Prevenir los TCA: algunos consejos

0
256

“Tengo una hija de 13 años que empieza a preocuparse en exceso por su físico. Está con la preocupación de engordar y no piensa más que en comer menos y hacer dieta. Su amiga le ha pasado una recomendada por una nutricionista. No sé si es bueno que la haga ¿qué consejos me daría?” Nos escribe… María A. (León)

La mayoría de las dietas hipocalóricas son inadecuadas para los requerimientos incrementados de energía y nutrientes del adolescente, en especial durante la pubertad. Muchos adolescentes, en especial las chicas, deciden hacer una dieta por la presión del círculo de amigos, de la moda, o por una distorsión de la imagen corporal. Como consecuencia de ello disminuyen el consumo de alimentos, le dan poca importancia a su calidad y, por si fuera poco, si el control de sus hábitos alimentarios es muy rígido y severo, en ocasiones puede derivar en anorexia y bulimia nerviosa, dos Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA). Lo recomendable es tratar de evitar este tipo de dietas hipocalóricas mientras dure el crecimiento y modificar los hábitos alimentarios del adolescente. Si realmente hay obesidad se debe aplicar un régimen dietético estrictamente controlado por especialistas e incentivar la necesidad de practicar ejercicio. Lo recomendable es que durante la pubertad se disminuya globalmente la ingesta más que suprimir alimentos básicos de la dieta.

Hábitos a fomentar

  • Es necesario mantener hábitos saludables en casa, comprar y tener a su disposición solo aquellos alimentos que queramos que coman y, en definitiva, “predicar con el ejemplo”.
  • El desayuno es fundamental para empezar bien el día. Haz que le dediquen tiempo y, si es posible, que sea un momento para reuniros en la mesa. Cuantas más comidas se hagan en familia, muchísimo mejor porque favorecemos el diálogo que tanto necesitan los adolescentes.
  • Ten a su disposición comida simple y atractiva, desde frutas y verduras ya cortadas, hasta yogures, frutos secos, sopas… Sería muy aconsejable realizar una alimentación planificada y equilibrada.
  • Anímale a que hagan cada comida a su tiempo: si se saltan alguna comida, la tendencia es que cuando tengan hambre piquen entre horas y no siempre esta comida sea sana, con lo que le estamos predisponiendo al “atracón”.
  • No olvidar el ejercicio físico diario: pasear o practicar algún deporte con sus amigos o familia puede ser una buena manera de estimular la actividad física
  • Un aspecto poco considerado en la salud del adolescente es el sueño. Los adolescentes necesitan entre ocho horas de sueño cada noche para poder tener la energía necesaria para las actividades diarias. Es importante que no vayan a la cama muy tarde y evitar los móviles la televisión y el ordenador justo antes de ir a dormir, ya que estas actividades estimulan el cerebro y dificultan el sueño.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here