Cáncer de próstata en tiempos de pandemia

0
299

La pandemia ha provocado una alteración sin precedentes de los sistemas de salud, la economía y la vida cotidiana. Es un momento particularmente preocupante para los pacientes con cáncer, que son población de riesgo ante el virus, y a quienes la saturación de los centros sanitarios puede entorpecer su atención y seguimiento.

En este marco nace el grupo Hablemos del cáncer de próstata, una iniciativa paneuropea organizada y promovida por Astellas Pharma, con la participación de expertos y con el objetivo de dar visibilidad a las necesidades y retos de los hombres afectados por esta enfermedad.

El cáncer de próstata es responsable del 25% de todos los nuevos tumores masculinos y del 10% de las muertes por cáncer entre los hombres, lo que representa 107.000 fallecimientos en la UE solo en 2018. No obstante, las políticas de atención a este tumor no siempre son suficientes y la responsabilidad de la población masculina en cuanto a prevención deja mucho que desear. La Asociación Europea de Urología realizó una encuesta en 2019 donde se puso de manifiesto, a diferencia de lo que ocurre con las mujeres, la escasa concienciación de los hombres con respecto a su salud prostática. Y así, mientras que para la mujer la visita al ginecólogo es ya un hábito, los hombres deberían tener claro que acudir al urólogo una vez al año debe formar parte de su rutina. No hay que olvidar, explica la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), que la enfermedad tiene una tasa de curación que ronda el 90% cuando se detecta de forma precoz. Sin embargo, en etapas iniciales apenas presenta síntomas (lo que dificulta el diagnóstico) y cuando estos aparecen, normalmente el tumor ya está en fase más avanzada y es más difícil de tratar.

Consecuencias de la pandemia

  • Retraso en la búsqueda de ayuda

El acceso a los servicios de salud se ha vuelto más complicado y muchos hombres con síntomas dilatan por ello la búsqueda de ayuda o bien porque les preocupa estar expuestos al virus.

  • Retraso en el diagnóstico

A consecuencia de lo anterior los datos sugieren que esta falta de asesoramiento médico podría haber provocado retrasos o pérdidas de diagnóstico. Antes de la pandemia se realizaban 37.500 diagnósticos al mes de cáncer de próstata en Europa y todo apunta a que esta cifra se ha visto significativamente reducida.

  • Retraso en el acceso al tratamiento

Las citas ambulatorias retrasadas o pospuestas han podido entorpecer el seguimiento de los pacientes y consiguientemente la administración del tratamiento más oportuno. Terapias para el cáncer de próstata que incluyen cirugía, quimioterapia o radioterapia se han visto afectadas por la COVID-19, lo que está provocando una acumulación de pacientes que tendrán que recibir tratamiento urgente una vez que los sistemas sanitarios hayan respondido a las presiones de la pandemia.

No esperes más si tienes síntomas

  • Problemas urinarios como flujo urinario débil y lento o la necesidad de orinar con mucha frecuencia, sobre todo por la noche.
  • Sangre en la orina o en el semen.
  • Problemas de erección.
  • Dolor en la cintura, espalda, costillas u otras áreas si el cáncer se disemina a los huesos.
  • Debilidad o entumecimiento en piernas o pies o pérdida del control de vejiga o intestinos al presionar el tumor la médula espinal.

Factores de riesgo

El cáncer de próstata es extraño que aparezca en varones de menos de 40 años y el 60% de los casos se da a partir de los 65 años. Tener un hermano o al padre que lo hayan sufrido duplica el riesgo de desarrollar la enfermedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here