Bronquiolitis

El uso de las mascarillas y el distanciamiento social por la COVID-19 redujeron significativamente la circulación del virus respiratorio sincitial (VRS) durante dos largas temporadas. Sin embargo, el fin de estas medidas ha traído consigo un invierno en el que los casos de bronquiolitis se han multiplicado por doquier. Para detener las avalanchas en urgencias, los expertos proponen una serie de medidas en caso de síntomas.

El virus respiratorio sincitial (VRS), causante de la bronquiolitis en el 90% de los casos, es un patógeno común que suele aparecer a finales del otoño y circula hasta finales de marzo. En los niños menores de un año suele causar un mayor impacto y puede complicarse con una neumonía. De hecho, un 2% de los niños menores de un año tienen que ingresar en el hospital, mientras que los menores de 6 meses y sobre todo de 3 meses, tienen un riesgo más elevado de presentar un cuadro grave e ingresar en la UCI.

Por qué es tan peligroso en bebés

Esta enfermedad respiratoria se produce cuando el bronquiolo experimenta una inflamación, provocando tos, sibilancias y dificultad para respirar. “Aunque el VRS puede atacar tanto a adultos como a niños, en estos últimos produce cuadros más graves, sobre todo en menores de 6 meses, por la inmadurez de su sistema inmunitario, o en personas con problemas respiratorios crónicos”, afirma el doctor Francisco Giménez, jefe de pediatría del Hospital Vithas Almería. De ahí que sea tan importante que,“en los bebés pequeños se vigilen los movimientos respiratorios y la presencia de hundimiento debajo de las costillas o entre estas (tiraje)”, afirma este experto. Tras un periodo de incubación de 1 a 4 días, la tos seca, los estornudos, la congestión nasal y la otitis pueden ser un indicio de un posible caso. La infección puede ir más allá y manifestarse en forma de fiebre, falta de apetito, irritabilidad, dificultad para dormir o sueño prolongado. Cuando el virus avanza hasta provocar bronquiolitis y neumonía, aumenta la dificultad respiratoria y es posible que se produzca una disminución de la presión del oxígeno en sangre, llegándose incluso a apreciar en la piel que adquiere un tono azulado. Los niños hospitalizados pueden requerir cuidados como oxígeno suplementario, líquidos intravenosos y/o requerir ventilación mecánica.

Avances en prevención

En la actualidad, el único tratamiento para la infección leve se limita al alivio sintomático, pero en prevención, en la actualidad se han puesto en marcha varias estrategias de inmunización y actualmente está en desarrollo un anticuerpo monoclonal con capacidad de prevenir los cuadros de bronquiolitis graves hasta 5 meses, estimulando el sistema inmune. También en menos de un año estará disponible una vacuna para embarazadas que generará anticuerpos contra el virus respiratorio sincitial, pasando de la madre al bebé.

¡Evita su expansión!

*La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) y la Sociedad Española de Neumología Pediátrica (SENP), proponen estas 4 medidas:

  1. Mascarilla en mayores de 6 años con síntomas.
  2. Respeto de la distancia social establecida en 1,5 metros en caso de síntomas.
  3. Nada de visitas a bebés de menos de 3 meses en caso de síntomas. Además, los padres que muestren alguna sintomatología deben usar mascarilla y extremar las medidas higiénicas (como el lavado de manos), antes de tocar a sus hijos. También se aconseja minimizar el contacto de los hermanos resfriados con los bebés.
  4. Absentismo en guarderías y escuelas en caso de síntoma respiratorio o catarral por parte de los menores.

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.

Avatar

Paula Rivero

Pertenezco a la primera promoción de Periodismo que salía del "horno" de Sevilla (en todos los sentidos), allá por el año 94. La falta de experiencia de una facultad que empezaba me llevó a tener...