Para qué sirven los aditivos alimentarios.

0
21470

Los aditivos son ingredientes que se incorporan a los productos alimentarios con el fin de aumentar su duración o su atractivo. De diferentes propiedades y orígenes, su nomenclatura consta de la letra E seguida de tres números, entre 100 y 700, según el grupo al que pertenezcan.

El primer objetivo de los aditivos alimentarios es sin duda el de mejorar la vida de los productos que consumimos, en lo que a duración y conservación se refiere. Estos aditivos evitan la contaminación de los alimentos por microorganismos como las bacterias, impidiendo las toxiinfecciones alimentarias, y permiten mantener la calidad nutritiva de un alimento, evitando por ejemplo la degradación de las vitaminas.

En este grupo están:

  • Los conservantes (sulfitos, nitritos o el ácido acético, por ejemplo)
  • Los antioxidantes (ácido ascórbico).

El segundo objetivo es el de aumentar el atractivo de los alimentos, mejorando o preservando su consistencia, su textura, su gusto o su olor. Entre estos últimos están:

  • Los emulsificantes (derivados de aceites): Los emulsificantes añadidos en las salsas para ensaladas por ejemplo, se encargan de ligar el aceite y el agua.
  • Espesantes (almidones)
  • Estabilizantes, que preservan la consistencia de las margarinas, los helados, las confituras, etc.
  • Los potenciadores del sabor, como su nombre indica, se encargan de aumentar el sabor de los alimentos.
  • Los agentes acidificantes modifican la acidez de los productos alimentarios con el fin de aumentar el sabor.
  • Los edulcorantes (sorbitol, xilitol, manitol) se utilizan para endulzar los alimentos.
  • Los colorantes (por ejemplo los carotenoides) son quizás los aditivos más conocidos, y sirven para añadir o acentuar el color a los productos.

Aprende a diferenciarlos por su nomenclatura:

  • Colorantes: poseen la nomenclatura E seguida de una cifra entre 100 y 200.
  • Conservantes: E seguida de una cifra entre 200 y 300.
  • Antioxidantes: E seguida de una cifra entre 300 y 400
  • Emulsificantes, espesantes y estabilizantes (todos agentes de textura): E seguida de una cifra entre 400 y 500.
  • Potenciadores del sabor: E seguida de una cifra entre 600 y 700.