vuelta al cole

Llegó septiembre y con él, la vuelta al cole, con su carga de emociones, nervios, expectación… y también de miedos e incertidumbres. Un año más, las aulas esperan a millones de niños, con sus paredes y pizarras en blanco dispuestas a acoger todo el conocimiento “que toque” según cada etapa. De la planificación que establezcamos en casa, además de la mayor o menor maestría de los profes, dependerá su éxito al finalizar el curso.

Tras el reciclaje del verano, toca volver al orden y a la rutina en las mejores condiciones físicas y psíquicas posibles. Han sido casi tres meses de vacaciones, y de la noche a la mañana, millones de niños se ven abocados a la vuelta al orden riguroso y a las obligaciones de cada día. Sobre todo para los más pequeños, esta vuelta a la rutina precisa de un sabio entrenamiento que inevitablemente pasa por una vuelta escalonada a los horarios de sueño y de comidas, así como por una planificación sabia y mantenida del ocio y las horas de estudio.

De la mente al papel

Aunque es bueno dar a los niños “cancha” y dejar que vayan adaptándose poco a poco a los requerimientos del cole, nos puede ayudar mucho plasmar lo que queremos en el papel: diseñar los menús, apuntar los horarios de sueño y de ocio, las actividades extraescolares que empezarán en octubre, así como las normas y obligaciones que cada uno debe cumplir, y que deben quedar reflejadas en el papel, a la vista de todos.

10 tips para un primer día “sobresaliente”

  1. Unos días antes, empieza a recuperar los horarios de antes de las vacaciones: es bueno ir acostando y despertando antes a los niños, e ir restableciendo los horarios de comidas. De esta manera, su reloj biológico se irá adaptando poco a poco. Los pediatras recomiendan dormir entre 8 y 10 horas, sobre todo a los más pequeños, en un ambiente silencioso y a una temperatura de entre 18 y 20º. La almohada debe permitir una ligera elevación de la cabeza.
  2. Involúcralo en la preparación del material escolar y prepáralo con tiempo, evitando las prisas y las improvisaciones. Recuerda que todo lo que pueda hacer tu hijo debe hacerlo él. Es bueno que prepare todo el material el día antes para evitar encontrarse con «sorpresas» que les pueda descolocar más. Y para que su espalda no sufra, la mochila debe ser cómoda y pesar lo menos posible, tener los tirantes anchos y acolchados y permitir un buen ajuste sobre los hombros que distribuya bien el peso.
  3. Las prisas son malas consejeras. Levántale con tiempo y prepárale un desayuno completo y energético para enfrentar un día lleno de emociones. La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) señala que salir de casa sin desayunar afecta al rendimiento escolar y favorece la obesidad infantil.
  4. Evita los móviles y las tablets en la mesa y establece horarios para su uso.
  5. Ponte en positivo y motívale siempre. Alrededor de un 30% de los niños se muestran apáticos, ansiosos e irritables a la hora de volver al colegio. Si a tu hijo se le hace especialmente difícil la vuelta al cole, aprovecha los días previos para trasmitirle mucha seguridad y tranquilidad, destacando las cosas que aprenderá, las experiencias que vivirá, los nuevos amigos que hará y los viejos con los que se reencontrará, los fantásticos profesores que le tocará, etc.
  6. Si puedes, acompáñale al cole, y trata de comprenderle si está nervioso, contándole anécdotas divertidas de cuando éramos pequeños. Quiérelo como es. Es importante querer y tratar a los hijos con humor y amor, aceptándolos como son y no como nos gustaría que fueran, respetándoles como personas y exigiéndoles según sus posibilidades.
  7. Ponle tareas en casa: adquirir responsabilidades es fundamental para el fomento de su autonomía.
  8. Las normas claras. Es bueno establecer normas y límites razonados y claros, ejerciendo la autoridad con coherencia, lo cual favorece su desarrollo personal.
  9. A la cama con pensamientos positivos: los pensamientos y sensaciones que nos llevemos a la cama determinan a menudo la calidad de nuestro sueño y aumentan el bienestar y fortaleza psicológica de nuestros hijos. Por ello es bueno poner en práctica una serie de rutinas antes de acostarse, que les hagan reflexionar sobre las cosas que les gustan y lo que han hecho durante el día. Son rutinas que les anclan al presente y a la elaboración mental del día y les permiten irse a la cama en una actitud positiva y de comprensión y aceptación de sí mismos.
  10. La higiene diaria, fundamental: para que un niño esté a gusto y se relacione bien con sus compañeros, es muy importante que vaya al colegio bien aseado, procurando, además, que las manos estén siempre limpias para evitar infecciones. Igualmente, es importante hacer hincapié en la higiene del pelo para evitar el contagio de piojos, especialmente durante la etapa infantil y primaria. Deben lavarse los dientes después del desayuno y más a fondo por la noche, con una pasta con flúor, evitando las chuches y los alimentos muy azucarados.

Un guiño a la actividad física

El ejercicio físico entre los 5 y los 17 años mejora la salud mental y la autoestima de los niños, disminuye el estrés, favorece la socialización y aumenta la concentración, lo que contribuye a tener mejores resultados académicos. Por ello, la Asociación Española de Pediatría (AEPED) recomienda a los niños preescolares (hasta 5 años) caminar, ir en bicicleta, columpiarse, correr, jugar, saltar y realizar actividades en el agua. En escolares y adolescentes recomienda la realización de una actividad física moderada-intensa al menos una hora al día y todos los días de la semana, intercalando ejercicios vigorosos para el fortalecimiento muscular y óseo tres veces a la semana. En cualquier caso, una cantidad o intensidad menor también puede ser saludable, porque disminuye el sedentarismo. Y, por último, los pediatras recuerdan que la postura al sentarse para estudiar debe ser erguida, con la espalda pegada al respaldo y la mesa cerca de la silla, evitando la inclinación al leer. En casa es bueno utilizar un atril para estudiar y preparar el entorno físico, creando espacios adecuados, sin ruidos ni humo de tabaco, bien ventilados y con luz suficiente.

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.

Avatar

Paula Rivero

Pertenezco a la primera promoción de Periodismo que salía del "horno" de Sevilla (en todos los sentidos), allá por el año 94. La falta de experiencia de una facultad que empezaba me llevó a tener...