Expertos debaten sobre la influencia de la genética y los hábitos de vida en obesidad infantil

0
1010

El 20% de los niños con obesidad desarrollan síndromes metabólicos caracterizados por hipertensión y alteraciones de los lípidos sanguíneos

“Aunque la población puede tener una mayor o menor susceptibilidad genética, los cambios que se están produciendo son muy rápidos para culpabilizar a los genes, hay que hacer énfasis en que el problema se debe más a cuestiones medioambientales relacionados con los hábitos dietéticos y hábitos de vida provocados por un aumento de sedentarismo y falta de actividad física”, ha apuntado el Prof. Ángel Gil, Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Granada y presidente de la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT).

Esta es una conclusiones extraídas del workshop “Obesidad infantil: Interacciones de la genética y del medio ambiente”, organizado recientemente por la FINUT y la Sociedad Dominicana de Nutrición Clínica y Metabolismo. Se trata de una de las jornadas en colaboración con diferentes instituciones del ámbito de la nutrición en Iberoamérica, previas al XXI Congreso Internacional de Nutrición (ICN) que se celebra en el 2017 en Argentina.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. Los niños con sobrepeso tienen muchas probabilidades de convertirse en adultos obesos y, en comparación con los niños sin sobrepeso, tienen más probabilidades de sufrir a edades más tempranas diabetes y enfermedades cardiovasculares.

La relación entre nutrición y genética aplicada a la obesidad infantil ha sido el eje principal de discusión entre expertos nacionales e internacionales en esta sesión científico-académica celebrada en la República Dominicana, país emergente donde la obesidad en los niños se ha convertido en uno de los problemas más importantes que impactan a esta región.

Tal y como ha apuntado el Prof. Ángel Gil, Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Granada y presidente de la FINUT, “en este evento ponemos en valor ciertas aproximaciones sobre la importancia que tiene la genética en el desarrollo de la obesidad, pero también de la posible prevención. Aunque la población puede tener una mayor o menor susceptibilidad genética, los cambios que se están produciendo son muy rápidos para culpabilizar a los genes, hay que hacer énfasis en que el problema se debe más a cambios medioambientales fundamentalmente relacionados en los cambios en hábitos dietéticos y en hábitos de vida provocados por un aumento de sedentarismo y falta de actividad física”.

La nutrición personalizada basada en la genética
El Prof. Alfredo Martínez, Catedrático de Nutrición de la Universidad de Navarra y presidente electo de la IUNS (International Union of Nutritional Sciences), durante su intervención, ha explicado que “la nutrición personalizada basada en test genéticos representa una posibilidad para la individualización dietética y la prevención de enfermedades”.

En este sentido, este experto integrado en CIBERobn e IDISNA, ha advertido que “hay una serie de ejemplos por los que el conocimiento genético puede permitir mejores pautas de recomendaciones dietéticas a seguir como es el caso de la intolerancia a la lactosa o la hipercolesterolemia familiar”.

Sobre la obesidad infantil, el Prof. Martínez ha alertado que “el 20% de los niños con obesidad empiezan a desarrollar complicaciones de síndrome metabólico caracterizados por hipertensión, resistencia a la insulina y alteraciones de los lípidos sanguíneos”, recalcando la importancia de “un diagnóstico temprano para establecer tratamientos eficaces”.

La nutrición, a debate entre expertos nacionales e internacionales
Durante la jornada, expertos nacionales e internacionales procedentes de la República Dominicana y Colombia han debatido y compartido experiencias sobre la susceptibilidad genética a la obesidad y el síndrome metabólico temprano en la infancia; la importancia de la nutrición en los primeros 1.000 días; el síndrome metabólico y la evolución a la diabetes de tipo 2; y la nutrición personalizada basada en la genética. Por último, se abordaron diferentes programas intersectoriales para la prevención de enfermedades crónicas a través de la promoción de la actividad física.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here