¡Tengo agujetas! Y ahora qué

0
256

“¿Qué me puedo tomar para las agujetas? Me duelen mucho los brazos y las piernas, y recuerdo cuando nos decían que después de hacer ejercicios nos tomáramos un sobre de azúcar. Pero, ¿hay algo mejor?”

Nos escribe… Mariola (A Coruña)

Las agujetas se producen por un exceso de trabajo en los músculos. Su nombre médico es mialgia diferida o dolor muscular de aparición tardía. Durante un tiempo se pensó que se debía al daño que el ácido láctico producía en los músculos afectados. Esta teoría está actualmente desechada. La hipótesis más aceptada en la actualidad es que las agujetas se deben a que con el ejercicio intenso se producen microrroturas de fibras musculares. Esas microrroturas y microlesiones provocan la inflamación del tejido y ese proceso inflamatorio tiene, entre otras consecuencias, una sensación de dolor que se debe a que el organismo se defiende de esa inflamación. Pero ¿por qué duele? Porque se liberan algunas sustancias que provocan estímulos nociceptivos, es decir, esos estímulos de los nervios que el cerebro interpreta como dolor.

¿Cuánto duran las agujetas?

Las agujetas suelen aparecer entre 24 y 72 horas después de la realización de ejercicio de alta intensidad y movimientos repetitivos, y más frecuentemente con ejercicio excéntrico (el ejercicio excéntrico es aquel que durante la contracción muscular se separa el origen y la inserción de dicho músculo). El agua fría es un buen tratamiento contra las agujetas. Es muy reconfortante, aunque al principio parece que los músculos ardieran, lo que se debe a un aumento de la vascularización en ese tejido, movilizando más todos los productos de desecho, y también los de las propias microrroturas. Es decir, que al aplicar agua fría, el dolor y la inflamación desaparecen más deprisa.

También es útil hacer ejercicio de intensidad baja para que el músculo vuelva a regularizar su metabolismo, su contractibilidad y se facilite la recuperación. Son muy eficaces los estiramientos suaves o un masaje de descarga que favorezca la evacuación de esos productos de desecho.

Prevenir es lo mejor

También hay acciones preventivas para evitarlas, y precisamente tomar sobres de azúcar, no sólo no mejora las agujetas, sino que resulta perjudicial para el organismo. La mejor manera de prevenirlas es, además de una buena hidratación (la deshidratación aumenta la lesión muscular), llevar una alimentación buena. Comer un menú adecuado antes de hacer deporte consigue que se tengan las reservas adecuadas de glucógeno, ATP y fosfocreatina, los productos que dan energía a las células, y eso logra que el músculo esté en condiciones para el ejercicio. También es importante el calentamiento antes de empezar el ejercicio, para eviar que los músculos entren en ese ejercicio intenso en frío.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here