Mitos y verdades sobre el cuidado de la piel del bebé

0
964
piel del bebé
piel del bebé

Se ha demostrado científicamente que la instauración de ciertos hábitos y rutinas en el cuidado de los bebés facilita su desarrollo saludable, especialmente el de la piel. De acuerdo con el doctor Venancio Martinez Suarez, Presidente de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP), “los momentos cotidianos compartidos con el bebé, como la hora del baño, acompañada de un masaje en el que prima el sentido del tacto y el contacto piel con piel, pueden tener un efecto duradero en su bienestar emocional; y esto favorece a su desarrollo”.

“Por ello”, señala Mónica Martinez Reynst, Marketing Manager South Europe Consumer Healthcare & Baby Skincare en Johnson & Johnson, “en Johnson’s®, pioneros en publicaciones científicas acerca del cuidado del bebé, llevamos más de 120 años investigando las necesidades fisiológicas para el desarrollo sano de la piel del bebé y ofreciendo productos especialmente diseñados para su cuidado.” “Y es por esto mismo”, afirma Reynst, “que hemos querido desarrollar una campaña educativa entorno a los hechos, mitos y verdades que existen entorno a los cuidados del bebé. Nuestro objetivo es dar a conocer a los padres y a la sociedad el rigor científico con el que se trabaja desde Johnson´s® para desarrollar productos que brinden los mejores cuidados a los bebés, y de esta forma, los padres solo tengan que preocuparse por disfrutar de esos momentos tan especiales vinculados a la crianza feliz y saludable de sus hijos”.

Hechos, mitos y verdades entorno al cuidado de la piel del bebé

Entre los mitos revisados y contrastados a la luz de la evidencia científica frente a cualquier otro producto de limpieza específico; el mito que afirma que el aceite mineral es producto antinatural; el que sugiere que la utilización de agentes conservantes en los productos para bebés son siempre innecesarios o el que hace referencia a la utilización de fragancias como algo perjudicial para la piel de los más pequeños.

⊕ Existe la falsa creencia de que el agua es el mejor limpiador posible. Sin embargo, la información científica disponible y verificada se infiere que esta puede considerarse un irritante débil de la piel, especialmente en personas afectadas por dermatitis atópica. En cambio, los limpiadores que se han formulado apropiadamente son más eficaces que el agua sola y no resultan irritantes para la piel del bebé.

⊕ En relación al mito del aceite mineral, los estudios realizados en humanos y la opinión de expertos respaldan la eficacia del aceite natural como fuente fiable de hidratación para la piel. En este sentido, los expertos destacan los inconvenientes de los aceites vegetales, considerados en muchas ocasiones productos “más naturales” que los aceites minerales, ya que no pueden garantizar la ausencia de impurezas ni su correcta conservación, pudiendo causar trastornos en la piel.

⊕ En el capítulo de los conservantes, los agentes conservantes son necesarios para evitar la contaminación de productos cosméticos, prevenir su descomposición y prolongar su uso seguro. De hecho, evitan que los productos de aseo se contaminen por bacterias, hongos y levaduras. En el caso de los productos destinados al cuidado de los bebés, la importancia de los agentes conservantes ha sido verificada clínicamente, pues se han reportado casos en hospitales de niños que presentaron infecciones graves causadas por emplear emolientes para tratar su dermatitis atópica que no contenían conservantes.

⊕ Por último, en cuanto a que las fragancias son malas para los bebés, la evidencia científica establece que el desarrollo olfativo del bebé puede jugar un rol importante en la relación con los progenitores y tener un impacto positivo en su desarrollo. Clínicamente se ha demostrado que el baño con aceite perfumado ayuda a la relajación del bebé y, en consecuencia, de la madre, lo que se traduce en un mejor estado de ánimo. En este sentido, Johnson´s® cuenta con el compromiso de no utilizar fragancias establecidas por la Unión Europea como susceptibles de producir alergias en la piel.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here