas (aplicadas sobre la piel). Son fármacos que reducen la inflamación y mejoran el picor y otros síntomas asociados. 
  2. Para casos más graves, se dispone en la actualidad de tratamientos sistémicos (tomados o inyectados) con eficacia comprobada en ensayos clínicos para la curación de las lesiones de dermatitis atópica. “En los últimos años hemos podido incorporar tratamientos sistémicos (como los fármacos biológicos y otros fármacos que actúan en los mecanismos de la inflamación) y otros similares sobre los que se sigue investigando. Se trata de tratamientos que han sido aprobados para su uso en pacientes con dermatitis atópica moderada a grave, incluida su indicación en niños para algunos de ellos, por lo que hay esperanza para tratar los casos más complicados”, expone. 

La “marcha atópica”

Los pacientes con dermatitis atópica a menudo padecen otras enfermedades de tipo inmunológico asociadas, como el asma o la rinitis alérgica. De hecho, se suele presentar como parte de la “marcha atópica”, es decir, como una manifestación de las enfermedades alérgicas que varía según la edad del paciente. Así, a grandes rasgos, la vida del paciente atópico se podría resumir así: comienza con lesiones en forma de eccemas en la piel durante la infancia, (lesiones rojas inflamadas que cursan con picor y descamación), y más adelante, aunque no siempre, con síntomas de alergia a alimentos, rinitis y/o asma bronquial. Por ello, según la presidenta del Comité de Alergia Cutánea de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), “lo ideal es acudir al especialista nada más cursar los síntomas para no retrasar el diagnóstico y poder comenzar con el tratamiento”.

La farmacia, ayuda de referencia

El papel de la farmacia en el abordaje temprano de la dermatitis atópica es clave. Así lo afirma el doctor Marc Juliá, dermatólogo del Hospital Universitario de Basurto, quien señala que “muchas veces la farmacia comunitaria es la puerta de entrada al sistema sanitario, facilitando la accesibilidad del paciente a la sanidad”, por eso, “es importante que los farmacéuticos estén al tanto de las novedades sobre el manejo de la esta enfermedad para poder derivar al médico a aquellos pacientes que lo necesiten”. Según África Luca de Tena, miembro de la junta directiva de la Asociación de Afectados por la Dermatitis Atópica (AADA), es muy positivo que los farmacéuticos sepan identificar pautas comunes en la dermatitis atópica para activar el proceso asistencial de los pacientes”. “Simples preguntas, como si la dermatitis atópica interfiere en su calidad de vida, cuánto es el grado de picor que padecen o si éste picor les está afectando al sueño, pueden ser claves para que entendamos si la persona debe acudir a un especialista. Establecer una relación de comunicación fluida y constante hará que los pacientes sientan la confianza de explicarnos su sintomatología y podamos ayudarles”, explica Asis Martínez González, vocal del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Bizkaia.

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.

Avatar

Paula Rivero

Soy de la primera promoción de Periodismo que salía del "horno" de Sevilla (en todos los sentidos), allá por el año 94, estudios que completé con los de Historia Contemporánea, licenciándome en...