dieta para los divertículos

La diverticulosis (presencia de divertículos) es algo relativamente común y que incluso podemos no llegar a descubrir nunca. De hecho, según los expertos de la FEAD, es muy habitual detectarlos en alguna prueba rutinaria (sigmoidoscopia, colonoscopia o enema opaco) y por casualidad. Se producen como consecuencia de una dieta pobre en fibra y rica en carbohidratos refinados o de absorción rápida.

“Los divertículos son sacos o herniaciones de la mucosa del colon que emergen a través de su capa muscular, formándose como pequeños globos o dilataciones en la pared del intestino grueso”. Así lo definen dos especialistas de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD), las doctoras Mileidis San Juan Acosta y Susana Jiménez Contreras, quienes explican cómo se forman: “se deben al aumento de la presión dentro del intestino grueso, que empuja a través de las zonas más débiles de la mucosa (capa interna), justo donde los vasos sanguíneos la atraviesan. Este aumento de presión se atribuye en gran medida a la presencia de un volumen relativamente pequeño de heces en el colon como consecuencia de una dieta pobre en fibra y rica en carbohidratos refinados o de absorción rápida, característica de la población occidental”. Según la FEAD, la diverticulosis (presencia de divertículos) afecta a mayores de 50 años en casi un 50% de los casos, sobre todo del sexo femenino, mientras que en menos del 5% se presenta en menores de 40 años, principalmente varones y obesos.

Diverticulosis con síntomas: enfermedad diverticular

Los divertículos pueden no presentar síntomas en un 70-80% de los casos. Sin embargo, en el 20% restante se presentan con síntomas inespecíficos como dolor abdominal, cambios en el hábito intestinal y flatulencias o inflamación (diverticulitis), perforación o hemorragia. En estos casos, según las especialistas de FEAD, hablamos de Enfermedad Diverticular.

Inflamación y sangrado

  1. Una persona con diverticulosis o con Enfermedad Diverticular puede desarrollar inflamación de los divertículos (diverticulitis), cuyo principal síntoma es el dolor en la fosa iliaca izquierda (conocida también como apendicitis izquierda) que puede asociarse a fiebre e incluso a un absceso. Otros síntomas pueden ser náuseas, vómitos, estreñimiento y diarrea. Esto ocurre cuando hay un adelgazamiento o pequeña rotura de la pared del divertículo, que puede producirse por un aumento de la presión en el colon por heces o gas, o por pequeños restos de heces duras que quedan atascados dentro del divertículo. Una diverticulitis simple puede controlarse con tratamiento médico mientras que una diverticulitis complicada puede provocar abscesos de pus, fístulas, obstrucción, peritonitis (infección del espacio que rodea a los diferentes órganos del abdomen) e incluso una sepsis (infección en todo el organismo y que puede afectar a diferentes órganos vitales). En ocasiones, este tipo de diverticulitis puede precisar cirugía.
  2. La diverticulosis y la enfermedad diverticular también pueden producir sangrado diverticular, como consecuencia de la rotura de una pequeña arteria localizada dentro de un divertículo que sangre dentro del colon. La sangre sale a través del ano sin dolor con las deposiciones y es de color rojo brillante o marrón.

Cambia tu estilo de vida

Para evitar la formación de divertículos, las especialistas de la FEAD recomiendan seguir una dieta rica en granos enteros, frutas y verduras; pan integral o harina de trigo integral; cereales integrales; salvado de trigo; frijoles, legumbres y leguminosas; así como tomar abundante líquido durante el día para facilitar el adecuado movimiento intestinal y evitar la excesiva compactación de las deposiciones.

Igualmente se deben evitar las bebidas gaseosas y zumos con una gran cantidad de azúcar y reducir la ingesta de grasa y de carne roja. También es conveniente aumentar la actividad física y en algunos casos la ingesta de suplementos con fibra farmacológica como el Plantago ovata o la goma guar.

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.

Avatar

Paula Rivero

Pertenezco a la primera promoción de Periodismo que salía del "horno" de Sevilla (en todos los sentidos), allá por el año 94. La falta de experiencia de una facultad que empezaba me llevó a tener...