Afrontar el duelo

Aunque es cierto que la forma de afrontar la pérdida de un ser querido es algo muy personal y que cada uno construye su propio duelo, los expertos insisten en la importancia de verbalizar el dolor y hablar de él, recordando a la persona fallecida. Compartirlo nos hará más fuertes para afrontarlo.

«El duelo es el mayor reto al que podemos enfrentarnos las personas, y cuanto más vulnerables seamos, más impacto tendrá la ausencia”. Así lo expresa Mireia Cabero, psicóloga de familia y profesora colaboradora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC, quien destaca que el duelo es más perturbador en quienes tienen menos recursos y madurez emocional, en quienes tienen trastornos mentales y en los más desfavorecidos socialmente o que padecen soledad.

A ello hay que sumar los efectos que la pandemia de COVID-19 han tenido en estos colectivos especialmente vulnerables, acrecentando su sufrimiento, e insiste en la importancia de verbalizar el dolor y no atormentarse con sentimientos de culpa que pudieran surgir asociados a las obligaciones impuestas por el confinamiento.

¡No te atormentes!

La especialista en duelo Alba Payás, divide el impacto de la pandemia en tres formas de pensamiento que acrecientan el dolor y hay que evitar:

  1. Pensamientos relacionados con las circunstancias de la muerte: pensar, por ejemplo, que esa muerte podría haberse evitado, que no se pudo estar junto al ser querido en su estancia hospitalaria, no saber si esa persona sufrió o no y si estuvo sola o acompañada, no haber podido ver el cuerpo… Son factores que añaden un plus al dolor por la pérdida de un ser querido.
  2. Pensamientos relacionados con la pérdida de la relación: pensar en los acontecimientos familiares que ya no podrá vivir el ser querido que no está, los agradecimientos que no se hicieron en vida, etc., no ayudan a superar el dolor. Es mejor evitar estos pensamientos que nos harán aún más daño.

10 consejos para gestionar las ausencias

  1. Trata de crear nuevas formas de afrontar el año. Belén Jiménez Alonso, investigadora y profesora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC, señala que incluso se puede preparar una reunión en familia antes del nuevo año para que todo el mundo, niños incluidos, pueda “compartir abiertamente inquietudes y necesidades”.
  2. Habla del ser querido y honrar su recuerdo, siendo conscientes del papel que desarrollaba esa persona. Belén Jiménez propone crear un espacio o un tiempo específicos para rememorarlo, antes de comer o de abrir los regalos el día de Reyes.
  3. Acompañarnos de personas que nos quieran y a las que queramos. En días de duelo, sentir la cercanía de otros seres queridos es importante.
  4. Dedicar tiempo a tareas que nos reconfortan: pintar, escribir, cocinar o hacer deporte.
  5. No aislarse ante el dolor sino compartirlo con nuestro entorno.
  6. Hablar del duelo para afrontarlo. Hacer como si no pasara nada no ayuda. Aunque resulte incómodo sacar este tema de conversación, es saludable hacerlo.
  7. Cuidarnos y dejar que nos cuiden.
  8. También cuidar de alguien, sentir que aportamos algo al bienestar de otra persona nos hará sentir mejor.
  9. Aceptar y legitimar el duelo, no darle la espalda ni ignorarlo.
  10. Asumir que cada uno lo llevará y expresará de maneras muy diferentes. Cada uno construye su propio duelo.

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.

Avatar

Paula Rivero

Pertenezco a la primera promoción de Periodismo que salía del "horno" de Sevilla (en todos los sentidos), allá por el año 94. La falta de experiencia de una facultad que empezaba me llevó a tener...