ESTÁS LEYENDO...

La fiebre. manual de instrucciones.

La fiebre. manual de instrucciones.

La fiebre tiene sus propias reglas de comportamiento.
Disminuye por las mañanas, aumenta por la tarde, y se ve afectada si fumas,
haces ejercicio o comes. Para dominarla, conoce sus trucos

La fiebre se produce cuando
la temperatura corporal se eleva por encima de las cifras normales. Pero, ¿a
partir de qué cifras deja de considerarse una temperatura normal? y estas
cifras, ¿varían de un individuo a otro?

Voluble y caprichosa

Una temperatura normal varía
de 36,7º C a 37º C, pudiendo aumentar de 3 a 5 décimas en la boca y de 5 a 10
décimas en el recto. La fiebre no sólo varía dependiendo del momento del día en
que nos encontremos. También varía si realizamos ejercicio físico, comemos o fumamos,
de ahí que la temperatura deba tomarse siempre una vez que hayan transcurridos
30 minutos desde el último cigarro, la última comida o bebida ó 30 minutos
después de hacer ejercicio. Además, dependiendo de la constitución y de la edad,
la fiebre puede variar de un individuo a otro.

Para establecer un análisis
correcto de la fiebre, tu médico o farmacéutico establecerá no solo sus
valores, por ejemplo matutino y vespertino, influidos por el ejercicio
(actividad muscular), o el metabolismo (comidas, reposo, ciclos circadianos),
sino que también necesitará saber su tendencia y patrón. Para esto es
indispensable hacer mediciones seriadas y a intervalos regulares

La fiebre varía dependiendo de?

  1. La
    edad.
    La temperatura de los
    lactantes suele ser 1º mayor que en los adolescentes y adultos.
  2. El
    momento del día en que nos encontremos:
    la temperatura por las mañanas es 2 décimas menor
    que por la tarde.
  3. La
    actividad muscular:
    nunca hay
    que medir la fiebre inmediatamente después de realizar ejercicio físico,
    pues éste altera la temperatura, sino esperar al menos 30 minutos y hacer
    las mediciones en reposo.
  4. La ingestión de una comida o una bebida
    fría o caliente. Conviene medir la temperatura una vez transcurridos 30
    minutos después de comer o beber, ya que las cifras de temperatura varían.
  5. Lo mismo ocurre en presencia de tabaco, ya que las sustancias que
    contiene afectan a los mecanismos termorreguladores situados en el
    hipotálamo.

Por qué se produce la fiebre

La fiebre es a la vez una
señal de alarma y un medio de defensa. Normalmente, la fiebre nos alerta sobre
un proceso infeccioso que se ha iniciado en nuestro organismo, ya sea de tipo
viral como una gripe, de tipo parasitario, o de tipo bacteriano, como una
angina, una cistitis o una intoxicación alimentaria.

Siempre un síntoma de alguna
enfermedad que hay que tratar, hay que decir que la fiebre no actúa únicamente
como mecanismo de alarma. En ocasiones puede incluso ser beneficiosa, ya que
juega un rol potenciador de la respuesta inmune:
subiendo la temperatura, el organismo reduce la actividad de los virus y
bacterias, haciendo que se multipliquen con mayor lentitud, por lo que si la
fiebre es poco elevada y el estado de salud general es satisfactorio, puede que
lo conveniente sea no bajarla.

Si la fiebre dura varias
semanas, te hace adelgazar considerablemente y se acompaña además de fatiga,
puede ser señal de una enfermedad grave (cáncer, enfermedad del sistema
inmunitario?), que hay que diagnosticar sin tardanza.

Destápate

En el inicio de un proceso febril
nada tiene que ver la temperatura ambiental. De hecho, nuestro organismo es
capaz de mantener su temperatura sin alteraciones ante cifras ambientales
situadas entre los 5º y los 40º. Sin embargo, una vez instaurado el proceso
febril, las temperaturas elevadas pueden contribuir a que la fiebre ascienda,
mientras que un ambiente fresco y seco la mantiene ?a la baja?. De ahí que lo
más conveniente sea quitarse la ropa de abrigo y, a ser posible, darse un baño
de agua templada que ayude a bajar la fiebre, lo que destierra el antiguo mito
de que para bajar la fiebre hay que ?sudarla?.

Si tu hijo tiene fiebre, nunca lo introduzcas
directamente en un baño de agua fría. Lo ideal es prepararla caliente e irla
templando poco a poco

Mucha agua y buena alimentación

Para compensar la elevación
de la temperatura, el cuerpo segrega sudor en virtud de un proceso de
evaporación en el que se consume calor. Por lo tanto, siempre que haya fiebre
es muy importante restablecer los líquidos y beber mucha agua.

En cuanto a la dieta,
antiguamente se pensaba que cuando te daba fiebre lo mejor era guardar dieta,
pero, ¿qué sentido tiene esto? Sobre todo si la fiebre es alta, ¿qué necesidad
hay de debilitar aún más al organismo? Lo mejor es hacer una dieta suave,
ligera y apetecible, que ayude a paliar la pérdida de apetito, facilite la
digestión y contribuya a mejorar  el
malestar general. Sobre todo que sea abundante en frutas y verduras, ricas en
vitaminas y  minerales, haciendo hincapié
en el desayuno.

Cómo medir la temperatura

  • Medición
    oral (en la boca):
    se coloca el
    termómetro bajo la lengua y se cierra la boca utilizando los labios para
    mantener el termómetro fijo. El tiempo de exposición necesario es de tres
    minutos.
  • Rectal: se coloca en el ano y transcurridos tres minutos
    se retira el termómetro. La temperatura rectal suele dar de medio a un
    grado más de temperatura que la oral.
  • Axilar
    : se debe colocar el termómetro en la axila con el
    brazo presionado contra el cuerpo por cinco minutos y posteriormente se
    realiza la lectura. La temperatura axilar suele
    dar cifras de medio a un grado menores que la temperatura oral.

Cuál es el mejor termómetro

  • De
    mercurio:
    es el más preciso,
    aunque puede romperse con facilidad y precisa de una buena vista. El
    mercurio contenido en una barrrita situada en
    uno de sus extremos va rellenando una ?calle? en la que se indican los
    grados y las décimas. Con él se pueden hacer mediciones orales, rectales y
    axilares.
  • Digital: de gran comodidad, es prácticamente irrompible. Tiene
    la ventaja de ofrecer una lectura digital en números y de avisar mediante
    una alarma cuando la medición ha terminado. Con él se pueden hacer
    mediciones orales, rectales y axilares.
  • Auditivo: este termómetro de infrarrojos es de muy rápida
    y fácil medición, aunque  no tan
    precisa como el de mercurio. Es muy fiable, ya que mide la temperatura del
    tímpano, que comparte riego sanguíneo con el hipotálamo, centro regulador
    de la temperatura corporal.

Cuándo tomar antipiréticos

Mantener un ambiente adecuado
en lo que a temperatura y humedad se refiere, una alimentación que asegure un
buen aporte de líquidos y seguir un reposo relativo pueden no ser suficientes
para sobreponerse rápidamente a la infección. Si la fiebre es alta, te debilita
y te produce dolor de cabeza, tu médico o farmacéutico te indicarán la
necesidad de tomar sin falta un medicamento antipirético. La función de estos
medicamentos es reducir la inflamación producida por unas
sustancias llamadas pirógenos, que son liberadas por los leucocitos y
que hacen aumentar la temperatura. De ahí su nombre de antipiréticos. El uso
moderado de estos medicamentos para bajar la fiebre como el ácido
acetilsalicílico, el paracetamol o el ibuprofeno,
lleva a administrarlo en dosis adaptadas a la intensidad de la fiebre, y al
peso de los niños.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page