Operación retorno : “plan renove beauty”

0
318

Este verano, a los ya “clásicos” efectos de la radiación UVA se han unido las consecuencias derivadas de circunstancias nada habituales como el confinamiento y la convivencia diaria con la mascarilla, que también han hecho mella en la mayoría de las epidermis. Toca mimar y preparar la piel para que afronte el nuevo curso en las mejores condiciones con nuestro plan renove beauty.  

Aunque este año la exposición al sol se ha hecho esperar y, por lo general, las vacaciones han sido más cortas, nada ha cambiado en lo que se refiere a la necesidad de reparación y puesta a punto que la piel exige en este momento. Todas las pieles, incluso aquellas que se encuentran en mejor estado, llegan a este momento del año mostrando algún signo de “desgaste” que es necesario reparar antes del cambio de estación y de la inevitable vuelta a las prisas y el estrés.

“Al estudiar la piel tras las temporadas de verano siempre comprobamos que en la mayoría de los casos hay una importante deshidratación, que suele ir acompañada de la aparición de manchas y arrugas finas”, explica la farmacéutica Inmaculada Canterla, especialista en dermocosmética y directora de Cosmeceutical Center (www.cosmeceuticalcenter.com), quien se refiere a esta situación cutánea como “síndrome de la piel post vacacional”. Los “culpables” de este síndrome están perfectamente identificados: el efecto del sol (tomado sin la suficiente protección o de forma inadecuada), los excesos alimenticios típicos de las vacaciones, la acción del cloro y del aire acondicionado, etc.

Tres consecuencias

  1. Fotoenvejecimiento: se manifiesta en forma de arrugas por pérdida de elasticidad y daño en el tejido cutáneo, debido a la acción de los radicales libres. “La exposición a las radiaciones UVB y UVA produce un aumento de la actividad de la enzima endopeptidasa, que es un tipo de elastasa que degrada la elastina (responsable de la firmeza de la piel) y aumenta el estrés oxidativo sobre las proteínas y lípidos”, explica Canterla.
  2. Daño invisible: se produce a nivel extracelular e intracelular (estrés oxidativo, inflamación, toxicidad mitocrondrial y celular causada por las radiaciones UVA, infrarroja y luz visible).
  3. Sobrepigmentación: da lugar a manchas y a un cutis no uniforme.

Recupera rutinas

“Debido a todas estas consecuencias de la temporada estival, el organismo en general y la piel en particular necesitan retomar ahora las rutinas de belleza y los hábitos saludables, para recuperar la elasticidad y luminosidad perdidas y ayudar en la estimulación de la producción de colágeno y elastina”, afirma la experta, quien añade que esta operación retorno debería enfocarse como un “plan renove” obligatorio, necesario no sólo para reparar estragos sino también para poner la piel a punto de cara a la vuelta a la vorágine que supone la rutina diaria. “Es además el mejor momento para ponerse en manos de profesionales y recurrir a los tratamientos médicos (como las tecnologías basadas en la radiofrecuencia fraccionada) y a técnicas como los peelings, con el objetivo de eliminar las manchas o frenar el envejecimiento”.

Plan renove beauty: objetivo, estabilizar la piel

La farmacéutica Esther Sansi (@sansi_farma) también hace hincapié en la importancia de preparar la piel del rostro para el inminente cambio de estación y el estilo de vida que caracteriza el inicio de un “nuevo curso”. “Es la época de rehidratar, equilibrar y estabilizar la piel. Con el cambio brusco de temperatura que se avecina, la epidermis tiene que acostumbrarse progresivamente a que un día haga sol, al siguiente frío lluvia… Y sin olvidar que ya viene de por sí debilitada del verano, por lo que si empezamos a añadirle muchos activos de repente, sin que esté previamente equilibrada, probablemente no se obtenga el resultado deseado y se sature la piel, pudiendo incluso ocasionar algún tipo de reacción dérmica por sobrecarga o exceso de activos”.

Sansi recomienda como cuidado básico (e insustituible) una buena limpieza, que además de eliminar los restos de impurezas, supone el primer paso para mantener estable el nivel hídrico cutáneo. Y, después, apostar por una hidratación profunda: “en este momento, lo que la piel necesita sobre todas las cosas es agua. Por eso, a todas las pieles les va bien el ácido hialurónico (sin duda, el ingrediente estrella de esta estación)”. Esta experta recomienda buscar fórmulas que contengan ácido hialurónico de varios tipos de pesos moleculares, para que penetren en profundidad y consigan una máxima hidratación.

Otro cosmético indispensable en esta época del año son las mascarillas: “aportan un extra de beneficios que el cutis requiere ahora y que absorbe ‘con ganas’; además, algunas incluso ayudan a mantener la piel bronceada durante más tiempo”, dice Esther Sansi, quien insiste en la importancia de estabilizar la piel ya que con ello, además de mejorar su aspecto, se la está fortaleciendo. “Y no hay que olvidarse de beber abundante agua, a pesar de que ahora ya no apetezca tanto porque las temperaturas disminuyen, lo que hace que tengamos menos sed. La hidratación por vía oral es también muy importante”.

Labios: las “otras víctimas” de las mascarillas

Aunque puede parecer que la obligación de llevar mascarilla ha supuesto una protección añadida para los labios, en forma de barrera, el efecto de esta medida es justo el contrario, tal y como explica el doctor Antonio Ortega, dermatólogo de la Clínica Menorca (www.clinicamenorca.com), de Madrid: “el uso de la mascarilla está causando en el tercio inferior del rostro dermatitis atópica, sequedad y brotes de acné, sobre todo en las pieles sensibles y reactivas. La falta de oxigenación y el exceso de sudoración producido por este uso provocan pérdida de agua y grasa, desequilibrando el manto hidrolipídico.

Pero la mascarilla no sólo afecta a la piel: también los labios se deshidratan”. Un efecto colateral de la mascarilla sobre esta zona es que buena parte de las mujeres optan por no pintarse los labios, y teniendo en cuenta que la mayoría de los labiales incorporan ingredientes hidratantes, protectores, regeneradores, etc., se les está privando de este cuidado cosméticos, dejándolos, literalmente, “solos ante el peligro” (en este caso, “ante la mascarilla”).

Para poner solución a este problema, es importante incluir los labios en los cuidados diarios, hidratándolos con un producto específico o, simplemente, usando el pintalabios habitual. Muchas personas se han animado con las fórmulas non- transfer, que prometen que el color de labios se va a mantener inalterable, a pesar de la mascarilla y del microclima que ésta crea en la zona, evitando así lo que los expertos de Camaleon Cosmetics denominan “efecto Joker”.

Tanto para los que optan por estos productos como para todas las personas que quieran mantener los labios en perfecto estado (y muy especialmente aquellos que muestran los estragos de la mascarilla), estos expertos recomiendan tres consejos clave para poner esta zona a punto:

  1. Exfoliarlos: es la mejor manera de eliminar las células muertas y las pielecillas que puedan lucir en su superficie. Con ello, no sólo se sanea la mucosa que los recubre, sino que también se consigue un acabado mucho más uniforme al pintarlos.
  2. Mucha hidratación: unos labios correctamente hidratados estarán más sanos, lucirán más atractivos y harán que el color dure más tiempo.
  3. Aplicar un gloss o brillo: con o sin color, a base de ingredientes naturales que aporten un plus de cuidado e hidratación. Una de las sustancias más efectivas en este cometido es el ácido hialurónico, que además de aportar una hidratación súper potente, proporciona un efecto rellenador de arrugas ideal para evitar que los labios pierdan su volumen natural.

¡No te olvides de las manos!

Muy a su pesar, las manos han tenido durante los últimos meses un enorme protagonismo (y lo van a seguir teniendo en el futuro próximo), por “culpa” de la medida de lavado frecuente y utilización de gel hidroalcohólico que hemos incorporado en nuestras rutinas. Si a esto unimos su especial vulnerabilidad frente al sol y a otros efectos ambientales estivales (su piel es más delgada que la del resto del cuerpo y, también, posee menos glándulas sebáceas, por lo que tienden a resecarse y dañarse con mucha más facilidad), no hay duda que este año merecen una “mención de honor” en el plan renove integral, Rocío L. Cuesta, doctora en farmacia y CEO de la firma Alma Secret (www.almasecret.com/es/makeup) comenta al respecto que “lavar las manos con mucha frecuencia hace que la capa grasa de su piel vaya desapareciendo y que su barrera se debilite”. Para evitarlo, esta experta aconseja asegurar a esta zona corporal los siguientes cuidados:

  • Para el desinfectado diario, es fundamental elegir un gel hidroalcohólico rico en aceites esenciales (antifúngicos, antibacterianos y antimicrobianos), así como buscar la glicerina y el aloe vera dentro de su INCI (Nomenclatura Internacional de Ingredientes Cosméticos), ya que ambos ingredientes hidratan y aportan propiedades calmantes.
  • Es absolutamente fundamental hidratarlas continuamente, usando para ello productos ricos en aceites y mantecas. Lo ideal es aplicar la hidratante después de cada lavado y cada vez que se noten resecas ya que, como explica Rocío L. Cuesta, “con el uso continuado del gel hidroalcohólico, las manos tienden a resecarse aún más, y si no se protegen, en muy poco tiempo su piel se volverá áspera y seca”.
  • Lavado: en modo suave. “Tenemos que lavar y desinfectar las manos muchas veces al día, así que es mejor utilizar un jabón que no las estropee. No es necesario que sea un jabón específico de manos, puede usarse también un gel de baño, pero lo más importante es que la composición del producto sea suave y natural”.
  • Exfoliación semanal. La experta recomienda aplicar un producto exfoliante (puede usarse el mismo que se emplea para la cara o el cuerpo) una vez a la semana. Con este gesto se eliminan las células muertas de su piel y la suciedad más profunda, ayudando así a la renovación cutánea. La exfoliación también “borra” esos restos de moreno que, llegada esta época, han perdido su brillo para dar paso a un tono opaco-tostado nada favorecedor. “Puedes hacerlo mientras te duchas o aprovechar para realizar un mini spa en casa”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here