pantallas en verano

El 98% de niños y niñas de entre 10 y 15 años utilizan internet de manera habitual, lo que les hace permanecer frente a sus pantallas mucho más tiempo del recomendado. La pediatra Mª Ángeles Monente aconseja pactar límites en casa y organizar el tiempo libre con otras actividades.

Las nuevas tecnologías ya no son ni tan nuevas ni tan desconocidas. De hecho, para muchos niños y adolescentes las pantallas se han convertido en las mejores amigas y en el gran pasatiempo del verano. Según un estudio del Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad (ONTSI), que ofrece datos relevantes sobre los hábitos digitales de los menores, el 98% de los niños y niñas de entre 10 y 15 años utilizan Internet de manera habitual y más del 90% a partir de los 13 años tiene un móvil en propiedad. Para racionalizar las pantallas este verano, la doctora Ángeles Monente Calvo, pediatra del hospital Vithas Lleida, aconseja establecer una serie de parámetros que “se podrían aplicar durante todo el año, pero que durante las vacaciones cobran especial importancia para los adolescentes porque establecen un marco de responsabilidades básicas ante la falta de horario ni de compromiso que sí tienen durante el curso. La clave principal es que entiendan estas restricciones como un beneficio personal y no como una imposición directa”, afirma. 

4 tips para planificarte

  1. Pacta con tus hijos unos horarios y límites para su uso, alternando periodos de uso de pantallas con periodos libres, que “permitan la convivencia activa con todos los miembros que formen parte de la unidad familiar”. Es muy interesante la opción de cocinar en familia.
  2. Objetivo: combatir la inactividad: organizar las semanas veraniegas es todo un reto para los padres. Potenciar y acompañar en un ocio que no esté relacionado con las pantallas, en especial todas las iniciativas que supongan una actividad física. De esta manera, según la doctora Monente “se evita la dejadez física y mental y se incentiva la generación de endorfinas, fundamentales para el equilibrio mental”.
  3. No permitas que usen las pantallas durante las comidas: la experta alerta: “usar el móvil mientras comemos evita que el cerebro envíe señales cuando nos saciamos porque está centrado en la pantalla, y eso provoca que comamos más de lo necesario y que no mastiquemos bien la comida”.
  4. Evita el uso de pantallas desde una hora antes de irse a dormir para que “la producción de melatonina sea la adecuada y nuestro reloj interno ayude a la aparición del sueño”, explica la doctora Monente. En este sentido, añade que “no debe haber pantallas en ninguna habitación porque interfieren en el ciclo de sueño que vive nuestro cerebro, que necesita un proceso de relajación para optimizar la calidad del sueño”.

Contra la obesidad infantil

En nuestro país, el exceso de peso afecta a cuatro de cada diez niños y niñas y a un tercio de los adolescentes, de acuerdo con el Plan Estratégico Nacional para la Reducción de la Obesidad Infantil (2022-2030), lo que hace especialmente necesarias medidas de fomento de la alimentación y el ocio adecuados. La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), que ha participado de forma activa en la elaboración de este plan, recomienda, de cara al verano, redoblar los esfuerzos, tanto por parte de las familias como de las administraciones, para alcanzar el objetivo marcado en este proyecto: reducir el sobrepeso y la obesidad infantil y adolescente en España en un 25% durante la próxima década sin dejar a nadie atrás.

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.

Avatar

Paula Rivero

Pertenezco a la primera promoción de Periodismo que salía del "horno" de Sevilla (en todos los sentidos), allá por el año 94. La falta de experiencia de una facultad que empezaba me llevó a tener...